Su peso en el PIB se ha reducido en tres puntos

España recupera la masa salarial previa a la crisis con 780.000 asalariados menos

La recuperación de la remuneración ha tardado dos años más que las rentas del capital en recuperar los niveles de la burbuja, un retraso que responde a su pérdida de peso en la economía

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Ha sido la 'década perdida' de España: diez años desde que estalló la burbuja inmobiliaria hasta que el país ha conseguido recuperar toda la masa salarial perdida. Lo hizo en el segundo trimestre del año, cuando la renta salarial superó los 141.000 millones de euros (ajustado de estacionalidad y calendario), según los datos de Contabilidad Nacional publicados por el INE.

De las tres grandes divisiones del PIB: salarios, rentas del capital e impuestos netos sobre la producción, ha sido la que más ha tardado en recuperar los niveles previos a la crisis. Los impuestos volvieron a niveles precrisis ya en 2015 como consecuencia de las subidas de tipos de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Las rentas del capital recuperaron los niveles de la burbuja hace dos años y las rentas salariales no lo han logrado hasta este ejercicio.

Esta situación evidencia un cambio en la composición del PIB provocado por una sustitución de los beneficios empresariales y del capital sobre los salarios. Si antes de la crisis las rentas salariales llegaron a suponer algo más de la mitad del PIB, actualmente apenas superan el 47%. Datos que evidencian un cambio en el reparto de la renta del país consecuencia del aumento de los márgenes del capital y de las ganancias de productividad de la economía española, que ha sustituido sectores intensivos en mano de obra (construcción) por otros más productivos, especialmente en los servicios. Si las rentas del trabajo mantuviesen su peso en el PIB de 2008, la renta salarial sería unos 34.000 millones anuales superior a la actual.

La remontada de los salarios ha sido lenta y tortuosa, ya que se vio gravemente afectada por la destrucción de empleo durante la doble recesión que vivió el país. Entre el año 2008 y finales de 2012 la masa salarial se hundió un 15%. En ese periodo se destruyeron algo más de 2,7 millones de empleos asalariados, un descenso del 16%, lo que explica tal pérdida de masa salarial. De hecho, la destrucción de empleo fue más intensa que la caída de la renta salarial, lo que muestra que se eliminaron principalmente puestos de trabajo de bajo valor añadido.

[Los salarios empiezan a subir: los nuevos convenios pactan incrementos del 1,9%]

Desde el año 2013, la masa salarial ha crecido un 18,5% en un periodo en el que el número de asalariados se ha incrementado un 13%. Esto significa que las rentas del trabajo se han recuperado más rápido, lo que significa que en estos años también se ha producido una ligera subida salarial. Sin embargo —como se verá más adelante— esta recuperación de los salarios es un espejismo.

El avance de la masa salarial ha vuelto a repuntar este año coincidiendo con un periodo de desaceleración en el empleo. El ritmo de crecimiento superó el 3,9% interanual en el segundo trimestre del año, esto es, seis décimas por encima del conjunto del PIB nominal. Estos datos reflejan la mejora de los salarios en el inicio del año, una tendencia que está por ver si se consolida en los próximos años.

La inflación se come la renta

La buena noticia de la recuperación de la masa salarial tiene lecturas negativas. La primera, y más evidente, es que España ha tardado una década en volver al punto de inicio de la crisis. La segunda es que la inflación se ha 'comido' una buena parte de esta renta. O, lo que es lo mismo, el poder adquisitivo de toda la masa salarial es inferior a la que había en 2008.

Si se ajusta la evolución del salario con la inflación, el resultado es que la masa salarial sigue un 7,8% por debajo del máximo de la crisis. Esto es, se necesitarían unos 17.000 millones más cada trimestre, a inflación constante, para volver a máximos. De hecho, el avance de la masa salarial del último año está muy influida por el avance de la inflación, lo que provoca que en términos reales las noticias no sean tan buenas.

[El Banco de España recorta su previsión de PIB y alerta de que se incumplirá el déficit]

Estos datos dejan una segunda lectura negativa. España tiene actualmente la misma masa salarial (a precios corrientes) que en 2008 con 780.000 asalariados menos. Esto significa que el reparto de la renta ha empeorado en este periodo y que el país ha dejado a una buena parte de sus ciudadanos al margen de la recuperación.

El pinchazo de la burbuja inmobiliaria fue el principal causante de la caída de la masa salarial en España y de la lenta recuperación que ha vivido desde entonces. La renta salarial que paga el sector de la construcción sigue todavía un 46% por debajo de la que llegó a alcanzar durante los años del 'ladrillazo'. La industria tampoco ha ayudado mucho, pese a que el discurso habitual de los sindicatos sea que es el sector que mejor resiste las crisis. Actualmente la masa salarial de este sector sigue un 6,9% por debajo de los máximos de la burbuja.

Los servicios han sido el sector que realmente ha permitido la recuperación de la masa salarial. El principal motor ha sido la sanidad, educación y administraciones públicas, debido en buena medida al envejecimiento de la población, que ha elevado la demanda en atención sanitaria. Este sector aporta ahora 3.300 millones por trimestre más que antes de la crisis. Le sigue la hostelería, con 3.200 millones más y las actividades profesionales, científicas y técnicas con 2.300 millones más. Dentro del sector servicios, la banca es el único que tiene un comportamiento negativo, ya que ha perdido casi el 16% de su masa salarial como consecuencia del fuerte ajuste vivido desde el inicio de la crisis financiera.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios