UNA MEDIDA 'SUCULENTA' para las arcas públicas

Hacienda desafía a las empresas y prepara un tipo mínimo del 15% en sociedades

El Gobierno pretende elevar la tributación de las grandes empresas aplicando un mínimo sobre su resultado contable. Una medida muy polémica que podría ser impugnada por las multinacionales

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dialoga con el exministro, Cristóbal Montoro. (EFE)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dialoga con el exministro, Cristóbal Montoro. (EFE)

El impuesto sobre sociedades se ha convertido en el gran problema de los Gobiernos de todo el mundo. Lograr que las grandes multinacionales paguen en cada país lo que les corresponde es uno de los grandes retos y los distintos estados buscan alternativas para lograrlo. En España, el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez estudia una medida que ya prometió durante su etapa en la oposición: obligar a las empresas a que tributen un mínimo del 15% de su resultado contable.

La medida sería 'suculenta' para las arcas públicas, ya que los grandes grupos aportan un 7,3% de su resultado contable positivo. En otras palabras, su beneficio es muy abultado, pero gracias a las diversas exenciones, deducciones y ajustes que tienen a su disposición, acaban pagando mucho menos que las pequeñas empresas y que los trabajadores. Los socialistas quieren pedir un esfuerzo a las grandes multinacionales para financiar el estado de bienestar y esta es la medida estrella, porque es la que más ingresos generaría. Según las estimaciones que realizó el PSOE en su propuesta de Presupuestos Alternativos valoraba en 4.000 millones de euros la medida.

El Ministerio de Hacienda está analizando actualmente esta subida de impuestos a la que ha puesto el cartel de prioritaria. Sin embargo, los números de los socialistas no son tan optimistas como pensaban, lo que complica su aplicación. El resultado contable positivo de los grupos consolidados en 2015 (último dato desagregado disponible) fue de 85.800 millones de euros. Si se aplica un tipo mínimo efectivo del 15%, Hacienda recaudaría 12.900 millones de euros, más del doble de lo que consiguió, que fueron 6.300 millones.

El problema es que el Ministerio estaría gravando los beneficios en el extranjero de las multinacionales por los que ya tributaron en su país de origen. España, igual que el resto de países desarrollados, tiene firmados acuerdos para evitar la doble imposición, de modo que los beneficios tributan solo en el país en el que se originan. Así, una multinacional española que repatria su dividendo, no tiene que volver a pagar a Hacienda.

[El déficit dispara las alarmas en Hacienda: no se cumplen ni los ingresos ni los gastos]

En 2015 los grupos consolidados tuvieron 67.100 millones de euros exentos por doble imposición, lo que supone casi el 80% de su beneficio contable. De este modo, la potencia recaudatoria de esta medida se reduce mucho. La opción alternativa es gravar el resultado contable íntegro, lo que permitiría un incremento superior de la recaudación. El problema es que las compañías demandarían ante los tribunales por incumplir los convenios de doble imposición.

La realidad es que los grandes grupos tributan actualmente mucho menos que las pequeñas empresas. Son ellos quienes tienen mayor capacidad para beneficiarse de exenciones y deducciones en el impuesto, por ejemplo, por inversiones, por I+D, bases imponibles negativas, etc. Esto ha permitido a las grandes compañías reducir su factura con Hacienda. Según los últimos datos disponibles, los grupos consolidados soportan un tipo efectivo del 19,8% sobre su base imponible, mientras que el resto de compañías pagan un 24,2%. Una diferencia significativa que el Gobierno quiere corregir. Si finalmente no fructifica la medida del tipo mínimo, el Ministerio de Hacienda está comprometido a buscar vías alternativas para lograr que la tributación efectiva de las grandes compañías se incremente.

Sánchez descartó la medida en 2016

En el año 2016 Sánchez ya renunció a esta medida que hoy vuelve a estar sobre la mesa. Fue en el contexto de las negociaciones entre el PSOE y Ciudadanos para alcanzar el pacto de gobierno con el que el líder de los socialistas se presentó a la investidura. El acuerdo detallaba los planes para el ejecutivo que nunca llegó a formarse. En esas negociaciones, el equipo económico de Ciudadanos convenció a los socialistas de eliminar la propuesta de un tipo efectivo mínimo del 15% en el impuesto sobre sociedades.

En ese momento, el cerebro económico de Sánchez era Jordi Sevilla y aceptó excluir la medida de su acuerdo de gobierno. El presidente de la Comisión de Presupuestos del Congreso y diputado de Ciudadanos, Francisco de la Torre, explica que gravar el resultado contable con un tipo mínimo del 15% generaría "un problema jurídico" al Gobierno. "España tiene un sistema de exención (por doble imposición) que no se puede cambiar unilateralmente y que prima sobre la ley", advierte de la Torre.

[El 'paraíso fiscal' canario: las empresas se ahorran 63.000 euros por cada empleo]

El diputado de Ciudadanos explica que la mayor parte del resultado contable de las multinacionales españolas procede de sus dividendos en el exterior, una capacidad económica que no se puede gravar. "Lo hablé con Jordi Sevilla y lo sacamos del acuerdo, y después, también se habló con José Carlos Díez [cerebro económico del PSOE en la época de la gestora]".

De la Torre advierte que el mayor riesgo que corre España si se adopta esta medida es que las empresas "dejen de traer sus dividendos en el exterior a España". Así, los grupos conseguirían reducir su resultado contable y, por lo tanto, reducir su tributación. Una decisión que afectaría a la balanza de pagos española, a su posición de liquidez y al saldo con el exterior.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
46 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios