Hubo alta demanda solar que se quedó fuera

Rajoy anuncia otros 3.000MW de renovables para saciar el hambre de la fotovoltaica

El presidente del Gobierno dobla la apuesta de energía verde para España como carta de presentación para la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética que se empieza a debatir

Foto: El presidente del Gobierno,Mariano Rajoy, durante su interevención en la inauguración de dos jornadas de debate para consensuar con la sociedad civil la regulación que se va a desarrollar para cumplir con los compromisos asumidos en el Acuerdo de lucha c
El presidente del Gobierno,Mariano Rajoy, durante su interevención en la inauguración de dos jornadas de debate para consensuar con la sociedad civil la regulación que se va a desarrollar para cumplir con los compromisos asumidos en el Acuerdo de lucha c

Sólo una semana después de que se adjudicaran 3.000 megavatios (MW) de energía renovable, el presidente del Gobierno ha anunciado que este verano se otorgarán otros 3.000MW más de energía verde. Mariano Rajoy ha aprovechado la inauguración de los debates con la sociedad civil en el Congreso de los Diputados que irá dibujando la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética para lanzar este anuncio.

Esta nueva subasta añade un matiz importante: en el nuevo concurso, los tres gigas serán sólo para energía eólica o fotovoltaica, dejando fuera al resto de tecnologías que sí pudieron participar el pasado 17 de mayo. Así, el presidente podrá saciar el hambre de muchas empresas por entrar en el régimen específico retributivo que otorga este plan. A pesar de que la subasta anterior se cerró con unos descuentos que a día de hoy ponen la energía producida en el precio de mercado, el Ministerio de Energía señaló que hubo tres veces más de demanda que lo adjudicado. Así, hubo 9.000MW de demanda, mucha de ella de grandes empresas que iban con proyectos fotovoltaicos que se quedaron fuera.

El presidente del Gobierno ha lanzado esta propuesta delante de algunos de los capos del sector energético como el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales o los primeros espadas de Red Eléctrica de España (REE) y Repsol, José Folgado y Antoni Brufau, respectivamente.

Fuentes del sector explican que la nueva subasta permite competir a muchos proyectos de fotovoltaica que se quedaron fuera, algunos de ellos de importantes compañías del país. Con el diseño de la anterior subasta, el 99,3% de lo adjudicado fue a parar a proyectos eólicos. El propio sistema daba ventaja a la energía del viento sobre la solar. En caso de empate, una circunstancia que se dio ya que todos los ofertantes fueron a máximo descuento permitido, el criterio de las horas anuales de producción prevalecía, y la normativa ofrecía ventaja a la eólica al considerar que genera durante más horas al año.

Esto provocó un aluvión de quejas de las patronales solares. Hasta el punto que la Unión Nacional de Energía Fotovoltaica (UNEF) recurrió la normativa ante el Tribunal Supremo y anunció que haría una denuncia ante Bruselas por considerar que las condiciones no permitían la competencia.

Aún no se sabe cuál es el diseño de la nueva subasta. El borrador que Energía ha mandado a la CNMC sólo cambia el hecho de que se limita a eólica y fotovoltaica. Tras las enmiendas del regulador, el Ejecutivo tendrá que sacar la nueva normativa. El proceso debe ser rápido ya que todo debe estar listo para celebrar la nueva subasta en verano.

No obstante, fuentes conocedoras de esta regulación consideran que la limitación a eólica y solar fotovoltaica puede ser un aspecto clave. Las ofertas de la subasta de la pasada semana se hicieron en base a un descuento sobre la inversión a realizar limitado, que para la eólica fue del 66% y para la fotovoltaica era del 59%. El resto de tecnologías podían ofertar con descuento del 100%. Al eliminar al resto de tecnologías del nuevo concurso, los límites de descuento de eólica y fotovoltaica podrían cambiar, lo que otorgaría más oportunidades a los proyectos de fotovoltaica que se quedaron fuera.

La queja del sector fotovoltaico era su límite de descuento, ya que consideran que podrían haber hecho ofertas más agresivas que permitiera un mayor ahorro de costes al sistema. Por su parte, el MInisterio de Energía argumenta que la limitación es porque la demanda de la anterior subasta fue masivamente para estas dos tecnologías. Tras la subasta, el secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, abrió la puerta a retocar la normativa de la subasta para que esta pudiera ser más efectiva.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios