estiman casi 1.000 millones de sobrecoste anual

Reforzar la interconexión con Francia puede encarecer la factura de la luz a los españoles

El informe del comité de expertos nombrado por el Gobierno alerta de que el coste para España aumentará entre un 5% y un 6%, lo que redundará en un menor precio para el consumidor francés

Foto: Foto de archivo del ex primer ministro francés Manuel Valls y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, durante la inauguración de la interconexión España-Francia de la línea de alta tensión. (EFE)
Foto de archivo del ex primer ministro francés Manuel Valls y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, durante la inauguración de la interconexión España-Francia de la línea de alta tensión. (EFE)

El Gobierno de España tiene motivos para pensarse dos veces si le interesa continuar ampliando las autopistas eléctricas con Francia. El comité de expertos de energía presidido por Jorge Sanz concluye en su informe que incrementar la capacidad desde los 5.000MW que alcanzará la interconexión tras la construcción del proyecto del Golfo de Vizcaya hasta 8.000MW previstos provocará un incremento de los costes de generación de entre el 5% y el 6%. Además, las emisiones de CO2 se elevarán un 11%.

Según las estimaciones de los expertos, el coste de generación pasa de 52 euros cada megavatio hora con las interconexiones ya en marcha o en construcción a 55,3 euros/ MWh si se amplían, en un escenario de hidraulicidad media. Esto supone un coste de casi 1.000 millones de euros más al año para el sistema de generación eléctrico español, al que habría que sumar el coste de la inversión de la infraestructura, que va en los peajes y cobra Red Eléctrica.

Este escenario se da por la mayor capacidad que tendrá España en comparación con Francia en 2030 para producir electricidad barata, según prevé la Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Electricidad (ENTSO-E), la asociación que da las previsiones de referencia en base a la información que manejan los gestores de cada país.

Se espera una mayor instalación de megavatios renovables en territorio español que en el francés, tecnología con un bajo coste variable de generación. Es decir, el que es capaz de tirar hacia abajo del precio mayorista de la luz en un mercado marginalista. A la par, también se espera una progresiva desinstalación de centrales nucleares en suelo francés, país con más de 50 centrales atómicas.

El informe, que ya está en manos del Gobierno, advierte de que España será exportador neto de energía a Francia, y con una mayor interconexión aumentará la exportación. Esto es así porque el precio a este lado de los Pirineos es más bajo que al otro. Así, en el intercambio de energía, el coste de generación, basado en un precio marginal, subirá en España y bajará en Francia. Esto supone un incremento para la factura eléctrica de los españoles y un abaratamiento del recibo de los consumidores franceses.

Todo este escenario está construido con una carga fiscal igual en ambos países. En la actualidad, la situación es la contraria. La alta carga fiscal de la luz en España, con impuestos como el 7% a la generación, provoca que el coste variable sea más alto en España que en Francia y la media da un saldo importador en dirección hacia el territorio español.

Álvaro Nadal se ha mostrado siempre como defensor de las interconexiones con Francia por entender que abarataban el precio de la luz

El ministro de Energía, Álvaro Nadal, se ha mostrado siempre como un ferviente defensor de las interconexiones con Francia, por entender que abarataban el precio de la luz en España. Una posición radicalmente opuesta a la que históricamente ha mantenido Francia. Con el objetivo de proteger su industria, los diferentes gobiernos galos han sido reacios a conectar la península Ibérica con el resto de Europa. Este conflicto también se da con el gas.

De hecho, la interconexión que se está construyendo por el Golfo de Vizcaya y que estará lista en 2025 tiene un coste muy superior para España que para Francia. La Comisión Europea paga 578 millones de euros, España aporta 650 millones y Francia, algo más de 500 millones.

Ahora, la gran pregunta para el Gobierno es saber si le interesa seguir ampliando la interconexión, de la que, pese a todo, los expertos reconocen el beneficio que aporta por elevarse la seguridad de suministro. Y si finalmente se apuesta por reforzar esta infraestructura, habrá que ver a qué precio y cuánto aporta Francia, que saldrá beneficiada.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios