Eleva su previsión del PIB del 2,6% al 3,1%

El FMI pide que la subida de las pensiones sea mínima para garantizar su sostenibilidad

El Fondo cree que el actual sistema “asegura la estabilidad financiera”, ya que la pensión real irá cayendo por efecto de la inflación, y pide “evitar ajustes puntuales”

Foto: La directora gerente del FMI, Christine Lagarde. (EFE)
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde. (EFE)

El Fondo Monetario Internacional (FMI) irrumpe en el debate de la reforma de las pensiones con una demanda clara hacia España: que no toque la reforma del Gobierno de 2013. El organismo cree que el sistema actual garantiza la sostenibilidad de las pensiones, por lo que recomienda que se “eviten ajustes puntuales”. El Fondo reconoce que el ajuste se realizará reduciendo la cuantía de las prestaciones en términos reales, pero considera que es la fórmula para repartir el esfuerzo entre generaciones y asegurar que el sistema público de pensiones sobrevive a la generación del 'boom de natalidad'.

El organismo remarca que es “esencial que se apliquen en su totalidad” las medidas adoptadas en 2011 y 2013 y pone el énfasis en mantener el Índice de Revalorización de las Pensiones, que es el índice al que está indexada la subida anual de las prestaciones y que sustituyó al IPC. Este sistema garantiza que mientras la Seguridad Social esté en déficit, la subida de las pensiones será la mínima que marca la ley, del 0,25%, de modo que los beneficiarios irán perdiendo poder adquisitivo para así equilibrar las cuentas a medio y largo plazo.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) avanzó la semana pasada que, en ausencia de nuevas reformas, la revalorización será la mínima al menos hasta 2022, dado el desequilibrio que arrastra el sistema. Ese es el último año que puede realizar proyecciones, ya que es el periodo para el que la Seguridad Social tiene una estimación, pero como el sistema seguirá en déficit en 2022, es muy probable que la revalorización siga siendo de sólo el 0,25% durante más tiempo.

El FMI señala que las reformas de 2011 y 2013 “aseguran la estabilidad financiera del sistema de pensiones, así como la revalorización nominal [no real] anual de las pensiones”. Según sus cálculos, “dentro de 30 años, la pensión media de un jubilado español en relación al salario medio de la economía (la tasa de sustitución) seguiría estando sobradamente por encima de la media prevista en la Unión Europea”.

Este debate centrará la futura reforma del sistema de pensiones que actualmente está tratando la Comisión del Pacto de Toledo en el Congreso. La nueva secretaria ejecutiva de Seguridad Social y Pacto de Toledo del PSOE, Magdalena Valerio, se reunió la semana pasada con el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, y dejó claro que el PSOE no aceptará un acuerdo que haga perder poder adquisitivo a los pensionistas. La única fórmula de evitarlo sería volver a indexar la paga al IPC, pero el Ministerio cree que esa solución no permitirá garantizar la sostenibilidad del sistema.

Dentro de 30 años la pensión media de un jubilado español en relación al salario medio seguiría estando por encima de la UE

El FMI, que habitualmente irrumpe en los debates nacionales con sus recomendaciones, toca esta vez un tema muy sensible, dada la preocupación de los españoles con el futuro de las pensiones. El Fondo pide que se mantenga el IRP y que si se quieren buscar soluciones, se opte por “incentivar una vida laboral más larga y fomentar el ahorro complementario”. El FMI plantea una fórmula objetiva para elevar la edad de jubilación en función de la esperanza de vida, de modo que se aplique automáticamente y pueda sacarse del debate político. En cuanto al ahorro complementario, considera que puede ser un sistema de aportaciones obligatorias de cada ciudadano y gestionado por el Gobierno. Sería una especie de plan de pensiones público, a modo de un sistema de capitalización, que obligase a la población a ahorrar para posteriormente recibir la pensión cuando se jubile.

Hay que subir los impuestos, no bajarlos

El envejecimiento de la población pondrá a prueba la solidez del estado del bienestar en España durante las próximas décadas. El FMI advierte que “la dinámica demográfica conlleva un aumento significativo del gasto relativo al envejecimiento en el medio plazo”, lo que elevará la presión sobre las cuentas públicas. Así se lo ha advertido el Fondo a las distintas autoridades españolas con las que se ha reunido en los últimos días como parte de la Misión de la Consulta del Artículo IV que realiza anualmente en todos los países.

El organismo dirigido por Christine Lagarde alerta que “la elevada tasa de deuda pública”, que se sitúa en el 100% del PIB, “deja poco margen a la política fiscal para responder a turbulencias”. Esto significa que España tendrá que ajustar más su gasto público para que sea más eficiente y, además, elevar su recaudación. Un camino que es difícilmente compatible con la bajada del IRPF que le ha pedido Ciudadanos al Gobierno para los Presupuestos Generales del Estado de 2018.

La dinámica demográfica conlleva un aumento significativo del gasto relativo al envejecimiento en el medio plazo

El Fondo vuelve a recomendar a España que revise los productos y servicios beneficiados por los tipos reducidos del IVA, ya que la recaudación de este tributo sigue siendo “significativamente inferior a la de otros países europeos”. También pide aproximar los impuestos y tasas medioambientales a los del resto de países de la UE. Todo con el objetivo de elevar la recaudación, ya que España está a la cola de Europa en cuanto a los ingresos del sector público.

También pide contención en los presupuestos a través de la aplicación de la regla de gasto, otra de las grandes reformas que España abordará en los próximos años. Los 'socios de Presupuestos' del Gobierno han pedido que se revise esta normativa de cara a los PGE de 2018 para permitir a las Administraciones que estén en superávit que puedan elevar su gasto corriente. El FMI pide que “se aplique la regla de gasto a todos los niveles de la administración” y que los ajustes estructurales se centren en el lado de los ingresos.

Una “recuperación impresionante”

El FMI reconoce que el ritmo de crecimiento de España está sorprendiendo a todos los analistas y organismos internacionales. De hecho, en esta Misión revisa al alza su estimación de crecimiento para este año en cinco décimas, del 2,6% al 3,1% y “con riesgos al alza”. Todo un espaldarazo al Gobierno y a la confianza de los diferentes actores económicos.

“Gracias a las reformas efectuadas, la economía se ha vuelto más competitiva, flexible y resistente”, apunta el Fondo, que elogia que el sector servicios haya sustituido a la construcción como principal motor de crecimiento del PIB. Sin embargo, el organismo advierte que todavía quedan pendientes un buen puñado de reformas estructurales por hacer para apuntalar la recuperación en el medio y largo plazo.

Gracias a las reformas efectuadas, la economía se ha vuelto más competitiva, flexible y resistente

Entre los retos que señala se encuentra el de la sostenibilidad del sistema de pensiones, pero también la abultada deuda pública y el elevado desempleo estructural. Las recetas del FMI para abordar el problema del mercado laboral son: más flexibilidad y mejores políticas activas. La flexibilidad tiene que adaptarse a los distintos sectores, ya que cada uno tiene características particulares.

En cuanto a las políticas activas, el Fondo recomienda al Gobierno apostar por una mejora en la educación y formación de los jóvenes y los desempleados, así como políticas activas “bien diseñadas y dirigidas”. Sigue apostando por el contrato único como una fórmula para eliminar la actual dualidad del mercado, pero considera que la clave está en hacer que la contratación indefinida sea más atractiva con una mayor flexibilidad en la normativa.

El organismo también pide prudencia con los salarios, ya que "la competitividad y la productividad está por debajo de la europea". Lo más importante es que la retribución mejore con el avance de la productividad, algo que todavía no se está consiguiendo, pese a la mejora de algunos sectores concretos. Esto significa que el Fondo cree que todavía es pronto para empezar a subir los salarios en España de forma sostenible. "Para la economía española es muy importante ganar competitividad", señala el Fondo..

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios