alta temporalidad y baja productividad

La OCDE llama la atención a España por la degradación del mercado laboral

El mercado de trabajo no sólo crea insuficiente empleo. También la calidad es mala. Así lo asegura un informe de la OCDE que sitúa a España en el furgón de cola

Foto: Oficina del INEM (EFE)
Oficina del INEM (EFE)

El informe lo ha realizado el servicio de estudios de la Caixa a partir de un ‘paper’ de la OCDE. Y su resultado es concluyente. España tiene uno de los mercados laborales más degradados del mundo desarrollado. Sólo comparable al que tienen países como Eslovaquia, Grecia, Hungría, Italia, Polonia, Portugal y Turquía. Pero si la calidad es mala, tampoco la cantidad del empleo es suficiente. España es, junto a Grecia, uno de los dos países con mayor nivel de paro dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El documento de la Caixa parte de una premisa: ¿Cómo medir la calidad del empleo? Y para ello utiliza la metodología de la OCDE, que, ha propuesto un marco conceptual a partir de tres componentes: los ingresos (ajustados por la desigualdad de su distribución), la estabilidad laboral -es decir, las probabilidades de ser despedido- y el ambiente de trabajo, medido como la presión que sufre el empleado por un exceso de peticiones o con recursos insuficientes para desarrollar sus tareas.

Pues bien, según esos baremos, la calidad del empleo en España se sitúa “entre las más bajas de los países de la OCDE”, sostiene el informe. En concreto, el mercado laboral se encuentra entre los 10 países con peores indicadores en dos de los tres factores. En el otro extremo como aseguran los economistas de la Caixa, se encuentran países como Noruega, Suiza o Dinamarca, este último generalmente usado como “paradigma” de un mercado laboral eficiente.

Los economistas de la Caixa culpan en buena medida a la crisis de la degradación del mercado de trabajo en España. Según la OCDE, entre 2007 y 2013 España empeoró de forma intensa en el componente de estabilidad laboral, descendiendo de la posición 27 a la 32 (de 33 países).Mientras que en el indicador de ambiente de trabajo España fue la penúltima clasificada, sólo por delante de Grecia.

Productividad y empleo precario

¿Quiere decir esto que la única ‘culpable’ del deterioro del mercado de trabajo en términos de calidad en el empleo? En absoluto. La Caixa Research recuerda incluso antes de la crisis, cuando la tasa de paro se situaba en torno al 8%, la situación del mercado laboral en términos de calidad “no era nada envidiable”. Es decir, no se trata de realidad de naturaleza coyuntural, sino estructural, lo cual no sólo afecta al mercado laboral, sino, sobre todo, al modelo productivo.

Como aseguran los economistas de la Caixa, la calidad del empleo es una cuestión fundamental también desde el punto de vista agregado, toda vez que está ”estrechamente ligada” a la mejor utilización del trabajo como factor productivo. En concreto, la calidad del empleo influye sobre la participación en el mercado laboral y la productividad de los trabajadores, y, en consecuencia, “incide de forma directa sobre el desempeño macroeconómico de un país”.

El mercado laboral español está entre los 10 países con peores indicadores en dos de los tres factores. En el otro extremo, Noruega, Suiza o Dinamarca

De hecho, el tipo de contrato puede afectar a la productividad, ya que los incentivos del empleado y del empleador de invertir en capital humano específico y formación son inferiores cuando la duración de la relación laboral es menor. Es más, se asegura, “un grado de utilización de los recursos laborales por debajo de su potencial reduce la producción total de la economía”.

Consecuencias perniciosas

Un reciente trabajo del servicio de estudios del BBVA incidía en las mismas deficiencias. Según los autores del trabajo, la segmentación del mercado laboral está teniendo “efectos negativos” sobre la desigualdad. La temporalidad, dice el documento, incide especialmente en los colectivos más vulnerables y con mayores dificultades de inserción laboral (jóvenes y poco cualificados, principalmente), lo que unido a su menor retribución genera un problema de equidad. También tiene consecuencias perniciosas sobre la productividad, tanto individual como agregada.

En su opinión, el menor coste relativo del empleo temporal frente al indefinido da lugar a una estructura productiva en la que predominan las actividades para las que la temporalidad se adapta mejor, al tiempo que perjudica a aquellas más intensivas en capital humano, físico y tecnológico, que requieren de un empleo estable y trabajadores cualificados.

Un reciente estudio de CCOO ponía cifras a ese análisis. En España, sostiene su gabinete técnico, la mayor parte del empleo y la actividad se ubica en actividades de bajo contenido tecnológico según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). Solo el 7% de la población ocupada (y un 9,4% de los asalariados del sector privado) se ubican en estos sectores de contenido tecnológico medio y alto. Y no parece que las cosas mejoren.

Los datos de creación de empleo de 2015 por ramas de actividad muestran que no hay cambios esenciales en el patrón de creación de empleo y de modelo productivo. En 2015 apenas el 8% del empleo neto generado (43.000 ocupados) se concentró en sectores de contenido tecnológico medio y alto de la industria y los servicios, mientras que el 92% se concentró en el resto de sectores (482.000 ocupados)

CCOO apunta un último dato. En septiembre de 2016 menos de la mitad de los afiliados al régimen general cuentan con un contrato indefinido a jornada completa (48%) mientras que el 52% restante presenta algún tipo de precariedad, ya sea por su tipo de contrato (temporal) ya sea por su trabajo por horas (tiempo parcial). Con la crisis, dice el informe del sindicato de Fernández Toxo, ha caído el peso de los afiliados a jornada completa (tanto indefinidos como temporales) mientras han aumentado los afiliados a tiempo parcial (tanto los indefinidos como los temporales).

En la actualidad, la tasa de contratos temporales se sitúa en el 27%, el mayor nivel desde 2008, es decir, al comienzo de la crisis; mientras que la tasa de parcialidad alcanza el 14,6%. El desempleo afecta al 18,9% de la población activa.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios