primer gesto para la normalización presupuestaria

El Gobierno levanta el control de los pagos bancarios de la Generalitat de Cataluña

Una de las primeras decisiones del nuevo Ejecutivo ha sido levantar el control previo de los pagos de la Generalitat introducida en septiembre del año pasado. Se trata de un "gesto de normalización política"

Foto: Pedro Sánchez preside el primer Consejo de Ministros de su mandato (Efe)
Pedro Sánchez preside el primer Consejo de Ministros de su mandato (Efe)

Una de las primeras decisiones adoptadas por el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez ha sido comenzar a normalizar el control presupuestario de la Generalitat de Cataluña. El Ejecutivo ha decidido levantar el control de los pagos bancarios establecido el pasado mes de septiembre cuando el anterior Gobierno ordenó la intervención de los pagos de la comunidad, previo al control total aprobado con la aplicación del artículo 155. Se trata de un guiño de Sánchez al Govern de la Generalitat para comenzar a normalizar las relaciones financieras entre las dos Administraciones.

El Gobierno levanta el control de los pagos bancarios de la Generalitat de Cataluña

A partir de ahora, la Generalitat podrá realizar sus pagos bancarios sin necesidad de contar con el visto bueno del Ministerio de Hacienda. Esto no significa que se haya levantado la supervisión total de las cuentas, porque la Intervención General de Cataluña tiene que seguir enviando un informe mensual de todos sus gastos. En otras palabras, se mantiene el control reforzado introducido en el año 2015. Sin embargo, ahora podrá ordenar pagos y transferencias a las entidades bancarias sin tener que solicitar su autorización previamente a Hacienda. Hasta ahora, si la Generalitat ordenaba a las entidades realizar un pago sin contar con el visto bueno del Ministerio, los bancos tenían que rechazarlo.

"Hemos dado instrucciones a los bancos para que Cataluña pueda abordar los pagos que le corresponden sin necesidad de pasar por la supervisión de Hacienda del Gobierno de España", ha explicado Isabel Celaá, ministra portavoz del Gobierno. Esta medida, unida al final del artículo 155, permite a Cataluña recuperar una parte de su autonomía financiera. Sin embargo, todavía seguirá bajo una estricta supervisión de Hacienda, aunque la vigilancia se ejecutará a posteriori, esto es, una vez que los pagos estén realizados, y no antes, como hasta ahora.

El Gobierno levanta la supervisión como gesto de normalización política y en la confianza de que funcionará bien

De esta forma, el Ministerio levanta este control introducido en el BOE el pasado 16 de septiembre: "Desde la publicación de este acuerdo, para que la Comunidad Autónoma de Cataluña pueda ordenar la realización material de pagos por medio de los servicios contratados con las entidades de crédito, deberá acompañar el correspondiente certificado del Interventor, que se ajustará al modelo facilitado por MINHAFP, y que en caso de resultar aplicable permita comprobar el cumplimiento de lo señalado en el apartado anterior".

[Montero elige a su equipo de Andalucía para los altos cargos de Hacienda]

Con esta medida, aprobada por el anterior ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el Gobierno se aseguraba que la Generalitat no desviaba sus recursos propios a gastos ilegales. En nuevo Ejecutivo de Sánchez ha decdidido tener este gesto de acercamiento al Govern: "Nos ha parecido una medida de normalización política" ha explicado Celaá. El Gobierno ha mostrado su "confianza en que funcionará bien" y que la Generalitat no utilizará su autonomía política para realizar pagos irregulares.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios