otorgado por el banco de suecia

¿Por qué crecen los países? Duda que vale un Nobel de Economía para Nordhaus y Romer

Nordhaus fue el pionero en el estudio del impacto del cambio climático sobre el crecimiento económico y Romer amplió el análisis de la influencia de la tecnología en el PIB a largo plazo

Foto: William D. Nordhaus y Paul M. Romer, ganadores del Nobel de Economía. (Foto: Premio Nobel)
William D. Nordhaus y Paul M. Romer, ganadores del Nobel de Economía. (Foto: Premio Nobel)

¿Cómo y por qué crecen los países? Esta es una de las grandes dudas que los economistas llevan años estudiando para maximizar las decisiones económicas de todos los actores. Los estadounidenses William D. Nordhaus y Paul M. Romer son dos de las figuras más destacadas en este campo y por eso han sido galardonados con el Nobel de Economía, oficialmente denominado como "Premio de Ciencias Económicas del Banco de Suecia en Memoria de Alfred Nobel". Sus aportaciones durante las últimas décadas han sido fundamentales para comprender cuál es el impacto del cambio climático y de la tecnología sobre el crecimiento y las proyecciones macroeconómicas de largo plazo.

Con este premio, el banco central de Suecia, Riskbank, ha querido galardonar sus aportaciones para comprender la evolución de la economía en un momento en el que la productividad a nivel global está estancada y se enfrenta al reto del calentamiento global. Nordhaus, laureado este año con el premio BBVA Fronteras del Conocimiento, fue el pionero en analizar el impacto del cambio climático sobre la economía. Desarrolló el modelo DICE (acrónimo de Dynamic Integrated Climate-Economy model), que ha sido la herramienta más utilizada (junto al modelo RICE, ideado posteriormente) para analizar el impacto económico de las decisiones para aumentar o disminuir la expulsión de carbono.

Nordhaus abrió así un campo de investigación hoy muy prólijo que ha servido de base para los Acuerdos de París para frenar el calentamiento climático. Acuerdos que, sin embargo, fueron criticados por Nordhaus ya que considera que no son suficientes para lograr el objetivo de limitar el aumento de las temperaturas a menos de dos grados". Sus estudios también han permitido a los distintos gobiernos contar con una base teórica sólida sobre la que desarrollar sus políticas medioambientales y analizar el impacto que tendrán sobre la economía. Por ejemplo, permite calcular las externalidades negativas de las emisiones de carbono para que los estados las internalicen a través de tasas o impuestos. En otras palabras, poner un precio al carbono.

[La paradoja noruega: en la gran fiesta del coche eléctrico, el petróleo pone la música]

El economista de Nuevo México es uno de los mayores defensores de los impuestos medioambientales y considera que los niveles que se están imponiendo a los países, a raíz de los Acuerdos de París, son claramente insuficientes. La humanidad se enfrenta a un gran reto: frenar el cambio climático a través de una revolución energética global. Este camino dejará ganadores y perdedores por el camino, de modo que los países que mejor sepan utilizar las oportunidades que se presentan, conseguirán importantes mejoras.

Sus estudios han sido fundamentales para comprender cuál es el impacto del cambio climático y de la tecnología sobre el crecimiento

La tecnología jugará un papel fundamental en este proceso. Romer es uno de los grandes estudiosos de la teoría del crecimiento económico y sus análisis se han centrado en analizar el impacto de la teconología sobre la evolución macroeconómica, investigaciones que le han servido para ganar este Nobel. Romer fue uno de los continuadores de los estudios de Robert Solow, también Nobel de Economía en 1987 y uno de los economistas más reconocidos de la historia. Fue el creador del modelo Solow, base teórica sobre el crecimiento que posteriormente desarrolló Romer su hipótesis del crecimiento endógeno.

[Hanemann: “Cuando las regiones gestionan mal el agua, tiene que intervenir el Estado”]

El economista de Denver fue uno de los primeros en refutar la idea de los rendimientos decrecientes de la inversión. En sus investigaciones muestra que la acumulación de conocimiento es la base del crecimiento de los países, ya que genera efectos secundarios positivos sobre el resto de la economía y empuja de los diferentes sectores. La acumulación de ideas generaría nuevas ideas creando así un círculo virtuoso.

En definitiva, la inversión en conocimiento e innovación es capaz de generar rendimientos crecientes en el tiempo que impulsen el avance de la economía. Este concepto también acaba con el supuesto de la convergencia económica de los países pobres con los ricos. Este fenómeno, que ocurre realmente, consiste en que la acumulación de capital en las economías desarrolladas permite un avance de la renta mientras que el mundo subdesarrollado se mantiene estancado o con tasas de crecimiento muy bajas.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios