por su incapacidad de implementar medidas

S&P alerta del peligro para la economía española de un Gobierno débil de coalición

La reiterada inhabilidad de las autoridades de enfrentar los retos de la economía puede pesar en el crecimiento a medio y largo plazo

Foto: Congreso de los Diputados (Efe)
Congreso de los Diputados (Efe)

Standard & Poor´s ha dado un toque de atención a España de cara a las próximas elecciones generales y ante el cariz que está tomando el escenario político, cada vez más dividido. "Aunque la división política no tiene por qué afectar significativamente al escenario económico a corto plazo, la reiterada incapacidad de las autoridades de enfrentar los retos de la economía puede pesar en el crecimiento a medio y largo plazo", ha asegurado en una nota en la que no adelanta futuras modificaciones del rating.

Sin embargo, la postura de la agencia de calificación sobre lo que puede ocurrir en los próximos meses, especialmente tras las elecciones generales del 28 de abril no tiene lugar a dudas. "La posibilidad de un Gobierno débil de coalición aumenta las dudas sobre el camino de la consolidación presupuestaria", asegura en su comunicado. "Esperamos que esto se ralentice en los próximos años, especialmente con la ausencia de medidas resolutivas para afrontar el elevado y políticamente sensible déficit del sistema de la seguridad social".

Y es que a la luz de los acontecimientos, no creen que ese adelanto electoral vaya a arrojar un mandato efectivo para el próximo gobierno. "Creemos que es improbable que los retos económicos de España, incluidos el elevado paro estructural y el sustancial déficit de la seguridad social, se vaya a resolver a corto plazo".

Para S&P, el aumento de las pensiones y el salario de los funcionarios, al tiempo que no se han implementado finalmente algunas medidas de aumento de los ingresos, probablemente se compensen a corto plazo con el rechazo del Presupuesto de 2019 y los retrasos relativos a la inversión estatal pública, lo que "de otra manera hubiera sido un precipicio fiscal".

Sea como fuere, de momento esta división política no ha ralentizado el crecimiento España. A pesar de las pruebas que evidencian una desaceleración, la economía del país lo está haciendo bien. Eso no quita para que los analistas de S&P esperen un menor ritmo, pero no se situará por detrás de la media de la eurozona en los próximos tres años.

Y es que la solidez demostrada por España refleja el esfuerzo llevado a cabo para ganar competitividad, incluyendo la reforma laboral de 2012. "Esto explica por qué, a pesar del aumento de la demanda interna desde 2015, España mantiene superavit desde 2013", aseguran.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios