Banco Central Europeo

Draghi da un tirón de orejas a la banca: no ha mejorado su eficiencia desde 2010

El presidente del BCE destaca en Madrid la solidez del sector financiero, aunque reconoce que la rentabilidad es uno de los problemas que no se han resuelto

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi. (Ilustración: Raúl Arias)
El presidente del BCE, Mario Draghi. (Ilustración: Raúl Arias)

El presidente del Banco Central Europeo (ECB), Mario Draghi, ha defendido este miércoles la política monetaria adoptada por la entidad en su visita a Madrid para la participación en la I Conferencia de Estabilidad Financiera organizada por el Banco de España. Draghi ha remarcado que las políticas expansivas de la entidad han permitido a Europa escapar de la deflación y apuntalar la recuperación, pero también se ha defendido de las críticas de la banca que acusan a los estímulos del BCE de estar detrás del hundimiento de su rentabilidad.

Draghi ha reconocido que la caída de los tipos de interés y el aplanamiento de la curva de rentabilidades han deteriorado el margen de beneficio de la banca, ya que su negocio principal depende de transformar plazos: tomar préstamos a corto y conceder crédito a largo plazo. Sin embargo, el presidente del BCE también ha dado un tirón de orejas a la banca porque no ha hecho los deberes para mejorar su eficiencia. "Hay un espacio amplio para mejorar la rentabilidad del sector aumentando el esfuerzo para conseguir eficiencia operativa por la vía del recorte orgánico de los costes". Draghi ha criticado que los bancos de la eurozona tienen una "comparación desfavorable" con sus competidores internacionales en cuestión de eficiencia en el gasto, lo que lastra sus márgenes.

Hay un espacio amplio para mejorar la rentabilidad del sector aumentando el esfuerzo para conseguir eficiencia operativa

El sector bancario español ha realizado en los últimos años un importante esfuerzo para ajustar sus costes reduciendo el número de entidades y de oficinas, pero desde el Banco de España se ha señalado en numerosas ocasiones que todavía hay espacio para realizar nuevas concentraciones. Sin embargo, todavía queda espacio para nuevas operaciones corporativas, una de ellas, la del Banco Popular, que está en marcha.

La rentabilidad de la banca europea medida como el RoE ('Return of Equity'), que llegó a situarse cerca del 20% en 2006, una década después está apenas en el 5%. Apenas un cuarto de la que había antes de la crisis. Esta situación está presionando a las entidades, ya que apenas se genera retorno para pagar el capital, y es uno de los problemas derivados de la política de 'tipos cero' del BCE.

Sin embargo, Draghi se rebela ante la idea de que sus políticas están 'matando' a la banca. En su opinión, los estímulos que han hundido los tipos de interés a mínimos históricos han sido, de forma neta, positivos para la rentabilidad de la banca, ya que sin ellos la crisis hubiese sido peor y también la actividad para los bancos. Sin ellos, la crisis hubiese sido mucho más profunda, los bancos hubiesen tenido problemas de liquidez y de solvencia y se hubiese hundido el flujo de crédito.

Además, el presidente del BCE no ha querido dejar al margen de su discurso el resultado positivo que han dado sus políticas de estímulo para las familias y las empresas. El recorte de los tipos de interés ha aliviado la factura financiera a todos los niveles, pero especialmente para los sectores y los países más castigados por la crisis, como es el caso de España.

Draghi cree que para completar los efectos positivos de las políticas monetarias del BCE es imprescindible "completar la unión bancaria y crear un fondo de garantía de depósitos europeo, el tercer pilar de la unión bancaria". Lo que no hará será cambiar el rumbo de sus medidas ya adoptadas, tanto los programas de compra de activos como los tipos de interés en el 0% y la facilidad de depósito en negativo. El presidente del BCE apuesta por mantener la "amplitud" y la "duración" de las medidas adoptadas.

¿Efecto Popular?

A pesar del 'tirón de orejas' con la eficiencia del gasto, Draghi ha querido despejar cualquier duda sobre la solvencia de la banca europea. Lo ha hecho en el centro de España y en un momento en que las dudas han vuelto a sobrevolar el sector financiero español debido a los problemas del Banco Popular. "No hay una emergencia de desequilibrios extendidos, pero sigue habiendo algunas áreas localizadas que requieren vigilancia", ha reconocido el presidente del BCE. El caso del Banco Popular no preocupa porque se trata de una entidad de tamaño reducido, sin embargo, los problemas financieros de Italia o de Portugal sí pueden generar mayores problemas.

No hay una emergencia de desequilibrios extendidos, pero sigue habiendo algunas áreas localizadas que requieren vigilancia

Draghi ha querido cortar cualquier sospecha de dudas sobre la solidez del sistema. En su opinión, "las autoridades han tomado decisiones para controlar el riesgo sistémico y construir un capital contracíclico" que sirve para proteger la solvencia de las entidades. Estas son las políticas macroprudenciales (tan famosas en los últimos años) que deberían servir para controlar la solvencia de los bancos en cualquier situación, en especial la actual, en la que hay abundancia de liquidez y tipos bajos en un momento de crecimiento económico.

Para el presidente del BCE, el incremento del flujo crediticio que se ha generado en este entorno no genera ninguna sospecha sobre el sistema, ya que las entidades "no están tomando riesgo en sus créditos". De hecho, Draghi apunta que la tolerancia al riesgo de las entidades se ha reducido desde 2015. Una de las causas puede estar en que anticipen que los tipos de interés van a subir en el futuro y, ante esa situación, el riesgo puede generar problemas en el balance.

Draghi también ha hecho un llamamiento a los distintos socios europeos para que vigilen los riesgos en la proliferación del 'shadow banking' o sistema bancario en la sombra. Con este término se conoce a todas las actividades de préstamos y bonos que se producen en el mercado, esto es, sin intermediación bancaria. Draghi ha remarcado que la eurozona se mueve hacia la "unión del mercado de capitales", pero las autoridades nacionales deberían contar con herramientas para "hacer frente a los riesgos" de este mercado que, por su naturaleza, se escapa del control del BCE.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios