la crisis del cítrico no se traslada al cliente

Vender naranjas es más rentable que nunca por el desplome de precios en origen

El diferencial de precios en origen y destino para la naranja alcanza el 1.125%, el más alto en una década. Para los limones, la cifra supera el 900%, máximo desde que hay datos

Foto: Los agricultores valencianos protestan por los bajos precios de los cítricos. (EFE)
Los agricultores valencianos protestan por los bajos precios de los cítricos. (EFE)

La crisis de los cítricos se acentúa. Los agricultores apenas recibieron una media de 12 céntimos por cada kilo de naranjas en febrero frente a los 1,47 euros que los consumidores pagan en el súper, con un diferencial de precio casi histórico: 1.125%. Vender cítricos pocas veces fue tan rentable como este año, para disgusto de los productores y alegría de los intermediarios.

Es la diferencia más alta en una década y la prueba de que el desplome de los precios en origen no se está trasladando al consumidor. Las tarifas en destino apenas han variado (-2%, hasta los 1,47 euros por kilo) respecto a febrero del año pasado. En el caso de los limones, incluso han subido un 10%, hasta los 2,13 euros por kilo, no así con las mandarinas (-9%, hasta los 1,55 euros por kilo), según los datos facilitados por la organización agraria COAG.

"La situación del mercado no se corresponde con las circunstancias del campo. ¿Cómo es posible que el limón se esté vendiendo más caro en los supermercados si a nosotros nos pagan un 40% menos?", plantea Pedro Gomariz, responsable de cítricos de COAG. En el caso de esta fruta, el diferencial de precios entre origen y destino ascendió al 914% en febrero, con una retribución de 21 céntimos por kilo para el agricultor.

Cuando los clientes compran un kilo de naranjas en el súper, están pagando 12 veces su valor en origen

Algo similar ocurre con las mandarinas, con un precio de 23 céntimos por kilo para los productores frente a los 1,55 euros que pagan los consumidores en los puntos de venta (574%). O dicho de otra manera, los clientes están pagando casi siete veces su valor en origen frente a las 12 veces de la naranja o las 10 veces del limón.

Cuanto más altos son los diferenciales de precio, más pobre es el agricultor. Así lo ve el responsable del sector cítrico en la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), Ricardo Bayo, quien recuerda que muchas frutas se están quedando en los árboles o en el suelo esta campaña porque no sale rentable recogerlas.

"Algo falla en la cadena de valor. Los agricultores son los más expuestos" a la oscilación de precios, apenas tienen capacidad para negociarlos y están perdiendo dinero con la recogida de cítricos, explica Bayo a este periódico. "Estamos sufriendo una campaña desastrosa", hasta el punto de que algunas variedades se están pagando a cuatro céntimos por kilo.

Mesa redonda con Agricultura

El ministro de Agricultura, Luis Planas, se ha reunido este jueves con todos los actores implicados en la crisis de las naranjas, mandarinas y limones. La Mesa Nacional de Cítricos abarca tanto los sindicatos agrarios como las cooperativas y a las interprofesionales Ailimpo o Intercitrus, entre otros. También asistió el secretario de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda.

Planas ha propuesto 14 medidas de cara al futuro, después de registrar una de las peores campañas que se recuerdan “desde el punto de vista de precios y rendimiento”. Las iniciativas están destinadas a ajustar la oferta y la demanda, avanzar en transparencia, construir una interprofesional potente para promocionar los cítricos, apoyar a los exportadores, potenciar la calidad de las frutas, velar por el funcionamiento de la cadena de valor con precios justos para los productores y mejorar la organización del sector.

En este sentido, el ministro recuerda que sólo un 54% de los productores de cítricos se agrupa en cooperativas frente al 70-90% de otros sectores. Esto cobra especial importancia en un momento de crisis como el actual, pues sólo los agricultores miembros tendrán acceso a fondos europeos. Según UPA, las liquidaciones que un productor de naranjas o limones suele obtener en este tipo de organizaciones son hasta un 40% inferiores a las que puede conseguir por su cuenta, razón de más para mantenerse al margen.

El departamento capitaneado por Planas ya se comprometió a tomar cartas en el asunto con un plan de ayudas destinado a los productores en apuros, como avanzaron fuentes del ministerio a este periódico. A falta de concretar los detalles, dicho programa contemplará "medidas fiscales o de liquidez" -que deberán pactar con el Ministerio de Hacienda para que autorice las desgravaciones fiscales sobre el IRPF- y pondrá a disposición de los afectados las herramientas necesarias para solicitar apoyo a la Unión Europea.

El aumento de las importaciones de Sudáfrica, país con quien Bruselas firmó un acuerdo comercial en 2016, se suma a las lluvias en zonas productoras, los retrasos en la maduración, la subida en la producción, las frutas con calidades inferiores a las deseables en algunos casos y el menor consumo respecto a años anteriores. "Es la tormenta perfecta" que ha provocado la crisis de los cítricos, sostiene Bayo.

UPA sospecha que la mala campaña en la primera parte de la temporada ha servido de excusa para mantener una dinámica de precios bajos que se ha trasladado a las variedades navel y lane, cuya recogida comenzó en enero-febrero. COAG tampoco se lo explica, sobre todo si tenemos en cuenta que "los supermercados siguen vendiendo caro y colocando toda la mercancía".

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios