Foro Deloitte Legal - El Confidencial

Las empresas piden flexibilizar el empleo pero elevando la protección al trabajador

Los directores de recursos humanos se enfrentan a un momento disruptivo en las relaciones laborales y piden corresponsabilidad a las empresas y los trabajadores para avanzar juntos

Foto: Julio Gualda, director de Relaciones Laborales de Ferrovial Servicio; Fernando Bazán, socio de Laboral de Deloitte Legal; Carlos Sánchez, director adjunto de El Confidencial y Juan Carlos Rivilla, HRD Global operations.
Julio Gualda, director de Relaciones Laborales de Ferrovial Servicio; Fernando Bazán, socio de Laboral de Deloitte Legal; Carlos Sánchez, director adjunto de El Confidencial y Juan Carlos Rivilla, HRD Global operations.

La digitalización, la robotización, la globalización, los cambios sociales, los nuevos retos empresariales,… Todos los factores que tienen repercusión en el mercado laboral se encuentran en un vertiginoso proceso de cambio que obliga a las compañías y los trabajadores adaptarse a este nuevo entorno. Todas estas palabras se han convertido en tópicos, pero también son la realidad que viven cada día los directores de recursos humanos de las grandes empresas del país. Ellos son conscientes de las necesidades que surgen en este entorno y también también de la dificultad para compatibilizarlas con la regulación existente.

Por eso piden un cambio normativo urgente que dote de la flexibilidad suficiente a las relaciones laborales para que sea posible adaptarse al cambio sin tener que modificar cada año la legislación. Es inútil que la normativa persiga los avances del mercado, ya que siempre irá varios pasos por detrás, por eso consideran que es el momento de aportar flexibilidad a las relaciones laborales. Esta es una de las principales consecuencias del Foro 'Derecho Laboral 4.0: Qué nos depara el futuro de las relaciones laborales', organizado por El Confidencial y Deloitte Legal.

Las empresas piden flexibilizar el empleo pero elevando la protección al trabajador

“Todo está por hacer, nunca he vivido tal situación de incertidumbre”, explica Fernando Bazán, socio de Laboral Deloitte Legal, “es un momento apasionante”. El abanico de opciones para las empresas y los trabajadores es cada vez más extenso gracias a las nuevas tecnologías, pero la regulación supone, en muchos casos, un impedimento. Un ejemplo está en las posibilidades que ofrece el teletrabajo, pero es solo uno.

[La reforma laboral pincha y el número de convenios sigue cayendo]

En los últimos años están surgiendo nuevas profesiones, que requieren a su vez diferentes ritmos de trabajo y aptitudes de los profesionales. El éxito de España o de cualquier otro país radicará en su capacidad para adaptarse al cambio, desde las empresas, hasta los trabajadores y la regulación laboral. “El marco regulatorio debe ser un instrumento para hacer el país más competitivo en un entorno global”, apunta Juan Carlos Rivilla, HRD Global operations & Europe de Cigna, “tiene que ser una herramienta que dote de flexibilidad a las empresas, pero que también proteja al trabajador”.

El marco regulatorio debe ser un instrumento para hacer el país más competitivo en un entorno global

“La palabra mágica es flexibilidad, pero hay que darle una vuelta”, explica Bazán, “hay que desregularizar protegiendo a los trabajadores, algo así como 'sé libre para adaptarte pero respetando unos mínimos que acordemos'”.

En esta situación, la negociación colectiva puede ser la mejor fórmula para permitir que las relaciones laborales se adapten al cambio, ya que es mucho más flexible que la ley. “No todo es tarea del legislador, los agentes sociales también tienen que ser capaces de visibilizar esta situación y gestionar el cambio”, señala Julio Gualda, director de Relaciones Laborales de Ferrovial Servicios, “estos mecanismos de flexibilización tienen que estar en la negociación colectiva”.

La tecnología hace que surjan nuevos sectores y sus trabajadores tendrán que estar protegidos por un convenio colectivo. Aquí es donde el papel de los sindicatos y las patronales juegan un papel fundamental. Serán quienes determinen las 'reglas básicas del juego', por lo que tendrán que tener las herramientas y el convencimiento para gestionar los nuevos tiempos.

Hay que desregularizar protegiendo, algo así como sé libre para adaptarte pero respetando unos mínimos que acordemos

Una fórmula para involucrar a las dos partes dentro de la negociación colectiva a todos los niveles es la corresponsabilidad. “La interlocución social es muy importante”, remarca Gualda ,”nuestro papel es que se comprenda que las empresas y los trabajadores tienen que pactar, porque si esto se cae, nos caemos todos”. “Tenemos que recuperar la confianza en las dos partes”, señala Rivilla. Una opción que han buscado algunas empresas para dar más participación a los trabajadores en la empresa y elevar la transparencia es impulsar su presencia en los consejos de administración. Es una fórmula que podría regularse legalmente para que

Fernando Bazán (i) y Carlos Sánchez.
Fernando Bazán (i) y Carlos Sánchez.

A por otra reforma laboral

“La regulación laboral está en la prehistoria”, lamenta Bazán. La reforma de 2012 impulsada por el Partido Popular intentó crear un clima de mayor flexibilidad interna, pero la realidad es que fue utilizada por muchas empresas para realizar despidos masivos, por lo que tampoco ha dado respuesta a las nuevas necesidades de las compañías.

[Los 'millennials' se reivindican: el número de 'ninis' cae a mínimos]

Una de las necesidades más acuciantes para las empresas es la de crear fórmulas intermedias entre el trabajador por cuenta ajena (asalariado) y el trabajador por cuenta propia (autónomo). Actualmente las opciones intermedias son muy limitadas e incompatibles entre sí, pero podrían buscarse fórmulas alternativas.

Cada vez más, los clientes me preguntan cómo podemos gestionar todos los proyectos que tienen, desde un punto de vista legal

Un buen ejemplo son los proyectos de 'crowdsourcing', que consiste en externalizar una tarea o un proyecto que lo realizarán entre varios profesionales ajenos a la compañía. Si el jefe del proyecto es un trabajador por cuenta propia que trabaja con otro por cuenta ajena, ya no te lo permite la ley, lamentan. “Cada vez más, los clientes me preguntan cómo podemos gestionar todos los proyectos que tienen desde un punto de vista legal”, explica Bazán, lo que significa que las empresas destinan muchos recursos a 'buscar acomodo' en la legalidad, en vez de centrarse en invertir y realizar muchos proyectos.

Juan Carlos Rivilla (i), Julio Gualda y Javier G. Jorrín (d).
Juan Carlos Rivilla (i), Julio Gualda y Javier G. Jorrín (d).

La fiscalización de las empresas

Los asistentes al Foro coinciden en la necesidad de dar más flexibilidad a las empresas que cumplen con la ley y ser “muy severo con el que incumple”. Las compañías tienen ahora otra fiscalización de sus trabajadores y clientes en las redes sociales. Ahora es muy fácil para todos ellos compartir información sobre el comportamiento y los valores de las empresas, lo que supone un nuevo reto para ellas.

Si una empresa trata mal a sus empleados tendrá más problemas para atraer el talento y, en parte, también para vender

Las compañías tienen que convencer a los consumidores, pero también a los empleados, tanto para captar talento como para reternerlo. “Nosotros intentamos tener la mejor marca de empleador”, explica Rivilla, “si una empresa trata mal a sus empleados tendrá más problemas para atraer el talento y, en parte, también para vender”.

“En la carrera profesional de los trabajadores influyen muchos factores”, señala Gualda, “el salario es importante, pero también la capacidad de desarrollo profesional, el salario emocional, las posibilidades de promoción interna,...”.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios