Una décima menos que en el inicio del año

La economía española frenó hasta el 2,4% en el tercer trimestre por la menor inversión

El PIB creció un 0,6% entre julio y septiembre. La inversión fue peor de lo esperado, lo que refleja que la incertidumbre sobre la desaceleración en esos meses afectó al crecimiento

Foto: La economía española creció de nuevo el 0,6% en el tercer trimestre de 2018. (EFE)
La economía española creció de nuevo el 0,6% en el tercer trimestre de 2018. (EFE)

La economía española creció un 2,4% en el tercer trimestre del año en tasa interanual. Esto significa que su avance fue una décima inferior al de los dos trimestres precedentes y también una décima peor que el dato adelantado por el INE hace dos meses. No solo eso, también es el menor dato desde el año 2014. Aunque en tasa trimestral, el crecimiento se mantuvo en el 0,6%, el dato interanual vuelve a reflejar la tendencia de desaceleración que vive la economía española (todos los datos en volumen encadenado y desestacionalizados).

La revisión a la baja del PIB se produjo principalmente por el menor ritmo de la inversión durante los meses de verano, un dato ciertamente negativo para el país. Conviene recordar que durante esos meses se generó una gran incertidumbre sobre el ritmo de desaceleración de la actividad y el consumo, ya que se publicaron numerosos indicadores macroeconómicos que anticipaban un frenazo más brusco, como fueron la caída en el número de turistas, el parón del consumo o la ralentización del empleo. Los datos publicados esta mañana por el INE confirman que la inversión se vio ralentizada en ese periodo por esta incertidumbre.

En concreto, la inversión en Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF) creció un 0,8% en el trimestre frente al 3% de los tres meses anteriores. El mayor descenso se produjo en la en maquinaria y bienes de equipo (capítulo que recoge la inversión productiva), que pasó de crecer un 5,8% en el segundo trimestre a un 0,8%. Este revés explica básicamente la diferencia entre el dato adelantado hace dos meses y la cifra publicada este viernes.

[España ha recaudado más impuestos a los hogares hasta noviembre que en todo 2017]

La noticia positiva corre a cargo del sector exterior, que este trimestre tuvo una menor contribución negativa al PIB debido a que las exportaciones no cayeron tanto como se había anticipado. En concreto, el descenso fue del 0,9%, muy lejos del 1,8% que había adelantado el INE. En cualquier caso, la caída de las exportaciones supone la peor noticia de los datos de Contabilidad Nacional Trimestral, dado el ritmo de exposición de la economía española al sector exterior. El resultado no podía ser otro que una contracción del sector industrial, cuya producción fue un 0,2% inferior a la del año anterior. En el primer trimestre del año la industria también sufrió una contracción (del 0,4%), aunque en el segundo vivió una expansión (del 0,3%), pero evidencia una gran debilidad este año y supone el mayor peligro para el crecimiento a corto plazo.

La construcción siguió tirando de la economía con un crecimiento del 1,6% en el tercer trimestre, esto es, crece más del doble que el conjunto de la economía. También el sector servicios sigue dando buenas noticias a España, con un avance del 0,8% en plena temporada de verano.

[El gráfico que demuestra que el norte de España vive de las pensiones]

El empleo mantuvo un ritmo muy similar al trimestre precedente, con un crecimiento del 2,5% interanual en el número de ocupados. Este incremento se centró en dos sectores: construcción, en el que se disparó un 8,7%, y servicios, con un crecimiento del 2,5%. Este ritmo de crecimiento del empleo supone la creación de unos 450.000 empleos (equivalentes a tiempo completo) respecto al mismo trimestre del año anterior.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios