PMI DEL SECTOR SERVICIOS

La confianza empresarial cae a mínimos de cinco años y confirma la ralentización

La economía crece todavía por encima del 2,5%, pero la desaceleración de la actividad es cada vez más evidente. Lo ha venido a confirmar el PMI del sector servicios.

Foto:

Un nuevo indicador, en este caso adelantado, confirma la ralentización del crecimiento económico. El PMI del sector servicios se ha desacelerado hasta niveles de hace 20 meses.

Los datos de IHS Markit muestran, en concreto, que la actividad comercial aumentó en agosto a un ritmo prácticamente igual que en julio, mientras que los nuevos pedidos aumentaron al ritmo más lento desde finales de 2016. La tasa de creación de empleo, sostiene el PMI de servicios, “también se ralentizó”, mientras que los indicios de atenuación de la demanda “provocaron una caída del sentimiento empresarial hasta su mínimo de cinco años”.

Este enfriamiento de la demanda es, de hecho, lo que ha lastrado la confianza de las empresas del sector servicios. Y la conclusión que saca Andrew Harker, director de IHS Markit, es que “la tendencia de los nuevos pedidos es algo preocupante, ya que el crecimiento se ha ralentizado por quinto mes consecutivo”.

PMI del sector servicios
PMI del sector servicios

La importancia de los indicadores adelantados es esencial en economía, ya que anticipan futuros comportamientos de los agentes económicos, en particular, los gestores de compra, que, en realidad es lo que miden los PMI (Purchasing Managers’ Index, por sus siglas en inglés, ya sean de manufacturas o de servicios.

La ralentización del crecimiento, en todo caso, es todavía suave, y el propio PMI de servicios refleja que aunque la tasa de creación de empleo también se desaceleró en agosto, todavía se mantiene elevada y “fue una de las más fuertes en los últimos 11 años”. La creación de puestos de trabajo, de hecho, lleva aumentando de forma ininterrupìda desde desde hace 47 meses.

Recientemente, el PMI del sector manufacturero mostró un ligero aumento en agosto, desde el nivel 52,9 registrado en julio al 53 un mes después, lo que sugiere, según los analistas de Markit, una “mejora mensual de la salud del sector”.

Los datos, en todo caso, confirman la desaceleración de la actividad económica, lo que se reflejó con claridad en los datos de paro y afiliación conocidos este martes, y que muestran la primera caída de la ocupación (-1.830 puestos de trabajo) en términos desestacionalizados y corregido de variaciones estacionales desde noviembre de 2013. Es decir, cinco años. En palabras del servicio de estudios de Bankia, lo que se está produciendo en lo que va del tercer trimestre del año es “una intensa pérdida de vigor, con un crecimiento del 0,3% en julio-agosto respecto de abril a junio (+0,8%).

Coyuntura reciente

Esta interpretación de los datos es la misma que hace la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que asegura que la información coyuntural conocida hasta el momento referente al tercer trimestre de 2018, proporciona señales de una “ligera desaceleración del crecimiento de la economía en relación a la estimación inicial”.

La información de coyuntura más reciente muestra que la economía creció en el segundo trimestre del año un 0,6%, una décima menos que en el anterior, y un 2,7% en términos anuales, tres décimas menos que en el trimestre anterior.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios