Lidl deja de vender bolsas de plástico

Rafia y papel, alternativas tras el adiós a las bolsas de plástico en Lidl

La cadena de supermercados Lidl dice adiós a las bolsas de plástico de un solo uso en España, renunciando al ingreso anual de 1,5 millones de euros

Foto: Compradores caminan junto a un supermercado Lidl | Reuters
Compradores caminan junto a un supermercado Lidl | Reuters

La cadena de supermercados Lidl dice adiós a las bolsas de plástico de un solo uso en España, renunciando al ingreso anual de 1,5 millones de euros. La decisión, que ya es una realidad en Baleares y que llegará antes de verano a Madrid y Barcelona, se adelanta a la normativa europea que prohibirá en 2020 la comercialización de estos envases.

La compañía alemana comercializará en su lugar bolsas de rafia --una fibra sintética de múltiples usos-- que venderá a 50 céntimos y bolsas de papel a un precio de 7 (bolsa pequeña) y 15 céntimos (bolsa grande). Ambos tipos de envases están certificados con el sello medioambiental FSC, garantía de que proceden de materiales reciclados o de bosques sostenibles.

A pesar de que los nuevos envases tienen un mayor coste, el director general de Lidl en España, Claus Grande, asegura que el cambio no busca generar beneficios. De hecho, calcula que la sustitución supondrá un 30% menos de venta en bolsas, “reducción que justifica la pérdida de ingresos de un millón y medio de euros anuales”.

Grande añade que todavía "queda mucho terreno y camino por recorrer" y que Lidl trabaja en buscar otras alternativas para "seguir reduciendo el consumo de plástico" en las tiendas: “No queremos vender bolsas, la de rafia permite una reutilización casi infinita, pero queremos que la gente se traiga su bolsa o cesta desde casa”.

La rafia, el tejido reciclado de moda

Bolsa reutilizable de rafia | Lidl
Bolsa reutilizable de rafia | Lidl

La rafia es una fibra sintética obtenido al hilar materiales plásticos reciclados como el polietileno o el popipropileno. Obtiene su nombre de una especie de palma tropical africana de cuyos tallos se obtiene --al igual que con el cáñamo o el esparto-- un tejido resistente y muy versátil que no se deforma, ideal para la fabricación de redes, tapices, canastos, bolsas y esteras.

Al optar por este material, Lidl espera dejar de comercializar 100 millones de bolsas al año, lo que ahorraría más de 1.300 toneladas de plástico desperdiciadas, el equivalente a la superficie de 2.500 campos de fútbol, según el director general de la compañía en España.

Las bolsas de plástico son uno de los envases más dañinos para el medioambiente por su baja reutilización y por la facilidad para dispersarse como basura. De acuerdo a la Unión Europea, cada año se generan en el bloque comunitario 26 millones de toneladas de desperdicios de plástico, pero únicamente el 30% se recicla, mientras que el 70% restante se incinera o se lleva a vertederos.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios