mesa redonda el confidencial y bankia

¿Desaparecerá en el futuro el dinero en efectivo en favor del pago digital?

El 'e-commerce', el internet de las cosas o la IA empujan los nuevos medios de pago, necesarios para un cliente que cada vez está menos dispuesto a perder el tiempo con sus transacciones

El dinero contante y sonante sigue siendo la elección del 70% de la población española y continúa en aumento: según el BCE, en 2017 se sacó un 3,5% más de dinero de los cajeros que en 2016. El censo de tarjetas de crédito y débito es de 78,47 millones, lo que supone casi dos tarjetas por ciudadano. Junto a ellas, los nuevos medios de pago no paran de ganar adeptos.

De esta realidad, junto a la necesidad de dotar de seguridad a todas estas nuevas transacciones, han hablado los asistentes a la mesa redonda ‘El futuro de los medios de pago’, organizada por El Confidencial y Bankia: Carlos Baena, director Nuevos Medios de Pago de Bankia, Inmaculada Anglada, responsable de Samsung Pay, y Raimundo Sala, director general de PayPal España y Portugal.

Carlos Baena (Bankia).
Carlos Baena (Bankia).

“Los medios de pago están cambiando una barbaridad. La digitalización se ha metido de lleno, dirigiéndonos en cómo y con qué herramientas pagamos”, declaró Carlos Baena. “En Bankia estábamos cómodos con los servicios de pago que dábamos, pero con la aparición de nuevos actores expertos en darles a los clientes lo que quieren y como lo quieren con enfoques totalmente diferentes teníamos que evolucionar”, reconoció el directivo. “Lo cierto es que los bancos, por nuestra estructura, no podemos avanzar tan rápido como sería necesario y por eso decidimos aliarnos con otros actores como Apple, Samsung o Google” continuó. “Nuestro objetivo es ofrecer a los clientes todas las formas en que quieran pagar y facilitarles ese paso en la medida de lo posible. Por ejemplo, si un cliente de Bankia quiere darse de alta en PayPal, ¿por qué no les vamos a facilitar nuestros datos para que no tengan que hacerlo ellos mismos?”, aseguró.

Pero a pesar de esta tendencia, la realidad es que actualmente el papel representa el 75% de las transacciones en el mundo. “El efectivo no va a desaparecer. Siempre va a haber necesidad de pagar por esta vía, bien porque es lo más fácil para ciertas personas o porque resulte más difícil de regular”, afirmó Anglada. “Si nos fijamos en Europa, solo Suecia ha dado el paso para acabar con el efectivo y está habiendo problemas debido al impacto que está teniendo en la gente mayor”, ilustró. “Lo importante es dar a la gente opciones, que pueda pagar un café con antelación o ir a una tienda y pagar con el móvil”, añadió la directiva de Samsung.

De una opinión similar es Carlos Baena, aunque con la perspectiva de que los nuevos pagos van a ir ganando terreno. “El dinero en efectivo va a continuar, y no solo por la economía sumergida sino porque la realidad es que hay generaciones que no creen en estos nuevos medios de pago. Pero lo que sí va a ocurrir es que poco a poco van a ir arañando ese porcentaje, ya que sus ventajas son múltiples. A nadie le gusta pagar y todos los caminos que eviten interrupciones van a funcionar. Por ejemplo, el móvil lo tenemos siempre en la mano, por lo que, llegado el momento del pago, no tenemos que andar rebuscando en nuestros bolsillos y carteras”, valoró Baena.

Inmaculada Anglada (Samsung Pay).
Inmaculada Anglada (Samsung Pay).

Sin embargo, desde PayPal mantienen una vía diferente. “Al igual que el trueque desapareció y luego aparecieron las monedas y más tarde los billetes, el pago digital será el futuro, y mucho más pronto de lo que pensamos. Solo hay que fijarse en algunos países de África donde los pagos digitales crecen más que el efectivo”, afirmó Sala. “Es cierto que en todos los países no evolucionará igual. En España, de momento, las tasas de establecimiento se han reducido, lo que nos permite llevar a cabo gestos que hace poco tiempo eran inviables. Por ejemplo, pagar unos chicles con tarjeta”, continuó.

Un sistema que, precisamente, los tres asistentes no dudan en que permanecerá en este nuevo entorno son las tarjetas. “El nuevo mundo de pagos se ha construido basado en la tecnología de las tarjetas, porque Visa y Mastercard han sabido hacerlo muy bien. Hay que ser prácticos: ¿cambiar la manera de pagar? Sí, pero reutilizando lo que ya funciona y dotándolo de un nuevo valor”, mostró Baena. “Esto es precisamente lo que hacen los 'wallets'. Aunque tú pagas a través de estas aplicaciones, en realidad hay una tarjeta por detrás que realiza la transacción”, ejemplificó. “Todo el sistema está basado en la tecnología de las tarjetas para poder funcionar, porque tú puedes crear tu propio sistema pero no vas a poderlo hacer global. Esa es la clave”, añadió Raimundo Sala. “Visa y Mastercard hacen posible que un señor de Angola pueda estar con su tarjeta en Estados Unidos y comprar en Malasia”, completó Inmaculada Anglada.

Parte de esta gran revolución viene dada por el internet de las cosas. “El internet de las cosas ya ha llegado, aunque mucha gente todavía no se ha enterado. Actualmente, es una realidad que hay más dispositivos conectados que personas. Que una nevera compre sola es impactante, pero el poder pasar un peaje sin pararte o echar gasolina e irte sin pasar por caja no lo es tanto”, argumentó Carlos Baena. “Desde Samsung, estamos invirtiendo muchísimo en este ámbito. Pero es esencial que esa inversión venga acompañada de seguridad y de inteligencia artificial. Todo el mundo es consciente de que un móvil tiene que estar protegido, pero una tostadora o una nevera también lo requieren”, afirmó Anglada. “Ciertamente, la seguridad es fundamental. Actualmente, estamos siendo conscientes de que es necesario proteger nuestra intimidad, pero para los pagos es todavía mucho más importante. Si los 'hackeos' que se han producido han atacado a la parte personal y no a los pagos, es porque las cosas se están haciendo bien”, aseguró Sala.

Raimundo Sala (PayPal).
Raimundo Sala (PayPal).

Esta seguridad se vuelve primordial para otro de los grandes promotores de los nuevos medios de pago: el 'e-commerce'. En este sentido, Sala defendió la utilidad de PayPal. Así mismo, el directivo es consciente de que, aunque dicha seguridad es necesaria, para el cliente puede ser un inconveniente. “La regulación nos exige que abramos nuestras puertas para que todos puedan utilizar nuestros datos, pero a la vez también nos pide más seguridad. En este sentido, el cliente sale perjudicado. Es el mismo caso que los aeropuertos. Hoy en día los controles de los aeropuertos son mucho más seguros que hace unos años, pero el hecho de tener que esperar largas colas o no poder llevar algunos objetos nos resulta molesto”, demostró Sala.

“El 'e-commerce' necesita facilidades de pago. Si cada vez que quieres hacer una compra tienes que introducir el número de tarjeta, la fecha de caducidad, el CVC, luego recibir un mensaje con una clave que también tienes que introducir para poder pagar… la transacción se complica tanto que al final decides no comprar”, argumentó el director Nuevos Medios de Pago de Bankia. Esta tarea se complica en el caso de las redes sociales, “cuando quieres comprar algo que has visto en Facebook, automáticamente te lleva a otra página. Esto va a evolucionar y, cuando lo haga, las redes sociales tomarán una posición mucho más relevante en el ámbito de los medios de pago. Pagar con Facebook o WhatsApp va a ser una realidad, y cuando lo sea, realizar un pago por un medio que no sea WhatsApp será impensable, al igual que lo es ahora enviar una foto”, aseguró Baena. Pero Angalda especificó que no cree que las redes sociales vayan a ser más que unos iniciadores de pago, “porque para gestionar finanzas tienes que tener un saber hacer”, afirmó la portavoz de Samsung.

Ante tanta avalancha de opciones de pago y de competidores ajenos a lo tradicional, Mario Draghi ha instado a la banca europea a actuar ya si no quiere ceder este terreno a los operadores internacionales más grandes. Para ello, ha pedido que se creen alianzas paneuropeas de pagos digitales capaces de competir con Apple Pay, Google Pay, PayPal o Amazon. En España, un ejemplo de esta alianza es el sistema de pago Bizum. “Ponernos de acuerdo no ha sido fácil, pero ahora tenemos un servicio de uso universal en España que facilita, sin duda, los pagos entre particulares. Pero Bizum tendrá que evolucionar y ofrecer cada vez más servicios”, defendió Carlos Baena.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios