Hace falta seguir con las reformas estructurales

Draghi, a los líderes europeos: “Tenemos que estar preparados”

Después de la tormenta, siempre viene la calma. Pero los ciclos económicos no perdonan y la tregua no durará para siempre. Y Draghi no ha dudado en recordárselo hoy a los líderes de la UE.

Foto: El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. (Reuters)
El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. (Reuters)

Ha sido una década de crisis, en la que la eurozona no se rompió, pero sí perdió la inocencia. Irlanda y el sur de Europa recibieron el golpe en plena línea de flotación. Y, aunque aún se sigue achicando el agua, 2017 ha sido el año que ha marcado el fin de la crisis europea.

Después de la tormenta, siempre viene la calma. Pero los ciclos económicos no perdonan y la tregua no durará para siempre. Y Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, no ha dudado en recordárselo hoy a los líderes de la Unión Europea.

“Tenemos que estar preparados, para cuando surjan nuevos desafíos”. Así de claro ha sido Draghi en su intervención ante los jefes de Estado y de Gobierno reunidos en Bruselas. Su mensaje no es nuevo, pero no se cansará de repetirlo: la eurozona no puede dormirse en los laureles. ‘’

Reformar en casa, construir en la eurozona

Hace falta seguir con las reformas estructurales. Y estas tienen que empezar en casa de cada uno, a nivel nacional, dice Draghi. La expansión económica de la que disfruta de nuevo la eurozona “impulsa la convergencia económica” entre sus socios, ha recalcado el presidente del BCE. Pero hace falta facilitarla a través de las políticas económicas y las reformas.

La convergencia es, precisamente, una de las asignaturas pendientes por abordar. Las abismales diferencias en la situación económica de unos y otros socios, no solo en cuestiones como la competitividad, dificultan que el euro avance a un mismo ritmo.

El próximo líder del Eurogrupo, el luso Mário Centeno, lo sabe bien. En su primera intervención como presidente electo, mencionó varias veces la importancia de volver a poner el foco en la convergencia. Pero sin la voluntad de las capitales, poco se puede hacer.

Un acuerdo París-Berlín para marzo

Los líderes son conscientes de esto. Y, muy especialmente, Emmanuel Macron y Angela Merkel. Ambos han decidido cerrar la última cumbre del año de la recuperación con una rueda de prensa conjunta. No es solo un símbolo, sino toda una declaración de intenciones: “Francia y Alemania juegan un rol determinante, no porque queramos excluir a nadie, sino porque cuando no están de acuerdo, Europa non avanza”, ha dicho la canciller germana.

Emmanuel Macron y Angela Merkel. (Reuters)
Emmanuel Macron y Angela Merkel. (Reuters)

París y Berlín se han marcado un plazo, hasta marzo, para encontrar un entendimiento común sobre las reformas qué reformas emprender, para dar forma al futuro de la eurozona. Sobre esta cuestión se ha debatido este viernes en la cumbre de líderes europeos, pero será en junio cuando, según Macron, tendrá que tomarse una decisión que permita diseñar una “hoja de ruta” definitiva.

La bronca de Macron y Rutte

Holanda, como el resto de países más favorables a mantener las distancias entre los socios del euro, observa con desconfianza el impulso que el nuevo eje franco-alemán quiere imprimir en la eurozona. Una tensión que crece cuanto más real se hace la posibilidad de que Merkel acabe cerrando un pacto de gobierno con el europeísta Martin Schulz, defensor de avanzar hacia unos “Estados Unidos de Europa”.

El primer ministro holandés, Mark Rutte. (EFE)
El primer ministro holandés, Mark Rutte. (EFE)

El malestar ha quedado patente durante la cumbre europea, cuando Macron ha chocado con el primer ministro neerlandés, Mark Rutte, a cuenta de la celebración de una nueva cumbre de líderes del euro. Macron quería que se convocase ya para marzo, idea que no ha gustado a Rutte.

Es que es difícil seguir arrastrando los pies cuando se debaten al más alto nivel político europeo. Y los temas pendientes son extremadamente delicados.

Rajoy dobla la apuesta: Unión Fiscal y eurobonos

Pese a las dificultades, Mariano Rajoy, presidente del Gobierno español, se ha mostrado convencido que 2018 será el año en el que se logrará un acuerdo sobre la garantía de depósitos bancarios y el cortafuegos del fondo de resolución.

Rajoy no solo ha respaldado las propuestas de Macron -ministro de Finanzas europeo, presupuesto para la zona del euro-, sino que también ha abogado por una Unión Fiscal y la creación de eurobonos. Alemania puede estar dispuesta a cruzar algunas de sus hasta ahora líneas rojas, pero tampoco irá tan lejos. Pero, sin embargo, algo se mueve en los pasillos europeos.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios