Salarios de los españoles: El salario mínimo de 1.000 euros que piden los sindicatos aleja el acuerdo con la CEOE. Noticias de Economía
Las negociaciones se complican

El salario mínimo de 1.000 euros que piden los sindicatos aleja el acuerdo con la CEOE

UGT y CCOO piden que se garantice el 'mileurismo' por convenio, mientras que las patronales creen que es mejor respetar el acuerdo alcanzado con el Gobierno hace unas semanas

Foto: Los responsables de los sindicatos y las patronales, en una reunión con la ministra de Empleo, Fátima Báñez. (EFE)
Los responsables de los sindicatos y las patronales, en una reunión con la ministra de Empleo, Fátima Báñez. (EFE)

El fracaso de la negociación colectiva en 2017 sigue todavía en el recuerdo de los agentes sociales. Las reuniones se prolongaron desde enero hasta julio y se cerraron sin acuerdo, lo que retrasó la recuperación de los salarios en España. Después de esa decepción del año pasado, tanto los sindicatos como las patronales coinciden en que este año es imprescindible renovar el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), pero las posturas de partida parecen tan alejadas como lo estaban hace un año.

La causa es que CCOO y UGT han incorporado una demanda novedosa en su propuesta: conseguir que se garantice en los convenios colectivos un salario mínimo de 1.000 euros brutos al mes en 14 pagas. Una exigencia ambiciosa, ya que para este año los agentes sociales y el Gobierno acordaron fijar el salario mínimo interprofesional (SMI) en 736 euros. Esto significa que la propuesta de los sindicatos supondría elevar en un 36% el pacto firmado hace dos semanas, una cuantía muy importante.

Fuentes de la CEOE explican que esta demanda está fuera de lugar, ya que sería muy exigente para muchas empresas y que rompe por completo el pacto alcanzado con el Ministerio de Empleo para elevar el SMI hasta los 850 euros en 2020, lo que supondría una subida en tres años del 20%. Las patronales todavía no tienen cerrada una propuesta y no la tendrán lista hasta la próxima semana, cuando se celebre la primera reunión del año de su ejecutiva.

Lo que está claro es que un salario mínimo de 1.000 euros mensuales no gusta nada a diversos miembros del comité ejecutivo de la organización empresarial. 'A priori', esta demanda de los sindicatos se presenta como un gran obstáculo para que las negociaciones lleguen a buen puerto. Una cosa es una subida de los salarios del entorno del 3% y otra muy diferente aceptar un incremento del salario mínimo del 36%.

[Las pensiones de jubilación de más de 2.000 euros se disparan un 370% en 10 años]

Para algunos miembros de la CEOE, un cambio tan exigente generaría una grave destrucción de empleo, ya que hay muchos sectores que no pueden asumir tal incremento. Las empresas menos productivas se verían obligadas a prescindir de los trabajadores que no fuesen rentables con un salario mínimo de 1.000 euros. Esto afectaría especialmente a los empleados de baja cualificación y a las pymes, por lo que difícilmente las patronales pueden aceptar esta exigencia, en especial Cepyme.

Los sindicatos también pretenden conseguir una subida salarial del entorno del 3% en el próximo año para que los trabajadores puedan recuperar una parte del poder adquisitivo perdido durante la crisis. La CEOE no ve con buenos ojos una subida tan importante de los salarios, y prefiere un avance fijo inferior y vincular una parte a la productividad, aunque todavía no tiene cerrados sus números.

Los sindicatos pretenden una subida salarial del entorno del 3% en 2018 para recuperar parte del poder adquisitivo perdido

Los sindicatos pretenden, además, introducir otras cuestiones en la discusión de la AENC, lo que puede dificultar más el acuerdo. Uno de los puntos importantes para las organizaciones sindicales es avanzar hacia la igualdad salarial entre hombres y mujeres, algo que también quiere conseguir el Ministerio de Empleo.

[¿Es Portugal un ejemplo para España? Suben sus salarios pero pierde productividad]

La primera reunión estaba convocada para este jueves, pero a última hora se tuvo que levantar por la presentación del libro de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) 'El futuro del trabajo que queremos', que se celebra en el Ministerio de Empleo. Esto retrasará hasta el 25 de enero el primer encuentro del año entre las dos partes. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, pidió un esfuerzo a los agentes sociales para que alcanzaran un acuerdo “lo antes posible”. Sin embargo, dada la distancia en los puntos de partida de las dos partes y el retraso para empezar a reunirse, todo parece indicar que habrá que esperar antes de que haya un acuerdo.

Por debajo de la inflación

La negociación colectiva a nivel estatal puede marcar la pauta para los convenios inferiores (empresariales y sectoriales), pero no garantiza la subida salarial para todos los trabajadores, ya que desde la reforma laboral de 2012 del Gobierno perdió su prevalencia. Desde ese momento, el acuerdo a nivel estatal sirve para marcar el camino al resto de convenios.

En 2017 no se alcanzó ningún acuerdo y por eso los pactos a nivel sectorial y empresarial no llegaron ni siquiera a cubrir la inflación. Esto significa que los trabajadores perdieron poder adquisitivo. En concreto, el IPC promedio del año se situó en el 1,9%, mientras que la variación salarial pactada por convenio se quedó en el 1,43%, según los datos publicados por el Ministerio de Empleo.

Como siempre ocurre, los convenios inferiores acostumbran a recoger variaciones salariales de menor cuantía, y en 2017 no fue diferente. Así, los acuerdos a nivel sectorial firmaron subidas de los sueldos del 1,45%, mientras que los convenios de empresa se situaron en el 1,14%. Eso sí, los pactos que engloban a más trabajadores son los sectoriales, que integran a 6,59 millones de personas. Por su parte, los convenios de empresa afectaron a 479.500 trabajadores.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios