Será su primer choque tras las andaluzas

Sánchez logra distanciarse del PDeCAT: los independentistas no apoyarán su déficit

El Gobierno utilizará la tramitación de los presupuestos para mostrar su distancia con los independentistas catalanes. El primer desencuentro llegará con los objetivos de estabilidad

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

El mal resultado de las elecciones en Andalucía obligó al PSOE a mover ficha de cara al calendario electoral de mayo. La primera decisión del presidente, Pedro Sánchez, fue tomar distancia con los partidos independentistas catalanes y para ello optó por presentar los Presupuestos Generales del Estado de 2019. De esta forma obligará a PDeCAT y ERC a elegir entre aprobarle las cuentas, lo que sería un éxito de gestión para el Ejecutivo; o bien, rechazarlas, lo que evidenciaría su alejamiento.

Pero antes de las votaciones de los presupuestos, el Gobierno tendrá el primer rechazo de los independentistas gracias a la senda de déficit, medida que antecede a la presentación de los presupuestos en las Cortes. El Gobierno aprobó el viernes los nuevos objetivos de déficit y deuda públicos y en los próximos días tendrán que pasar por las Cortes. Será ahí donde el Gobierno consiga el primer 'choque' con los independentistas. Fuentes de PDeCAT aseguran que no apoyarán esta senda de déficit, igual que hicieran el pasado mes de julio.

En ese momento, PDeCAT y ERC optaron por abstenerse y dejaron solos al presidente del Gobierno, que sufrió su primera gran derrota parlamentaria. PDeCAT pretende repetir ahora ese rechazo, lo que reduce enormemente la posibilidad del Gobierno para sacar adelante los objetivos de déficit. El movimiento de PDeCAT también arrastra a Esquerra (quien todavía no ha decidido su voto), lo que dejará al PSOE, en el mejor de los casos, con 161 votos a favor, insuficientes para superar la negativa de PP y Ciudadanos.

[España se sitúa a la cola entre los países que menos incentivan fiscalmente el ahorro]

En esta ocasión, la derrota no sería una mala noticia para Sánchez, ya que le servirá para demostrar que no gobierna con el apoyo de los independentistas. Esta derrota obligará al Gobierno a presentar los Presupuestos Generales del Estado de 2019 con la senda de estabilidad antigua, la que dejó aprobada Mariano Rajoy. Esto es, las diferentes administraciones tienen que ceñirse a un déficit conjunto del 1,3% del PIB.

La derrota en los objetivos de déficit apenas tendrá impacto práctico, pero le servirá a Sánchez para mostrar que no gobierna con los independentistas

El Gobierno ha reconocido que este paso es un "trámite", ya que la victoria o la derrota tienen pocas consecuencias reales. En primer lugar, porque las comunidades autónomas ya están aprobando sus presupuestos con la senda de déficit de Rajoy. En segundo, porque los gobiernos siempre cuadran sus números sobre el papel aunque sea inflando los ingresos y subestimando los gastos; de hecho, el Gobierno ya manipuló el plan presupuestario que remitió a Bruselas en octubre. Y, en tercero, porque la derrota en la tramitación de la senda de estabilidad solo anticiparía que el Gobierno tiene muy difícil aprobar las cuentas de 2019, de modo que los objetivos de estabilidad perderán todo su sentido.

Veto en el Senado

PDeCAT argumenta que no votará a favor del techo de gasto porque posteriormente lo vetará el PP en el Senado, ya que tiene mayoría absoluta, de modo que su voto no servirá para nada. Los socialistas plantearon una reforma de la Ley de Estabilidad para retirar al Senado esta capacidad de veto, pero la tramitación sigue bloqueada en el Congreso por PP y Ciudadanos y nada parece indicar que estén dispuestos a ceder ahora.

De esta forma, PDeCAT no tendrá que rechazar la senda de estabilidad en sí misma, sino que podrá repetir el argumento de no apoyar unos objetivos que no pasarán el filtro del Senado. Este fue el pretexto que utilizó la formación independentista el pasado mes de julio para abstenerse, y también lo emplearon Unidos Podemos y Esquerra Republicana.

[Todos contra la Ley de Estabilidad]

Todo parece indicar que no será necesario que el PP utilice su capacidad de veto en el Senado, ya que el Gobierno no será capaz de superar la primera votación en el Congreso. El Ejecutivo ya tiene asumido este resultado: tras el Consejo de Ministros, la ministra portavoz, Isabel Celaá, reconoció que este paso es "un requisito previo para presentar los Presupuestos Generales del Estado" y que "se ceñirán al objetivo de déficit que esté en vigor en ese momento".

Por otra parte, PDeCAT ya ha adelantado que dará aire al Gobierno en la tramitación de los presupuestos renunciando a presentar una enmienda a la totalidad. Tampoco prevén apoyar las de Ciudadanos y PP, como adelantó El Periódico. Eso significa que pondrá su 'granito de arena' para evitar que el Ejecutivo naufrague a las primeras de cambio. De esta forma, dará a Sánchez unas semanas más de oxígeno en una Legislatura tan precaria que cada semana amenaza con venirse abajo.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios