mejora la previsiones del gobierno

Bruselas, optimista sobre España pese a Cataluña: crecerá un 3,1% este año

Estos números mejoran incluso las cuentas que baraja el Gobierno liderado por Mariano Rajoy, que estima la expansión económica para éste y el próximo ejercicio en un 3%

Foto: El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos
El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos

Sí, la cuestión Catalana amenaza con lastrar la economía española. Pero la Comisión Europea se mantiene, no obstante, optimista y considera que España mantendrá el tirón durante los próximos tres años. Incluso ha elevado sus previsiones de crecimiento para este año en tres décimas, hasta el 3,1%, y en una para el siguiente, hasta 2,5%.

Estos números mejoran incluso las cuentas que baraja el Gobierno liderado por Mariano Rajoy, que estima la expansión económica para éste y el próximo ejercicio en un 3% y un 2,3% respectivamente. Luis de Guindos ha indicado que las previsiones que baraja Economía son “muy prudentes” y se ha mostrado convencido de que finalmente el crecimiento será superior, pero Bruselas ha puesto hoy sobre la mesa cifras concretas.

No mide el impacto catalán

De cara al cierre del año, Bruselas es consciente de que la tensión catalana puede pasar factura a la economía española, pero recalca que por el momento “las reacciones del mercado a los acontecimientos en Cataluña se han mantenido contenidas”. Por eso, ha optado por pasar de puntillas por la cuestión catalana, a espera de ver cómo se desarrollan los acontecimientos.

Bruselas ha decidido no posicionarse sobre qué impacto va a tener la incertidumbre política, puesto que entrar a medirlo supondría, por ejemplo, decidir hasta cuándo se cree que podría durar. Y, con las elecciones del 21 de diciembre por el medio, han optado por no hacerlo. Para el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, el impacto por el momento es “limitado e insignificante”.

No obstante, avisa de que existe el riesgo de que en el futuro las cosas se compliquen aún más, y esto “pueda tener un impacto en el crecimiento, cuya dimensión no puede anticiparse aún”. Por otra parte, la Comisión también cree que la economía podría beneficiarse de “una contribución más fuerte de lo esperado de las exportaciones netas” que elevase las tasas de crecimiento previstas.

El déficit, controlado si no surgen imprevistos

Bruselas ha aprovechado la publicación de sus previsiones macroeconómicas de otoño para recordar, una vez más, que el Gobierno español aún no le ha enviado un presupuesto completo para 2018. Pero reconoce que, aún en su ausencia, todo apunta a que el déficit está bajo control. Todo gracias a que la fortaleza relativa de la economía permitirá que sigan aumentando los ingresos en las arcas públicas, al tiempo que se sigue controlando el gasto público.

Como resultado, la Comisión espera que este año España cumpla con su objetivo de reducir su desvío presupuestario hasta el 3,1 % del PIB. Y, de cara al próximo, apunta a que se quedará dos décimas por encima de la meta que se le exige, con un 2,4 %. En cualquier caso, esto supondrá que el país logrará al fin situar su déficit por debajo del tope europeo del 3 % en el próximo ejercicio, poniendo fin a años de excesos que casi le valen una multa multimillonaria.

La Comisión recuerda que sus estimaciones responden a qué sucedería si no hay cambios políticos, ni imprevistos. Como riesgo, apunta al lastre que podría suponer para las arcas públicas la situación de las autopistas quebradas. Pero, en palabras de Moscovici, también pueden darse “sorpresas positivas” como ha sucedido en años anteriores.

Menos paro, pero una gran deuda

Bruselas también ha mejorado sus estimaciones respecto a la evolución del desempleo, que considera que este año cerrará en un 17,4 %, para bajar al 15,6 % en 2018 y reducirse al 14,3 % en 2019. Esto supone que España sigue siendo el segundo país con más paro de toda la Unión Europea, solo por detrás de Grecia, que acabará 2017 con un 21,8 %.

La Comisión también espera que la deuda siga en cotas muy elevadas, cercanas al 100 % del PIB. En concreto, este año cree que caerá al 98,4 %, para seguir esta tendencia a la baja en los próximos dos ejercicios: 96,9 y 95,5 %.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios