331 VOTOS a favor, 306 en contra y 64 abstenciones

La izquierda europea pierde la última batalla contra la vicepresidencia de Guindos

Tres motivos han llevado a esta última pelea: la ausencia de mujeres entre los candidatos, la falta de transparencia en el proceso y el poco poder que tiene la Eurocámara en el mismo

Foto: Luis de Guindos será el nuevo vicepresidente del BCE. (EFE)
Luis de Guindos será el nuevo vicepresidente del BCE. (EFE)

La guerra estaba perdida, pero la izquierda europea no quería dejar la oportunidad de dar una última batalla. La próxima semana, Luis de Guindosserá confirmado como próximo vicepresidente del BCE y poco podían hacer sus críticos para evitarlo, salvo una cosa: bloquear el voto que este miércoles se celebró en la Eurocámara sobre su nombramiento.

Esto es precisamente lo que trató de hacer, sin éxito, la izquierda y los verdes del Parlamento Europeo. ¿El motivo? La "decepcionante" respuesta del Eurogrupo, y en concreto su presidente, Mário Centeno, a tres asuntos muy delicados: la ausencia de mujeres entre los candidatos, la falta de transparencia en el proceso y el poco poder que tiene la Eurocámara en el mismo.

"Pedimos vuestro apoyo para poner presión sobre el Consejo", la institución que reúne a los gobiernos europeos, aseguró el eurodiputado alemán de los Verdes, Sven Giegold. El objetivo era retrasar el voto "hasta que haya compromisos concretos" por parte de los países en las demandas de los eurodiputados, según Ernest Urtasun (ICV).

Sin embargo, la izquierda se quedó sola en su propuesta. Los socialistas, que fueron muy críticos con De Guindos por su perfil político y con el proceso de su nombramiento, optaron por seguir adelante con el voto, en el que votaron mayoritariamente en contra del exministro español. La socialista gala Pervenche Berès, una de las voces más duras contra de Guindos, pidió seguir adelante con la votación. Pero también instó a los grupos de izquierda a seguir dando la batalla para ver sus reivindicaciones hechas realidad, ante el carrusel de nombramientos que se esperan de aquí a finales de 2019.

Centeno, en su respuesta escrita a los eurodiputados, se muestra dispuesto a "hacer notar específicamente a los países (del euro) la importancia de la diversidad de género de cara a las futuras candidaturas". Un compromiso laxo que no contentó a la izquierda, ni a los socialistas. Incluso el irlandés Brian Hayes, que ejerció de portavoz del Partido Popular Europeo ante el voto sobre De Guindos, reconoció que la cuestión de género es "una que los Estados miembros deben tener en cuenta", para después pedir que no se bloqueara el nombramiento del español, ante el riesgo de dejar un vacío que cree incertidumbre.

De Guindos recibió el apoyo de algo menos de la mitad de la Eurocámara, en un voto bastante ajustado (331 a favor, 306 en contra y 64 abstenciones) por el rechazo de los Socialistas y Demócratas a apoyar al candidato. No obstante, el PSOE rompió filas con el resto de sus colegas europeos para abstenerse, tal y como había anunciado Pedro Sánchezque harían. Con el respaldo de la Eurocámara, del Eurogrupo y la opinión del BCE, a Luis de Guindos ya solo le queda el apoyo definitivo, el de los líderes europeos, para asegurarse el asiento que hasta mayo ocupa el portugués Vitor Constancio. Si todo sigue saliendo como se espera, lo recibirá el próximo jueves. Después ya podrá empezar su mudanza a Fráncfort.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios