ES EL PAÍS MÁS BENEFICIADO DE LOS TIPOS Y EL PETRÓLEO

La dos terceras partes del crecimiento del PIB es coyuntural, según el BdE

La economía crece con fuerza. pero lo hace, en buena medida, por factores transitorios. Así lo pone de relieve el BdE, que echa agua sobre las causas de la recuperación

Foto: Sede del Banco de España en la plaza de Cibeles. (EFE)
Sede del Banco de España en la plaza de Cibeles. (EFE)

Lo dice el banco central en una presentación que ha realizado en Santander su director del servicio de estudios: España es el país de la eurozona que más se ha beneficiado del hundimiento del petróleo y de la caída de los tipos de interés. Según Pablo Hernández de Cos, las dos terceras partes del aumento del Producto Interior Bruto entre 2014 y 2016 tienen que ver con factores transitorios. En concreto, 2,2 puntos porcentuales de los tres puntos anuales que ha crecido la economía española en los últimos años. Es decir, muy por encima de los 0,6 puntos porcentuales que esos mismos factores han influido en el avance del PIB en el área del euro.

El Banco de España considera 'efectos transitorios' las aportaciones positivas [ver gráfico] que han hecho al crecimiento el desplome del crudo, la política monetaria ultraexpansiva diseñada por el Banco Central Europeo (BCE) y el impacto de las política fiscal. España se ha beneficiado de tres ampliaciones en el cumplimiento de los objetivos de déficit, lo que ha estimulado la actividad económica vía gasto público.

Por el contrario, sostiene el Banco de España, la aportación de los mercados mundiales al aumento del PIB ha sido menos satisfactoria de lo que se preveía. Pero aún así, como asegura Hernández de Cos, “los impulsos positivos de demanda (fiscal y monetaria) y de oferta (petróleo) han compensado con creces la evolución más desfavorable de lo esperado en los mercados de exportación”.

El Banco de España recuerda en su análisis, presentado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, que inicialmente se preveía que la economía española creciera algo menos del 2% en 2015 y 2016, pero, finalmente, se ha superado ampliamente ese registro. Y con toda probabilidad eso mismo sucederá en 2017, toda vez que el petróleo ha retomado inesperadamente una senda descendente.

En media anual, el barril de crudo tipo Brent se sitúa en 52,46 dólares, por encima de los 43-44 dólares en que cotiza estos días. Algo que explica que los mercados financieros trabajen ya con la idea de que la normalización de la política monetaria por parte del BCE se retrase más de lo estimado inicialmente. El banco central europeo, como se sabe, ancla su política monetaria en la idea de que la estabilidad de precios es compatible con el objetivo de situar la inflación muy cerca del 2%, pero un crudo a la baja complica esa estrategia.

Dependencia energética

El hecho de que España sea el país más beneficiado de factores transitorios tiene que ver, fundamentalmente, con la gran exposición de la economía a los precios del petróleo y del gas debido a su dependencia energética. Y algo parecido sucede en el caso de los tipos de interés. Al tratarse de unos de los países más endeudados -deuda pública y privada- es, por lo tanto, uno de los más beneficiados de la política monetaria del BCE.

Hay que tener cuenta que en 2012, en plena recesión económica, la factura energética de España llegó a alcanzar los 62.190 millones de euros, más de doble respecto del año pasado, cuando la importaciones de hidrocarburos totalizaron los 29.563 millones. Un imponente ahorro de casi tres puntos de PIB que ha ido directamente a la renta disponible de las familias y a las cuentas de resultado de las empresas. En la misma línea, los tipos de interés de los préstamos bancarios de hasta un millón de euros destinados a las empresas han caído desde el 5% en 2012 hasta el 2,5% actualmente.

La conclusión que saca el Banco de España es que “se espera una prolongación de la fase de expansión”, si bien atisba una moderación en el crecimiento en 2018 y 2019 a medida que se vayan suavizando los efectos positivos de los tipos de interés y del petróleo. Los riesgos, por el contrario, tienen que ver con el aumento del proteccionismo, que puede hacer descarrilar el tren del sector exterior en unos momentos en los que, precisamente, las exportaciones baten récords.

En la misma línea, el Banco de España estima que la sensibilidad de la carga financiera de las AAPP a los movimientos en los tipos de interés se ha elevado como consecuencia del incremento del endeudamiento. Es decir, que la normalización de la política monetaria corre en contra de España. En el escenario base, el servicio de estudios del Banco de España considera que el endeudamiento público se situará todavía en el 93% del PIB en 2025, y muy cerca del 100% si la inflación se sitúa en niveles bajos.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios