TRAS EL PRECEDENtE DE MAGDALENA ÁLVAREZ

España se arriesga a perder su silla en el BEI al dejar Escolano el cargo antes de tiempo

El pacto con Portugal establece una rotación y al precipitar su salida Lisboa puede exigir el puesto como hizo España en 2010. Sería otro golpe a la representación exterior

Foto: Ramón Escolano y Magdalena Álvarez en una imagen de archivo.
Ramón Escolano y Magdalena Álvarez en una imagen de archivo.

El nombramiento de Román Escolano como nuevo ministro de Economía en sustitución de Luis de Guindos puede suponer para España un nuevo golpe a su representación económica internacional. Escolano fue nombrado en 2014 como Vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI) después de Magdalena Álvarez. El pacto con Portugal establece que España tendrá dos turnos y después le corresponde a Portugal. Fuentes conocedoras del BEI dan por hecho que Lisboa reclamará el sitio aunque Escolano tenía aún más de dos años de mandato, ya que es lo mismo que hizo España en 2010 cuando el representante portugués dejó su puesto. Queda, eso sí, la vuelta de España al BCE con el nombramiento de Guindos como vicepresidente. Una portavoz de Economía consideró, pese al precedente de 2010, que la silla seguirá siendo para un español porque Escolano no ha cumplido su mandato.

El pasado 1 de diciembre, cuando Jaime Caruana dejó su puesto en el Banco de Pagos Internacionales (BIS), España perdió uno de sus últimos cargos en organismos económicos internacionales. Caruana, exgobernador del banco central, dejó la institución con sede en Basilea (Suiza) al ser sustituido por el mexicano Agustín Carstens. Antes, José Viñals había abandonado el Fondo Monetario Internacional (FMI), donde pasó los últimos ocho años como director de Asuntos Monetarios y Mercados de Capitales.

Caruana dejó el BIS en diciembre y


El déficit ha sido paliado con la designación de Luis de Guindos como vicepresidente del Banco Central Europeo. Pero inmediatamente España puede recibir otro golpe. La elección de Escolano por parte de Rajoy para la cartera de Economía supondrá previsiblemente la rotación en la vicepresidencia del BEI. España y Portugal se reparten ese puesto de vicepresidente de la siguiente forma: dos turnos para España y uno para Portugal.

En 2006, Portugal designó a Carlos da Costa Silva en sustitución de la española Isabel Martín Castellá, que ocupó el puesto durante seis años. Ese es el plazo para el que se designa a los vicepresidentes. En 2010, antes de cumplir los seis años, Portugal eligió a Costa Silva como presidente de su banco central, por lo que abandonó el cargo. Entonces no estaba muy claro qué pasaba cuando uno de los países dejaba el cargo a mitad de mandato, si corría el turno o tenía derecho a nombra a su sucesor durante los años que faltaran.

"La financiación del BEI en España ascendió a un total de 10.200 millones de euros en 2017, lo que convierte al país en el segundo mayor beneficiario"

Entonces España consideró que el turno corría y designó a Magdalena Álvarez, que tomó posesión en julio de 2010. En 2014, Álvarez dimitió tras el escándalo de los ERE y fue sustituido por Escolano, un técnico comercial del Estado, como Guindos y José Manuel Soria. Así que su mandato termina en 2020 (o 2022 si se considera que España tenía derecho a doce años por dos mandatos aunque Álvarez hubiera dejado el cargo antes de tiempo). El Ejecutivo considera que la silla sigue siendo española. "Vamos a seguir manteniendo ese cargo, lo que haremos es sustituir a Román por otra persona igualmente competente", ha indicado Méndez de Vigo a Europa Press.

Fuentes conocedoras de la institución con sede en Luxemburgo dan por hecho que Portugal reclamará su silla y que tiene apuntado el precedente de 2010. Aunque sea un puesto sin apenas exposición pública, los vicepresidentes se dedican a hacer lobby dentro del BEI para atraer inversiones a sus países. Así que España perdería una pieza clave en un organismo que da préstamos a bajo interés o a plazos muy largos en grandes inversiones. "La financiación del BEI en España ascendió a un total de 10.200 millones de euros en 2017, lo que convierte al país en el segundo mayor beneficiario de los préstamos del BEI del año pasado", según el organismo con sede en Luxemburgo. "El total de las inversiones del Grupo BEI (Banco Europeo de Inversiones y Fondo Europeo de Inversiones) en España en 2017 se elevó a 10.800 millones de euros".

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ya ha señalado que el nombramiento de Escolano "implica perder otra pieza en Europa". Otras fuentes del sector señalan que el puesto de Guindos en el BCE era perfectamente compatible con mantener a Escolano en Luxemburgo, que -salvo un pacto desconocido con Portugal- no se trata de ningún intercambio. El puesto para Portugal le llegaría además en un momento en que el país está creciendo en la escena política y económica europea.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios