LOS FACTORES GEOPOLÍTICOS, CLAVES

Brexit, guerras comerciales... ¿Qué podemos esperar de la economía en 2019?

Con 2018 terminado, es hora de hacer previsiones para este año en cuanto al crecimiento, la inflación y los tipos de interés

Foto:

El año que ha terminado prometía ser plácido para los inversores. Los analistas preveían un crecimiento mundial de la economía aunque intuían que, tras ocho años de crecimiento económico sostenible, era posible que nos encontráramos ante el final del ciclo económico expansivo. Mes a mes, los diferentes acontecimientos que han tenido lugar en 2018 han acabado por derribar esa visión tan positiva con la que empezó el año. Y de hecho, si echamos la vista atrás reconoceremos puntos clave que permanecerán en 2019. La geopolítica ha sido, y será, el gran bache del camino. La guerra comercial de Estados Unidos y China, el Brexit y las tensiones en Italia, e incluso en Francia, crearán dudas en el mercado dentro de la Unión Europea.

Ante estos acontecimientos, el Banco Central Europeo ha recortado sus expectativas de crecimiento una décima para el año que viene, pasando del 1,8% previsto en septiembre hasta el 1,7%. El presidente del BCE, Mario Draghi, aseguraba a mediados de diciembre que se mantiene la incertidumbre por factores geopolíticos, el proteccionismo, las vulnerabilidades de las economías emergentes y la volatilidad en los mercados financieros.

La multinacional británica Schroders ha concluido lo mismo en el informe que resume sus perspectivas para 2019. Su economista jefe, Keith Wade, explica que su previsión es que "el crecimiento económico mundial se desacelere al 2,9% en 2019, desde el 3,3% estimado en 2018”. Su visión por debajo del consenso (3,1%) refleja un visión más pesimista sobre Estados Unidos que la que contempla el resto del mercado. “Si bien la reciente tregua de 90 días entre Trump y Xi Jinping es bienvenida, seguimos siendo escépticos sobre las perspectivas de un acuerdo a largo plazo en temas como los derechos de propiedad intelectual”, dice el economista.

Donald Trump da la bienvenida al presidente chino Xi Jinping a EEUU en abril. (Reuters)
Donald Trump da la bienvenida al presidente chino Xi Jinping a EEUU en abril. (Reuters)

Esta situación de tensión provocará una desaceleración más intensa en la zona euro. De este modo, y siempre que el Brexit se desarrolle sin contratiempos, el equipo de economistas de Schroders prevé que el PIB se ralentice desde el 1,8% de 2018 hasta el 1,6% en 2019.

Si miramos más allá de Europa y América, la gestora no cree que vaya a haber muchos cambios en Asia respecto a 2018 y sitúa el PIB de Japón en el 1% el próximo ejercicio. Los expertos esperan un inicio de año sólido debido a la inversión a la que la región ha tenido que hacer frente tras los desastres meteorológicos de 2018. Sin embargo, consideran que el aumento del IVA puede lastrar la actividad económica nipona.

Respecto a los mercados emergentes, en Schroders mantienen opiniones diferentes según la zona. Se espera que el crecimiento del país presidido por Xi Jinping se desacelere desde el 6,6% de 2018, hasta el 6,2%. Por el contrario, las expectativas sobre América Latina son mucho más positivas, sobre todo para Brasil.

La inflación, al alza

Precisamente los mercados emergentes serán los responsables de que la inflación global aumente hasta el 2,9%, debido al incremento del precio de sus importaciones dada la debilidad de su divisa. Aunque lo cierto es que si el dólar se debilita, una posibilidad contemplada en el informe de la multinacional británica, facilitaría las condiciones financieras de estos países y respaldaría sus activos.

Sin embargo, exceptuando en Estados Unidos, donde la inflación se mantendrá en el 2,7%, en el resto de las economías avanzadas el equipo de Wade recorta sus pronósticos. En su previsión para Japón incluyen factores especiales, como un recorte del 20% en las tarifas de los teléfonos móviles, mientras que para Reino Unido consideran que el indicativo caerá del 2,5% de 2018 al 1,8% en 2019, promovido por los precios más bajos del petróleo y por las expectativas de que la libra se aprecie, siempre y cuando se produzca un Brexit ordenado.

Subida de tipos

En general, los bancos centrales procederán en 2019 a subir los tipos. En Estados Unidos se prevé que la Fed realice tres nuevas alzas, hasta situarse en el 3% en junio. Aunque lo cierto es que la gestora considera que el organismo central interrumpirá las subidas para tener en cuenta los efectos de la reducción del crecimiento sobre los futuros aumentos de precios y recortará los tipos en 2020.

Por el lado europeo, la entidad vislumbra que el Banco de Inglaterra realice dos subidas, aunque nuevamente dependerá de si el Brexit se desarrolla sin injerencias. Por la parte de la Unión Europea, tras la finalización de su programa de compras, Draghi debería subir por primera vez los tipos en septiembre. “Aunque se espera que el crecimiento de la eurozona sea más débil el próximo año, seguirá situándose por encima de la tendencia y debería ser suficiente para que el organismo comience sus alzas”, asegura Wade.

Economía

El redactor recomienda