no perder dinero no equivale a preservar el ahorro

¿Cómo ahorrar para la jubilación? Estos son los errores que podemos cometer

Al pensar en el retiro profesional y los recursos que necesitaremos, todos cometemos una serie de errores frecuentes. Te ayudamos a desmentir los mitos y a ahorrar de la mejor manera

Foto:

"Yo con el dinero que he ahorrado para la jubilación no asumo riesgos, por eso lo invierto en depósitos". La reflexión, con idénticas o similares palabras, es frecuente entre muchos particulares que consiguen comenzar a ahorrar algo de dinero de forma periódica a partir de los 40. Sin embargo, el comentario en sí esconde varios factores que juegan precisamente en contra del ahorro.

Porque cada cual es libre de elegir la forma en que consigue dinero para complementar su pensión, pero conviene tener en cuenta los errores que los ahorradores cometemos frecuentemente al planificar nuestra jubilación y que, a la larga, hacen que nuestros esfuerzos resulten mucho menos productivos. Para Santalucía Asset Management, estos son los más comunes.

1.- Llegar tarde

La sensación generalizada de muchos ciudadanos es que su pensión pública será insuficiente: si queremos mantener el mismo nivel de vida cuando nos jubilemos, deberemos contar con un dinero extra que complemente la prestación que llegue del Estado. Sin embargo, siempre acabamos ahorrando más tarde de lo debido.

Así lo atestigua el estudio Ahorro y jubilación en España, elaborado por Fintonic, que recuerda que, aunque la edad idónea para empezar a ahorrar son los 30 años, apenas el 5% de los españoles de esa edad cuenta con un plan de jubilación. Los de entre 35 y 55 años que sí cuentan con uno son más, un 22,2%, pero el porcentaje sigue siendo insuficiente.

2.- No tener en cuenta la inflación

A menudo existe la creencia de que no perder dinero es equivalente a preservar el ahorro, con lo que invertir nuestro dinero en una cuenta corriente o en depósitos sería una estrategia conservadora pero efectiva a largo plazo. Sin embargo, esta postura olvida un factor clave, la inflación, que en el futuro nos situará ante un hecho: con el dinero que ahorramos en el pasado ya no podremos adquirir tantos bienes ni servicios como habríamos podido hacer en el momento del ahorro.

Por ello, al planificar el ahorro de cara a nuestra jubilación debemos tener en cuenta este factor e intentar que el rendimiento de nuestros ahorros sea capaz de superar la inflación con el paso del tiempo. Y esto en principio no parece un gran obstáculo: la inflación media en España en 2018 es del 1,72%, con lo que, incluso aunque nuestro dinero no nos diese ningún tipo de rentabilidad, la inflación tampoco sería un muro tan alto.

Evolución de la inflación en España en 2018.
Evolución de la inflación en España en 2018.

Sin embargo, volvemos a olvidar otro aspecto clave: el largo plazo. Cualquier persona preocupada por tener una buena jubilación no empieza a ahorrar un año antes, ni dos, ni tres, sino con un horizonte temporal algo más prolongado. Así pues, correríamos el riesgo de que la inflación no represente un problema tremendamente grave a corto plazo, pero sí a largo.

Las cifras avalan este hecho. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el IPC ha subido un 12,3% en los últimos diez años y un 55% en los últimos veinte. Si tenemos en cuenta que todos intentamos ahorrar a medio o largo plazo, mantener nuestro dinero sin obtener una rentabilidad no nos permitiría mantener nuestro nivel de vida al jubilarnos.

3.- Subestimar la rentabilidad de los fondos

Parece evidente que, para garantizar una pensión adecuada, hay que optar por invertir el dinero. Sin embargo, entre el ciudadano medio está extendida la opinión de que poner su dinero en un fondo de inversión o un plan de pensiones no solo no le hará ganar dinero, sino que, de hecho, elevará las probabilidades de perderlo fruto de una mala gestión de dicho fondo.

Sin embargo, de nuevo los datos contradicen esta visión. Según un estudio de Morningstar Direct, los fondos de inversión españoles han cosechado una rentabilidad media del 2,59% en los últimos veinte años. El 55,4% de ellos, de hecho, mantiene una rentabilidad de entre el 1,5% y el 3%. Cabe resaltar que estas cifras se han calculado incluyendo la evolución del IPC.

En este contexto de decidir cómo ahorrar más para el retiro profesional, Santalucía Asset Management cuenta en su cartera con un amplio abanico de fondos de inversión de cara a ahorrar dinero para la jubilación. De hecho, si comparamos la rentabilidad ofrecida por tres de ellos en los últimos tres años, veremos que están por encima del IPC.

Fuente: Santalucía Asset Management.
Fuente: Santalucía Asset Management.

Si nos vamos un poco más atrás en el tiempo, a un horizonte de cinco años, observamos que esta rentabilidad amplía aún más su distancia respecto a la evolución del IPC en el mismo periodo de tiempo.

Fuente: Santalucía Asset Management.
Fuente: Santalucía Asset Management.

Desde la compañía, en definitiva, animan a los futuros jubilados a invertir sus ahorros en fondos de inversión y planes de pensiones por tres motivos. En primer lugar, porque "están gestionados por profesionales cualificados que dedican todo su tiempo a analizar y detectar oportunidades"; en segundo lugar, porque "un fondo invierte en un número elevado de valores, puesto que solo en raras ocasiones tienen en sus carteras menos de 30 compañías, y esto minimiza el impacto negativo que puedan tener las caídas bruscas en la cotización de alguna compañía"; y en tercer lugar, porque "los fondos de inversión y/o de pensiones ofrecen un tratamiento fiscal ventajoso frente a prácticamente todas las otras alternativas de inversión financiera en España".

Economía