El impacto para toda España podría superar los 12.000 millones

La crisis independentista podría costar a Cataluña hasta 6.000 millones en 2018

La inestabilidad política y social tendrá un impacto sobre el PIB catalán de 0,7 puntos porcentuales, que podría subir hasta 2,7 puntos si se agudiza la crisis, estima la AIReF

Foto: El expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Bélgica (Reuters)
El expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Bélgica (Reuters)

En los últimos días se está produciendo todo un baile de cifras en cuanto a la estimación del impacto de la crisis económica, política y social que está viviendo Cataluña desde el referéndum del 1-O. Uno de los organismos más respetados y con más acierto en sus previsiones es la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), por eso tiene tanta ascendencia sobre las opiniones de la Comisión Europea y es seguida de cerca por todos. La Autoridad ha realizado hoy su cálculo y estima que el coste del desafío independentista para la autonomía será del 0,7% de su PIB en 2018, esto es, algo más de 1.500 millones de euros.

Este es el escenario central que maneja el organismo estimando que la crisis no se prolongará en el tiempo ni se agudizará. Sin embargo, todas las posibilidades están abiertas y la Autoridad ha realizado también una estimación de qué pasaría con la economía de la región si la crisis institucional y social se intensifica. En este caso, el impacto sobre la confianza de los diferentes actores económicos sería mucho más intensa y el coste podría alcanzar el 2,7% del PIB en 2018, esto es, casi 6.000 millones de euros. La AIReF advierte que, en cualquier caso, los riesgos en las previsiones están concentrados a la baja, esto es, es más probable que, si las previsiones son erróneas, lo sean a la baja.

La economía catalana sufriría un doble shock económico que será más grave cuanto más dure la tensión entre Barcelona y Madrid. El primer impacto sería común a todo el territorio nacional, que tendría un efecto sobre el PIB del 0,4% en el escenario central. Además, sufriría un segundo shock, este idiosincrático en Cataluña, ya que la comunidad autónoma concentra los principales riesgos económicos. En el escenario central, este impacto tendría un coste del 0,3% del PIB.

[El coste del desafío catalán puede superar los 12.000 millones]

En el caso de que la tensión se agrave, los dos shocks económicos se agravarían, el común llegaría a restar hasta un 1,2% al PIB (tanto de Cataluña como del conjunto de España) y el idiosincrático podría restar a la región hasta un 1,5% de su producción. En total, un coste equivalente al 2,7% de su PIB, esto es, casi 6.000 millones de euros de menor crecimiento. Si se produce este escenario, Cataluña pasará de ser una de las regiones que más crece de España a la que menos, con un ritmo de "crecimiento real cercano a cero", explica. Aunque la AIReF no estima una reducción del PIB anual de Cataluña, no descarta que pueda ocurrir una recesión en algún momento, ya que técnicamente una recesión es la caída del PIB en dos trimestres consecutivos.

La AIReF realiza esta estimación utilizando datos históricos del impacto que ha tenido en otras ocasiones la incertidumbre sobre la actividad económica, pero señala que la realización de estas previsiones es muy complicado en este escenario. "La realización de previsiones macroeconómicas en un entorno de inestabilidad política como el actual resulta particularmente compleja", explica el organismo. En ningún caso se estima el escenario de independencia.

La Autoridad advierte que se cumple el escenario con más riesgos a la baja, será "muy improbable" que la autonomía pueda cerrar el año cumpliendo el objetivo de déficit. Tampoco podrá hacerlo si el Gobierno central no consigue alcanzar un acuerdo para sacar los Presupuestos Generales del Estado de 2018 y finalmente tiene que prorrogar los de 2017.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios