Golpe mortal a las negociaciones

Podemos rompe el Pacto de Toledo: rechaza el preacuerdo antes de las elecciones

El pacto ha saltado por los aires a última hora. Podemos ha introducido enmiendas al borrador preacordado y ha roto las negociaciones. El PP tampoco quiere cerrarlo antes de las elecciones

Foto: Irene Montero, portavoz parlamentaria de Unidos Podemos, durante una rueda de prensa. (EFE)
Irene Montero, portavoz parlamentaria de Unidos Podemos, durante una rueda de prensa. (EFE)

Después de tres años de trabajo, el Pacto de Toledo tenía esta mañana listo un principio de acuerdo que serviría para renovar las recomendaciones de 2011. El borrador ya estaba acordado y la reunión de hoy tenía que haber sido un mero trámite. Pero no fue así. Unidos Podemos ha introducido votos particulares a las recomendaciones y finalmente se ha levantado de la mesa sin acuerdo, aseguran fuentes del pacto. El preacuerdo incluía que Unidos Podemos introduciría tres votos particulares concretos, pero finalmente ha 'enmendado' todas las recomendaciones, lo que ha supuesto un golpe definitivo para las conversaciones.

Este giro ha sorprendido a los grupos de la comisión del Pacto de Toledo y deja ya casi sin margen de reacción al Congreso. De hecho, los portavoces de los grupos ya dan por agotadas las negociaciones y asumen que algunos partidos querrán utilizar el problema de las pensiones en la próxima campaña electoral. "Podemos tendría que retractarse de sus palabras de hoy, y eso no lo esperamos", explica una fuente del pacto. Las formaciones que buscaban cerrar un acuerdo para no perder todo lo avanzado hasta ahora se encuentran con pocas alternativas para cerrar el pacto con éxito. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, disolverá las Cortes el próximo 5 de marzo, por lo que el Pacto de Toledo tendrá que volver a empezar de cero en la próxima legislatura.

Los partidos más 'posibilistas' que han intentado remar a favor de un gran acuerdo han realizado este martes su último movimiento a la desesperada. Se trata de PSOE, Compromís, PNV y PDeCAT. Los cuatro han firmado una petición, dirigida a la presidenta de la Comisión del Pacto de Toledo, Celia Villalobos, para que convoque una reunión urgente del Pacto para que los grupos voten sobre el principio de acuerdo alcanzado. De esta forma, tratan de presionar a Unidos Podemos para que se retrate públicamente en su negativa al acuerdo que servía, entre otras cosas, para recuperar la revalorización de las pensiones con el IPC.

[Impuestos, pensiones, salarios… Así queda España tras el no a los Presupuestos]

No es la primera ocasión en que Podemos tensiona las negociaciones en el Pacto de Toledo, pero la diferencia es que esta vez apenas queda tiempo para reconducir la situación. El optimismo del lunes ha dado paso al pesimismo, que se ha impuesto en la mayoría de portavoces de los grupos en la comisión. El adelanto electoral, que en un principio aceleró las conversaciones, ha acabado por dilapidar el acuerdo. Podemos no quiere cerrar un acuerdo antes de las elecciones, y tampoco el Partido Popular quiere. Su oposición al acuerdo será decisiva: si no cambian de opinión, el borrador del acuerdo quedará muerto definitivamente.

"Podemos ha presentado una enmienda a la totalidad" al borrador que contenía el principio de acuerdo entre todos los grupos, explica Sergio del Campo, portavoz de Ciudadanos en el Pacto de Toledo. De esta forma, la intención de algunos grupos de cerrar ya el acuerdo para evitar que se viese empañado por la campaña electoral quedará sin resultados.

Es prácticamente imposible que el Pacto de Toledo pueda reconducir la situación y alcanzar un acuerdo antes de la disolución de las Cortes

En este clima tan complicado, es prácticamente imposible que los grupos puedan reconducir la situación y aprobar las recomendaciones antes de la disolución de las Cortes. Unidos Podemos ha rechazado a última hora aspectos polémicos de las pensiones, como son la edad de jubilación (quiere que vuelva a los 65 años), el aumento de las bases máximas de cotización y la suficiencia de las prestaciones (determinar claramente a cuánto tienen que ascender para lograr unas prestaciones dignas).

[¿Prohibir el aborto soluciona las pensiones? ]

Los grupos más posibilistas trataron de cerrar unas recomendaciones "amplias" para poder alcanzar un acuerdo y también para no limitar el margen de acción de los agentes sociales en la mesa de pensiones con el Gobierno. Esto es, una fórmula que repetiría la de los años anteriores, acuerdos generales para no limitar las decisiones del Ejecutivo. Sin embargo, Unidos Podemos ha pedido que el acuerdo sea más concreto en estos puntos polémicos, lo que ha generado un choque instantáneo con otros grupos.

Si la ruptura de las negociaciones se consolida, el Pacto de Toledo tendrá que comenzar de nuevo sus trabajos desde el principio en la próxima legislatura. Esto significa que tendrán que volver a pasar por la comisión los más altos cargos del Ministerio de Trabajo y de la Seguridad Social, así como de los agentes sociales (sindicatos y patronales) y expertos. Las comparecencias son el paso inicial antes del inicio formal de las negociaciones, que tienen que culminar con las nuevas recomendaciones. En esta ocasión, el pacto lleva casi tres años de trabajos que ahora se perderán y está por ver si con la próxima distribución del Parlamento y la entrada de nuevas fuerzas políticas, es posible alcanzar un gran acuerdo.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
64 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios