LO APROBARÁ EL PRÓXIMO CONGRESO

El PSOE recupera la banca pública y cuestiona la privatización de Bankia

El próximo Congreso del PSOE vuelve a la banca pública. La Ponencia renuncia a privatizar Bankia y quiere recuperar la idea de una banca pública de inversión.

Foto:  El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, flanqueado por Mario Jiménez y Ascen Godoy. (Efe)
El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, flanqueado por Mario Jiménez y Ascen Godoy. (Efe)

La ponencia marco del próximo congreso del PSOE incorpora una novedad relevante. El Partido Socialista considera que es el momento de volver a tener una banca pública más allá del ICO (Instituto de Crédito Oficial). Y como consecuencia de ello, se opondrá a que el Gobierno privatice Bankia o BMN, como se sabe en proceso de fusión. Entre otras cosas, porque si lo hace sería "a pérdidas", se asegura. El Estado adquirió los títulos de Bankia a 1,45 euros y ahora cotiza alrededor de 0,90 euros.

No se trata de volver a la vieja Argentaria —fruto de la integración de la banca pública del franquismo—, sino que el objetivo de los socialistas es convertir a la entidad en un nuevo y potente instrumento de financiación de la economía. Es decir, se renuncia a hacer una política agresiva de captación de depósitos, pero con una clara vocación de convertirse en banca de inversión en sectores productivos. Argentaria, como se sabe, fue fruto de la fusión de la banca especializada pública (Banco de Crédito Local, Banco de Crédito Agrícola o Banco Hipotecario).

Lo que se pretende, en concreto, es que el actual ICO continúe con sus funciones, pero convirtiéndolo en una Agencia Pública de Innovación destinada a financiar proyectos de alto valor añadido. Se parte de una idea, el BCE ya presta dinero al 0% y no tiene sentido que el ICO haga lo mismo. Y de ahí que, en su lugar, se proponga "condicionar los créditos a una dinámica de innovación".

Se articularía mediante préstamos a largo plazo aprovechando la potencia del Estado, con la esperanza de que en el futuro sea el sector privado quien tome el relevo. España, como se sabe, está muy atrás en proyectos de alto valor añadido, y su inversión en I+D+i es de las más reducidas de la Eurozona.

La propuesta de la gestora —que es quien coordina los documentos congresuales— está en línea con lo que proponen también los dos socialistas que por el momento han anunciado su candidatura: Pedro Sánchez y Patxi López. Algo que revela que las probabilidades de salir adelante esa propuesta en el congreso son totales.

Pedro Sánchez y Patxi López. (Efe)
Pedro Sánchez y Patxi López. (Efe)

La ponencia considera que mantener a las dos entidades en el perímetro del sector público es algo más que una necesidad después de haber inyectado más de 22.426 millones, tan sólo en el caso de Bankia. Máxime cuando la entidad está en beneficios (ganó 804 millones el año pasado) y ha saneado su balance con la ayuda del Estado y el trabajo de los nuevos gestores. De ahí que se proponga “no deshacer posiciones” en Bankia.

En la última conferencia política del PSOE (noviembre de 2013) el Partido Socialista se limitaba a reclamar que el Estado tuviera “una estrategia clara para las entidades nacionalizadas” dirigida a mejorar la oferta de crédito. En ningún momento, se hablaba de mantener a ambas entidades en el sector público de forma tan diáfana.

Y es que los tiempos han cambiado y ahora el PSOE busca una nueva estrategia para competir con Podemos, que siempre ha defendido la existencia de una banca pública fuerte.

El otro eje sobre el que girará la ponencia económica socialista, según fuentes solventes, tiene que ver con el ensanchamiento del Estado de bienestar. En concreto, se quiere prestar una especial atención a los parados de larga duración que hoy no se benefician de ninguna cobertura, y cuyas probabilidades para reengancharse al sistema productiva son muy limitadas.

Exclusión social

Se parte de una realidad. De los más de cuatro millones de parados que existen en España, algo más de un millón lleva más de cuatro años sin prestaciones, lo que les pone al borde de la exclusión social. Mientras que otros dos millones de trabajadores llevan sin empleo más de dos años, lo que les sitúa como parados de larga duración. Y en este sentido, lo que se propone es aprobar un plan de choque destinado a mejorar la cobertura a partir de los 50-52 años dada la baja empleabilidad de ese colectivo.

Oficina del paro en Madrid. (Efe)
Oficina del paro en Madrid. (Efe)

Es en este contexto en el que se quiere situar el debate sobre la renta mínima o renta universal, como se prefiera.

Los socialistas, igualmente, quieren hablar de pensiones, pero rechazan la idea expuesta recientemente por Fedea, que respalda subir las pensiones mínimas de acuerdo con el IPC, y no el 0,25% que impone el índice de revalorización hasta que las cuentas de la Seguridad Social entren en equilibrio.

El argumento que se da es consistente con el sistema público de pensiones, ya que si se suben las pensiones 'por abajo' más que 'por arriba', necesariamente se producirá un incentivo perverso, ya que al romperse la proporcionalidad entre lo cotizado y lo percibido, muchos trabajadores no tendrían razones para seguir cotizando, ya que todos los españoles tienen garantizada una pensión mínima, que sería muy similar a la de carácter contributiva.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios