88 en contra y 109 abstenciones

La Eurocámara aprueba con apoyo masivo elevar al 35% la energía renovable en 2030

492 eurodiputados han apoyado el texto elaborado por el socialista José Blanco, que negociará con la Comisión y el Consejo con la apuesta más decidida para el desarrollo de la energía verde

Foto: Parque eólico de Wikinger, en el Mar del Norte, en Alemania. (Fuente: Iberdrola)
Parque eólico de Wikinger, en el Mar del Norte, en Alemania. (Fuente: Iberdrola)

Agitando el dedo pulgar con la mano alzada y amplia sonrisa, el eurodiputado José Blanco (Palas de Rey, 1962) se congratulaba tras la votación que fija la postura del Parlamento Europeo para negociar la directiva de renovables que marcará el futuro energético de Europa en la próxima década. Aunque la victoria se daba por descontada, el exministro gallego ha tomado la palabra para solicitar que se remita a la comisión competente el resultado de la Cámara legislativa: 492 votos a favor, 88 en contra y 109 abstenciones.

El 70% de la Cámara de representantes comunitarios ha apoyado elevar la cuota de generación renovable hasta el 35% en el año 2030. Esto es un 8% más que lo propuesto por el Consejo Europeo, que antes de Navidad fijó su postura en el 27% y avaló el 'impuesto al sol'. La diferencia son casi 100.000 millones de euros de inversiones en el futuro. La Comisión Europea ya sabe la posición de cada organismo europeo. A partir de ahora, habrán de negociar en los trílogos (debate a tres a puerta cerrada) el resultado final de la directiva que tendrán que trasponer los estados miembros a sus legislaciones nacionales.

El propio José Blanco ha señalado posteriormente en rueda de prensa que necesitaban un mandato claro de Europa para tener una posición fuerte negociadora, y considera que el resultado obtenido les refuerza. Con su proposición, cree Blanco que Europa está en disposición de cumplir con los Acuerdos de París (evitar que el calentamiento global supere los dos grados centígrados a finales de este siglo respecto a los niveles preindustriale) y ha criticado una vez más la postura "cicatera y errática" del Consejo.

Este 35% es un objetivo global de toda la Unión que después, a través de fórmulas y mecanismos, establece a qué porcentaje tendrá que llegar cada país. En el caso de España, coincide con el 35% (el objetivo para 2020 es del 20%). A lo largo de la próxima década se irán fiscalizando los avances que los estados hacen en esta materia para detectar posibles desviaciones y poder así reconducir la situación.

El 'Informe Blanco López', como es conocido el documento elaborado por el ponente español que se ha votado este miércoles en Estrasburgo, incluye además algunos puntos importantes como la protección a las inversiones en renovables, que incluye penalizaciones a los estados que cambien la regulación de forma retroactiva, con el consiguiente perjuicio para los inversores.

Apoyo también al autoconsumo

Otro punto fundamental que discrepa de la posición del Consejo Europeo, compuesto por los 28 ministros de Energía de la Unión, es en materia de autoconsumo. El informe aprobado en el Parlamento refleja un blindaje del autoconsumo como un derecho. Los estados miembros no podrán gravar el autoconsumo de energía si esta permanece fuera de la red, y no podrán establecer ningún tipo de recargo como el llamado 'impuesto al sol'. Esta enmienda concreta también ha tenido un apoyo masivo, ha señalado José Blanco, quien espera que la Comisión Europea, liderada por Miguel Arias Cañete en esta cuestión, le apoye en los trílogos.

La medida defendida por el Parlamento entra en contraposición directa con lo defendido por el Gobierno de España, que aplica un 'peaje de respaldo' que grava a los autoconsumidores conectados a la red con una potencia superior a los 10 KW. En línea con la posición fijada por el Consejo, España entiende que los autoconsumidores sí tienen que pagar aunque autoconsuman para contribuir de forma adecuada con los costes de la red.

Por último, el 'Informe Blanco López' apuesta por la descarbonización del transporte, que deberá utilizar un 12% de renovables en 2030. Lo que mayor polémica y más discrepancia ha suscitado dentro del Europarlamento ha sido el tema de los biocombustibles. La Comisión pidió rebajar el consumo de estos hidrocarburos originados por cultivos (de primera generación) hasta el 3,8% en 2030 desde el 7% actual. Sin embargo, la propuesta aprobada en el Parlamento Europeo pide eliminar en 2021 aquellos procedentes del aceite de palma y mantener en el nivel actual dentro de 12 años el porcentaje que tiene cada país.

El punto que mayor polémica ha suscitado dentro del Europarlamento ha sido la posición con los biocombustibles, por problemas de deforestación

Blanco justifica esta postura en que así se pueden respetar las inversiones hechas hasta ahora (se apostó por ellas por sus bajas emisiones en CO2 y posteriormente se comprobó que tienen otro tipo de problemas, como la deforestación). Sin embargo, casi todos los europarlamentarios que han pedido una explicación de su voto han criticado en la Cámara esta postura y alertan de los intereses de las compañías alrededor de esta medida. Ponen encima de la mesa problemas como cárteles o la propia deforestación con fines energéticos para demostrar su desacuerdo con este punto en concreto.

Además de la directiva de renovables cuyo ponente era el socialista español, en la sesión de este miércoles se ha aprobado la directiva de eficiencia (485 votos a favor, 132 en contra, 58 abstenciones), que marca reducir las emisiones un 40% en 2030 respecto de los niveles de 2005. También la de gobernanza (466 a favor, 139 en contra, 38 abstenciones), que marca las directrices y el grado de implicación que tienen que seguir los países a la hora de aplicar todo lo relativo al Paquete de Invierno de energía limpia. Las votaciones reflejan que la directiva de renovables ha sido la que más apoyo ha recabado.

Comienzan los trílogos

Pese al amplio respaldo, ahora comienza la negociación decisiva, y los expertos aseguran que la posición del Parlamento Europeo siempre suele ser una postura de máximos. En los trílogos, toma mucha preponderancia la opinión del Consejo Europeo, ya que entre otras cosas es quien aporta los fondos para desarrollar las directivas. En este sentido, la Comisión es la encargada de mediar entre las dos partes.

Para todo este paquete, el 'clean energy', la presencia española será destacada. En las negociaciones participarán directamente el socialista José Blanco, que defenderá la postura fijada este miércoles por la Eurocámara sobre renovables, y el comisario de Energía y Acción contra el Cambio Climático, Miguel Arias Cañete, exministro del Gobierno del Partido Popular de Mariano Rajoy. Por el Consejo, Bulgaria, que tiene la presidencia rotatoria estos seis meses, será quien lidere la negociación.

Este debate a tres bandas tiene una duración indeterminada. Los ponentes del Europarlamento implicados no han querido pronunciarse acerca de los tiempos a partir de ahora. Sin embargo, muchos de los implicados tienen intención de cerrar las directivas antes del verano. Si no fuera así, la negociación se iría a finales de 2018 o al próximo año, periodo delicado ya que en el mismo habrá elecciones, lo que podría retrasar demasiado el proceso.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios