Ha duplicado el diferencial de crédito

La banca salva la caída de sus márgenes cargando el coste a sus clientes

Desde el inicio de la crisis, ha duplicado el diferencial que aplica a sus préstamos sobre el euríbor, al tiempo que ha recortado a cero la remuneración que ofrece por los depósitos

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi, junto al gobernador del BdE, Luis María Linde, en Madrid. (EFE)
El presidente del BCE, Mario Draghi, junto al gobernador del BdE, Luis María Linde, en Madrid. (EFE)

"Los tipos de interés en cero nos están matando". Los bancos llevan más de dos años protestando por la política de 'tipos cero' del Banco Central Europeo porque está acabando con sus márgenes de beneficio. Sin embargo, no han permanecido inmóviles ante el deterioro de sus ingresos, como muestra un estudio realizado por el Banco de España; al contrario, han cargado una buena parte de este coste sobre sus clientes para mantener sus beneficios. Por una parte, bajaron rápidamente la remuneración de los depósitos para reducir el coste del pasivo, pero al mismo tiempo se resistieron a recortar al mismo ritmo el tipo de interés que cobran a los créditos para sostener sus ingresos. La combinación de estas dos medidas ha provocado que los clientes de los bancos hayan terminado pagando una buena parte del coste de los 'tipos cero'.

Desde el estallido de la crisis, las entidades han duplicado el diferencial que cobran por sus créditos respecto al euríbor a tres años (esto es, el interés del interbancario). Si antes de la crisis las entidades cargaban 150 puntos básicos sobre el precio de mercado a sus préstamos, en estos momentos cobran 300 puntos básicos más. Esto significa que, a pesar de la caída de los tipos de interés del mercado, han conseguido retener una parte de sus ingresos.

Diferencial de tipos de interés.
Diferencial de tipos de interés.

Según los datos desagregados por el Banco de España, antes del estallido de la burbuja el euríbor estaba por encima del 2% y la banca cobraba algo menos del 4% por su activo. Actualmente, con el tipo del interbancario en el -0,3%, las entidades cobran algo más del 2,7%. De este modo, los bancos consiguen proteger sus ingresos por la vía del activo.

Aunque el tipo de interés del activo se ha reducido en los últimos años gracias a las políticas expansivas del BCE, el coste de financiarlo ha caído todavía más rápido, con lo que sus ingresos se han mantenido inalterados. El euríbor a tres meses lleva ya más de un año en negativo, mientras que el tipo de interés que aplican los bancos a sus préstamos está en el entorno del 3%. El resultado es este diferencial de 300 puntos básicos que se va al margen de los bancos.

El Banco de España explica que una parte del incremento del diferencial que aplican los bancos responde a la prima de riesgo de financiarse en el mercado en comparación con los bancos alemanes (en otras palabras, que la banca española tiene que pagar más de este -0,3% del euríbor). Sin embargo, el Banco de España reconoce que una buena parte de este diferencial incrementado responde a “un intento de las entidades de preservar sus ingresos en un contexto de tipos de interés muy bajos”.

El ahorrador también paga

Al mismo tiempo que los bancos se oponían a rebajar el tipo de interés que cobraban a sus clientes por los créditos, hundían la remuneración a los depósitos. Dos operaciones que, combinadas, han permitido sostener los márgenes en un momento de desapalancamiento de las familias y las empresas. Todo empezó en el año 2013, cuando las políticas expansivas del BCE empezaron a calar en el mercado, con una clara relajación del euríbor. En esos momentos se volvió mucho más barato financiarse en los mercados que a través del ahorro de los clientes. Sin embargo, los bancos no pueden prescindir de los depósitos, por lo que su respuesta fue bajar rápidamente la remuneración de su pasivo, hasta llegar prácticamente a cero. Teniendo en cuenta que la inflación está en el entorno del 1,5%, significa que los tipos de interés reales que pagan a los ahorradores son negativos, lo que ayuda a sostener sus márgenes.

Una parte del incremento en el diferencial del activo responde a un intento de las entidades de preservar sus ingresos

Es cierto que todavía sería más barato financiarse en el interbancario, pero esta opción es limitada para las entidades. En suma de los diferenciales que establecen al activo y al pasivo, los márgenes de intermediación de las entidades están en línea con los que aplicaban antes del estallido de la crisis. Estas cifras del Banco de España muestran que el verdadero problema de los bancos no es tanto la política de 'tipos cero' del BCE, sino las tasas de morosidad que pesan directamente sobre los márgenes.

[Santander se ahorrará 5.000 millones en impuestos por el Popular]

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, alegó hace unas semanas, durante su visita a Madrid, que el problema de los bancos no son los 'tipos cero', sino los problemas de eficiencia de las entidades. En su opinión, "hay un espacio amplio para mejorar la rentabilidad del sector aumentando el esfuerzo para conseguir eficiencia operativa por la vía del recorte orgánico de los costes", un discurso que contrasta con las protestas habituales de la banca. Además, Draghi explica siempre que puede que, gracias a la caída de los tipos de interés del mercado, las familias han conseguido un importante ahorro en su carga financiera y así se ha evitado que la tasa de morosidad se disparase, lo que sí que habría golpeado los márgenes de las entidades.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios