Los principales actores ven insostenible el sistema público actual

Ofensiva del sector financiero para sacar tajada del debate sobre las pensiones

Al calor del debate sobre las pensiones públicas que arranca esta semana en el seno del pacto de Toledo tratan de imbuir la necesidad de contratar productos para mantener el nivel actual

Foto: Montoro con Báñez en el Congreso. (EFE)
Montoro con Báñez en el Congreso. (EFE)

El sector financiero en España trata de tejer alianzas para que su postura quede patente ahora que arrancan las negociaciones para discutir el futuro de las pensiones públicas dentro del Pacto de Toledo. Así lo demostró en un acto celebrado este lunes con destacados actores del sector financiero privado. 'La hora de la verdad para las pensiones. Hacia un nuevo Pacto de Toledo' se denominaban las jornada que inauguró la directora general de Seguros y Fondos de Pensiones, Flavia Rodríguez-Ponga, cargo adscrito al Ministerio de Economía.

Este miembro del Gobierno estuvo acompañada por, entre otros, Ángel Martínez-Aldama, presidente de la patronal de fondos InvercoLuis Miguel Ávalos, director del Área de Seguros Personales de Unespa, la patronal de las aseguradoras, y Jean-Paul Rignault, consejero delegado de AXA, entidad que patrocinaba el evento.

Durante la conferencia, los diferentes protagonistas pusieron el acento en la necesidad de reformar el sistema público de pensiones, que tras los últimos ajustes llevados a cabo, irá perdiendo tracción. Inverco sostiene que la tasa de sustitución (diferencia entre el último salario y la primera paga de la pensión) sufrirá una reducción del 30%, ya que en España este indicador es el más alto de Europa

Los expertos pusieron el acento en la necesidad de reformar el sistema público de pensiones, que tras los últimos ajustes llevados a cabo, irá perdiendo tracción

Para estos expertos, la caída de las prestaciones por jubilación es debida a un problema estructural de la pirámide poblacional, que hace que el sistema de reparto de las pensiones (los trabajadores de ahora pagan las pensiones de los jubilados y devengan un derecho a percibirlas en el futuro) cada vez se sustente con menos trabajadores y el número de jubilados vaya en aumento. 

Para ello, Gregorio Gil de Rozas, responsable de pensiones de Willis Towers Watson, indica que el sistema debe reposar sobre dos pilares además de la Seguridad Social: los productos de ahorro de las empresas para los trabajadores que está extendido en otros países y las contribuciones a planes de capitalización privados de los propios ciudadanos. Este experto, que trabaja para muchas de las grandes compañías en España, advierte de la necesidad de actuar de manera urgente.

En esta línea, todos se han puesto de acuerdo en que se debe reactivar el Real Decreto aprobado por el PP para enviar información por carta a todos los contribuyentes con la previsión de qué cantidad cobrarán de pensión pública en función de sus circunstancias personales al término de su vida laboral. Esta medida lleva en 'standby' varios años. Muchos expertos apuntaron en su día a que el Ejecutivo prefirió obviar esta información ante el rechazo electoral que podría suscitar. Otra cuestión en línea con la anterior es el impulso de la educación financiera. La responsable de la DGS, Rodríguez-Ponga, señaló que trabaja con la CNMV y el Banco de España para desarrollar esta enseñanza.

Todos los ponentes creen necesario que se empeicen a mandar cartas a los contribuyentes con la previsión de pensión que cobrarán de la Seguridad Social

Con todo, el sector financiero no considera que los españoles no ahorren sino que lo han hecho principalmente en el sector inmobiliario. Para que se expandan los productos financieros de ahorro a largo plazo pensados para completar la jubilación de la Seguridad Social se deben hacer reformas fiscales que las hagan más atractivas. En la actualidad, señalan, sólo gozan de ventajas por tener las retenciones impositivas diferidas, pero finalmente se tributa por ellos como una renta del trabajo, lo que supone una mayor carga fiscal que cualquier renta del ahorro.

Los ponentes, que departieron ante una sala llena con más de 300 personas vinculadas del sector financiero, fueron unánimes en señalar que será imposible mantener el nivel de las pensiones con el actual sistema de contribuciones a la Seguridad Social. Aunque ninguno cree que haya que acabar con él, todos piensan que se debe complementar con productos de ahorro privado. Todos dan por muerto ya el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, el cual creen que se secará como muy tarde en 2019 y podría hacerlo incluso el próximo año. Las jornadas concluyeron con la participación de políticos de los principales partidos que participaron en una mesa redonda. Esta parte de la sesión estuvo encabezada por Celia Villalobos, presidenta de la comisión del Pacto de Toledo. 

Problemas de rentabilidad vs comisiones

Esta ofensiva del sector financiero llega en el momento en que los tipos de interés son los más bajos de la historia y la rentabilidad es más difícil de obtener. A pesar del mal momento que atraviesa el ahorro en la actualidad, ningún interviniente ha entrado en la cuestión de las comisiones que el sector financiero cobra a los ahorradores por los productos de inversión, y que en repetidas ocasiones cercena los beneficios. Sin embargo, estas comisiones están siendo uno de los principales caladeros de ingresos que están teniendo los bancos, dados los cada vez más menguantes márgenes que les queda en su negocio de concesión de crédito tradicional. Durante las jornadas, tampoco salió a la palestra la posibilidad de crear un sistema de capitalización público, como existe en otros países como Noruega o Japón. 

En cuanto a las posibles reformas para las pensiones, los expertos marginaron cualquier posibilidad de que se recauden más impuestos para sufragar su gasto, que se sustentan con las contribuciones a la Seguridad Social. El alto endeudamiento que acarrea España, sumado al déficit, deja, según los expertos, pocas posibilidades de subir impuestos o reducir gastos y que reciba el plácet de Bruselas. Por el momento, el Ejecutivo sondea sobre todo un posible alza del impuesto de sociedades de las empresas, que trimestre a trimestre mejoran sus beneficios. Estimaron positivo para el sistema de pensiones la reducción del paro, pese a que no consigue paliar el déficit de la Seguridad Social que está acabando con el Fondo de Reserva. Los bajos salarios unido a las bonificaciones de las cotizaciones para incentivar la contratación, abocan a que el sistema cada vez ofrezca una menor cobertura, un hueco al que ahora se lanza el sector financiero.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios