España enfría las previsiones de la UE sobre energías limpias: "Demasiado optimistas"
  1. Economía
carta del gobierno al comisario cañete

España enfría las previsiones de la UE sobre energías limpias: "Demasiado optimistas"

"No parece viable que se triplique en solo 10 años la contribución de la producción solar en España, ni tampoco que se produzca un incremento de casi un 30% en la generación eólica"

placeholder Foto: Planta de energía solar en España. (Reuters)
Planta de energía solar en España. (Reuters)

Nuevo jarro de agua fría a las renovables en España. El pasado mes de junio, el Gobierno en funciones trasladó a la Comisión Europea su escepticismo con las previsiones planteadas para las próximas décadas en materia de energías limpias. En una carta remitida al comisario español Miguel Arias Cañete, el por entonces secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, actual secretario de Estado de Presupuestos y Gastos y hermano del ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, califica de “demasiado optimista” el panorama energético español esbozado por la Unión Europea hasta 2030. “La estimación queda muy alejada de lo que sería un escenario tendencial sin medidas adicionales a las ya adoptadas”, considera.

Foto: Foto: EFE. Opinión

A lo largo de los dos folios de la carta -proporcionada a El Confidencial por la propia Comisión Europea a través de la plataforma AsktheEU.org-, Alberto Nadal muestra su “profunda preocupación” por los datos para España recogidos en el ‘Reference Scenario 2016’ al tiempo que pide “una previsión más realista”. El documento plasma las proyecciones de la UE en energía, transporte y emisiones de gases de efecto invernadero para cada uno de los Estados miembro hasta 2050.

En concreto, Nadal califica de “demasiado optimista” el “incremento del 46% sobre el porcentaje actual de renovables en generación eléctrica” para el período 2020-2030 “y sin medida adicional alguna” plasmado por la Comisión en su informe. Este escenario supondría un aumento del peso de las renovables en España de un 40% en 2020 a un 57% una década más tarde.

En el siguiente párrafo, el secretario de Estado coincide con la UE en que “la reducción de costes de determinadas tecnologías renovables hace previsible la entrada de nuevas instalaciones, incluso sin un régimen retributivo específico”. Pero de inmediato vuelve a echar mano de la expresión anterior para enfriar las expectativas comunitarias: “Consideramos que el momento en el que se va a producir esa ruptura tecnológica es quizá demasiado optimista”.

A continuación, Nadal abunda en este aspecto y se centra en las energías solar y eólica: “No parece viable que se triplique en solo 10 años la contribución de la producción solar en España, ni tampoco que se produzca un incremento de casi un 30% en la generación eólica, máxime cuando a día de hoy el peso de la generación eólica ya supera el 20% en el mix”.

El último argumento utilizado por el Gobierno para refutar las previsiones europeas tiene que ver con el escenario de que la economía española aumente de 1,207 billones de euros en 2020 a 1,447 billones una década más tarde y al mismo tiempo haya un descenso del consumo energético del 8% en estos diez años. A juicio de Alberto Nadal, la evolución simultánea de estos dos indicadores “tampoco parece compatible”.

Tras el esfuerzo en eficiencia en los últimos años, cualquiera adicional se torna cada vez más oneroso económicamente para un ahorro de energía dado

“Esto supondría lograr unos incrementos de eficiencia energética tales que no serían compatibles con la necesidad de este país de continuar reduciendo la tasa de desempleo e incrementado la competitividad de sus empresas”, explica Nadal. Y sentencia: “Tras un notable esfuerzo inversor en eficiencia en los últimos años, cualquier esfuerzo adicional se torna cada vez más oneroso económicamente para un ahorro de energía dado”.

Respuesta del comisario Cañete

Dos meses y medio más tarde, Miguel Arias Cañete respondía a la misiva de Alberto Nadal recordándole que “el Escenario Europeo de Referencia 2016 incluye las políticas adoptadas antes de final del 2014 y ha sido elaborado por la Comisión en colaboración con los Estados Miembros”.

El comisario de Acción por el Clima y Energía reafirma las previsiones de la UE al insistir en el “desarrollo significante de las fuentes de energía renovable y de eficiencia energética más allá de 2020”. Entre los factores que Cañete utiliza para justificar esta afirmación, señala “el progreso tecnológico, el impacto del Sistema de Comercio de Emisiones (continuación de la reducción más allá del 2020), la mejora del mercado de la energía y los efectos a largo plazo de la legislación existente”.

Respecto al escenario planteado para la energía solar en España, el que fuera ministro en el Gobierno de Rajoy recuerda que “los costes tecnológicos (…) hacen que este tipo de generación sea cada vez más competitivo respecto a otras tecnologías convencionales”, al tiempo que alude al “gran potencial del Sur de Europa” para producir electricidad a partir del Sol. El comisario también señala la competitividad tecnológica de la energía eólica terrestre para justificar las previsiones de la Comisión Europea en este ámbito.

“El aumento de energías renovables después del 2020, por tanto, no es el resultado de políticas concretas, sino que está basado en las condiciones económicas, que se proyectan favorables para la inversión en las tecnologías más maduras de generación de energías renovables”. Pese a ello, Cañete considera que “las actuales tendencias y políticas no serán suficientes para cumplir con nuestros objetivos comunes de energía y clima para el 2030 y el 2050”.

Energías renovables Energía Contaminación Energía eólica Energía fotovoltaica Comisión Europea Miguel Arias Cañete Alberto Nadal Ley Transparencia
El redactor recomienda