Desde 2010, ha recortado la nómina un 10,4%

Hacienda se ahorra 540 millones en el sueldo de los funcionarios pese a la subida del 1%

El gasto en remuneración de asalariados de la Administración central ha caído un 4,1% hasta septiembre, bajando a los 12.600 millones, el dato más bajo en una década

Foto: Montoro firma con los sindicatos la oferta de empleo para 2017. (EFE)
Montoro firma con los sindicatos la oferta de empleo para 2017. (EFE)

El pasado mes de marzo, el Ministerio de Hacienda y los sindicatos alcanzaron un acuerdo para realizar la mayor oferta de empleo público de la crisis y el Ministerio decidió elevar el salario de los trabajadores públicos un 1%. Un acuerdo que se hizo efectivo en julio, cuando entraron en funcionamiento los Presupuestos Generales del Estado, pero con efectos retroactivos hasta enero. Esta subida salarial no solo es menor a la inflación (por lo que perderán poder adquisitivo), sino que también permite al Gobierno ahorrarse otros 540 millones de euros en gastos de personal.

En los tres primeros trimestres del año, el Estado se gastó 12.600 millones de euros en la remuneración de trabajadores públicos de la Administración General del Estado (AGE). Esto significa que la factura de la nómina de empleados cayó un 4,1% respecto al mismo periodo del mes anterior y marcó su nivel más bajo en una década. Desde 2007 no se veía un gasto tan bajo hasta el cierre de septiembre —en ese ejercicio, la factura total fue de 12.570 millones de euros—.

A pesar de la subida del salario, sigue sin ser suficiente para compensar la caída en el número de trabajadores públicos. Los últimos datos de empleo en la Administración General del Estado son de enero de este año, por lo que no permiten realizar la comparativa con 2016 y es necesario acudir a las cifras de la Encuesta de Población Activa. Según la EPA, el promedio de trabajadores de la AGE en los tres primeros trimestres del año fue de 488.200 personas, lo que significa un descenso de casi el 3% respecto al mismo periodo del año anterior.

La nómina de trabajadores públicos lleva cayendo casi ininterrumpidamente desde el año 2010, ejercicio en el que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó el Plan de Austeridad para las Administraciones Públicas, que incluyó un recorte del salario del 5% (de media) y de la tasa de reposición. En 2016, el Gobierno recuperó una buena parte de la paga extra recortada en 2012, por lo que el gasto aumentó un 1,3%, hasta superar los 13.150 millones de euros, pero este año vuelve a caer.

[La negociación para subir el sueldo de los funcionarios encalla]

La recuperación de una parte de la paga extra tuvo un impacto presupuestario de 340 millones de euros en 2016, según los datos de ejecución presupuestaria publicados por el Ministerio de Hacienda el martes. Esto significa que, si se descuenta este efecto, la nómina total de funcionarios sigue cayendo este ejercicio y marca ya su nivel más bajo en una década. El mayor nivel de gasto se alcanzó en 2010, cuando casi llegó a los 14.100 millones de euros, desde entonces Hacienda se ha ahorrado casi un 10,5% con los recortes de sueldos y la reducción de efectivos.

Pérdida de poder adquisitivo

El acuerdo entre los sindicatos de la función pública y Hacienda para los Presupuestos Generales del Estado de 2017 contemplaba la Oferta de Empleo para reducir la temporalidad en el sector público del 23% al 8%, pero los sindicatos ya rechazaron el pobre incremento de los salarios (del 1%). El Ministerio explicó que no había margen presupuestario para elevar más los salarios y emplazó la siguiente mejora a 20158. La realidad es que este año la nómina de los asalariados es inferior a la de 2013 y a la de cualquier año de la última década.

Todos estos datos son en términos de contabilidad nacional, esto es, se registran cuando se devengan y no cuando se pagan. Esta es la metodología que utiliza Bruselas para controlar el déficit de los distintos países. Sin embargo, los Presupuestos Generales del Estado se elaboran en términos de caja, por lo que hay que hacer el cambio para realizar la comparativa.

[Montoro cierra septiembre con superávit primario por primera vez]

En términos de caja, los gastos de personal en los tres primeros trimestres del año fueron de 12.220 millones de euros, lo que supone un recorte del 4,5% respecto al mismo periodo del año anterior. El Gobierno ya contaba con ahorrar unos 450 millones de euros este año en la nómina de los funcionarios y así lo plasmó en los PGE. La partida presupuestaria reservada para los gastos de personal se sitúa por debajo de los 16.400 millones, un 2,6% menos que en el ejercicio anterior. Un ahorro que acerca un poco más el cumplimiento de los objetivos de déficit para 2017.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios