DIFÍCIL ESTIMAR EL IMPACTO DE LA CRISIS CATALANA

Bruselas avisa a España de que esté preparada para más ajustes... si es necesario

Bruselas abre la mano y da el visto bueno al presupuesto, pese al déficit

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

Ni aprieta, ni ahoga. La Comisión Europea ha dado apenas un leve tirón de orejas al Gobierno de Mariano Rajoy por haber relajado el ritmo de ahorro en los últimos años y por las nuevas medidas "expansionistas". Pero, pese a que Bruselas prevé que este ejercicio el déficit sea mayor de lo exigido, ha decidido dar su visto bueno al presupuesto provisional enviado por Economía a la capital europea para su evaluación. Eso sí, con una advertencia: si la situación empeora, tendrá que tomar más medidas de ajuste.

Bruselas es de la opinión de que "España necesita esta preparada para adoptar medidas adicionales para asegurar el cumplimiento en 2018 y que las medidas necesarias debe ser tomadas a partir de 2019 para cumplir con las provisiones del Pacto de Estabilidad y Crecimimiento". Éste exige un déficit menor al 3% del PIB, pero también una deuda pública del 60 %. A la vista de que las previsionesa puntan a que España acumulará a finales de este año una deuda que roza el 100 % de su PIB -en torno al 97%, en concreto-, Bruselas considera "prudente" que el Gobierno no se pase con las medidas de gasto.

Eso sí, "en términos generales cumple" con lo exigido, explica una Comisión Europea que se define a sí misma como "política" y que, tras años exigiendo rigor presupuestario durante lo más duro de la crisis, ha decidido relajar la presión sobre las capitales. No es para menos, a la vista de la creciente impopularidad de la Unión Europea entre sus propios ciudadanos. Quien siembra vientos austeros, recoge tormentas de frustración.

La Comisión Europea cree que, en líneas generales, España sigue en la buena senda en la reducción de su déficit, aunque esté aplicando políticas más expansivas de lo que debería para lograr el 2,2% de desvío presupuestario que se comprometió a alcanzar este año. Pero aunque se quede dos décimas por encima, el país al fin habrá logrado tras años de apretarse el cinturón controlar sus cuentas para que su déficit no supere el límite europeo del 3% del PIB. No obstante, Bruselas recuerda que la deuda pública roza la peligrosa cota del 100 %, cuando la UE exige que se sitúe en torno al 60 %.

Bruselas apunta que, si no surgen sorpresas, el país podría dar carpetazo a proceso por déficit excesivo el próximo año, no éste, como aspiraba. Pero para ello tendrá que tener un ojo puesto no solo en el crecimiento -ahora que la situación mundial y la subida de precio del petróleo han aumentado el riesgo de nuevas turbulencias-, sino también en el nivel de gastos públicos y de ingresos. Dicho de otro modo: el país no puede dormirse en los laureles. O, tal y como ha recordado el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, no hay margen para la "complaciencia", ya que los problemas que ha arrastrado la eurozona en la última crisis se fraguaron durante la época del "boom". Y España es buen ejemplo de ello.

La Comisión recalca también que sus previsiones de crecimiento de la economía española este año, un 2,5%, son incluso más optimistas que las que baraja el ministerio liderado por Román Escolano, un 2,3%. El motivo: que Bruselas considera muy difícil estimar el impacto que tendrá la crisis catalana sobre la economía española "en este punto". Aunque es consciente de que la incertidumbre siempre es un lastre y supone hoy el mayor riesgo para las cuentas del Gobierno, que se apoyan fuertemente sobre el crecimiento para sanear su desvío presupuestario.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios