el impacto de la venta online

La industria textil cede espacio a los restaurantes en los centros comerciales

Los centros comerciales ralentizaron su crecimiento en 2018, si bien aguantaron el tipo en áreas como restauración o bienes duraderos. Las perspectivas no son tan halagüeñas para el sector de la moda

Foto: Centro comercial Plenilunio.
Centro comercial Plenilunio.

La moda es el tercer sector más expuesto al e-commerce en España, por detrás de las agencias de viajes y las aerolíneas. Eso hace que buena parte de su público esté reemplazando las visitas a las tiendas físicas por compras en la web, una realidad que pasa factura a los centros comerciales. De hecho, estos formatos siguen cediendo más terreno al ocio y a la hostelería a costa de la industria textil.

Los restaurantes ya representan un 5% de la superficie total, con previsiones de alcanzar un 15% a medio plazo”, matiza Javier Hortelano, presidente de la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (AECC). De hecho, su cuota actual ya supera ese 15% si se suma al ocio (cines, boleras, karts, recreativos, colchonetas, etc) frente al 3% de 1998. La 'amenaza' del delivery todavía no roba tanta clientela a los locales de comida rápida ubicados en la última planta, a diferencia de lo que ocurre con las tiendas físicas de ropa.

Comer fuera de casa es una experiencia en sí, una excusa para salir fuera de casa y socializar con otras personas. "Es difícilmente reemplazable por los pedidos de comida a domicilio, pero la venta online sí está robando un buen trozo de tarta a las tiendas físicas de moda", opina el consultor de retail Marcos Álvarez. Tanto es así que los nuevos centros comerciales ya destinan al menos un cuarto de su superficie a ocio y restauración.

Es el caso de Open Sky, un futuro macro parque temático que aspira a conquistar Torrejón de Ardoz (Madrid) con su tirolina, embarcadero sobre un lago de 12.500 metros cuadrados, pista de patinaje, gimnasio, túnel del viento o incluso sala de conciertos. Las tiendas son lo de menos. El objetivo es que los clientes vayan no sólo a comprar sino a pasar el día, como explicó la empresa francesa que está detrás del proyecto (Compagnie de Phalsbourg). El centro comercial verá la luz en noviembre de 2019.

La venta online está robando un buen trozo de tarta a las tiendas de moda. No así al ocio o restauración

Pero ese progresivo trasvase de clientes al canal online no ha 'matado' a los centros comerciales en España, ni mucho menos: su afluencia de público creció un 3,2% en 2018 (hasta los 1.963 millones de visitas) y sus ventas repuntaron un 2,9% (hasta los 45.225 millones de euros), si bien ese aumento es inferior a la subida del año anterior (+3,5%). Además, los centros comerciales han perdido 0,2 puntos de cuota en un año, quedándose en un 17,7%.

Son datos de la patronal AECC, que aporta estimaciones de facturación por segmentos tras la petición de este periódico. La restauración de los centros comerciales elevó sus ventas un 3,6%, muy por encima de la industria textil (+1,7%). El sector del hogar tuvo un comportamiento positivo (+2,5%), impulsado por la recuperación del consumo de bienes duraderos.

Las zonas de ocio y restauración ganan peso en los centros comerciales. (EFE)
Las zonas de ocio y restauración ganan peso en los centros comerciales. (EFE)

La ligera ralentización en el crecimiento de los centros comerciales va en línea con la evolución de la economía española y el consumo de los hogares, matiza Hortelano no sin antes admitir que la creciente cuota online de la moda tiene su impacto. “La industria textil se está reformulando con cambios en su modelo de distribución”, sostiene el presidente de la patronal.

No sólo hablamos de e-commerce. También influyen las no tan nuevas estrategias de grandes cadenas como Inditex o H&M, que están bajando la persiana de tiendas pequeñas para abrir locales mucho más grandes y rentables (las conocidas como 'flagships') en pleno centro de las ciudades. Concentran así una oferta mucho más amplia de prendas y generan mayor tráfico de clientes.

"No verás una pedida de mano en Primark del CC Islazul", opina Álvarez en referencia al hombre que pidió matrimonio a su novia la macro-tienda de la compañía 'low cost' en Gran Vía (Madrid). Con esta reflexión deja claro que las grandes cadenas textiles están concentrando sus esfuerzos en las tiendas situadas en ubicaciones 'premium'. Es ahí donde están las 'flagships' más espectaculares, y no tanto en centros comerciales.

Con todo, la moda ha empezado el año con el pie izquierdo tras cerrar 2018 con una caída interanual del 2,2% en las ventas en España. A la mala campaña de Navidad se suma el pinchazo de las rebajas en enero, con un descenso del 1,9% en la facturación. Son datos de la patronal textil española Acotex, quien echa la culpa a la cultura de los descuentos perpetuos.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios