Asegura que se pasaron "de frenada"

Alcalde de A Coruña (En Marea): "Me arrepiento de haber recortado asesores"

Ferreiro admite que está teniendo serios problemas para fichar los perfiles profesionales que querría, lo que hace que a la falta de manos se sume la menor calidad

Foto: El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro. (EFE)
El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro. (EFE)

"Nos pasamos de frenada". Con esta lapidaria frase, el alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, se ha desmarcado del discurso que sostuvieron las Mareas antes de las elecciones municipales de mayo de 2015 en todo lo relativo al número de asesores y sus salarios. Ferreiro hizo estas declaraciones el pasado domingo por la noche, durante un cóctel informal que sirvió de antesala al XIX Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que se celebra este lunes y martes en A Coruña.

Mientras departía relajadamente con la prensa, el alcalde hizo balance de sus primeros 16 meses en el poder con un claro mensaje de desencanto hacia la clase política, a la que considera más preocupada por sus propios intereses que por la ciudad, y un examen de conciencia respecto a una bandera que deberían haber enarbolado a menor altura: la del ajuste en el número de asesores.

"Me arrepiento de haber recortado tanto", admitió Ferreiro, quien ahora que está dentro de la alcaldía y ve el elevado volumen de trabajo que conlleva el Gobierno local; en este sentido, admite haberse "pasado de frenada", tanto por la necesidad de más manos como de mayores salarios. El nuevo consistorio de Marea Atlántica adoptó como una de sus primeras medidas estrella ahorrar un millón de euros en sueldos, limitando el salario del alcalde a 40.000 euros anuales, y el de los concejales, a 35.000 euros.

Con estas remuneraciones, Ferreiro reconoce que está teniendo serios problemas para fichar los perfiles profesionales que querría, lo que hace que a la falta de manos se le sume también la merma de calidad. "Con estas condiciones, solo estás aquí si estás plenamente comprometido con el proyecto, si no, no", señaló.

Aunque admite que debe de haber algún tipo de control que impida colocar a dedo a amigos, el alcalde de A Coruña ha visto que los 32.000 euros que puede pagar a sus asesores se quedan cortos para atraer el talento que querría.

"Más sucia de lo que parece"

Los sueños (o ensoñaciones) que pudo tener Ferreiro en el pasado sobre la política se han esfumado en poco más de un año, tiempo más que suficiente para que haya descubierto que "la política es mucho más sucia de lo que parece", según sus propias palabras. Sin embargo, esa crítica que hace al resto de formaciones del consistorio coruñés que, con su oposición a Marea Atlántica, han hecho que hasta el pasado verano Ferreiro no haya podido aprobar Presupuestos, no la ve tan clara a la hora de entonar un 'mea culpa' hacia su propio partido y todas las confluencias que se posicionan en torno a Podemos.

Sigue rechazando que Podemos y sus marcas deban hacer un examen de conciencia por no haber sido capaces de haber acercado posiciones con Sánchez

De hecho, cuando él mismo ya da por descontado que Mariano Rajoy será investido presidente sin necesidad de terceras elecciones, sigue rechazando que Podemos y sus diferentes marcas deban hacer un examen de conciencia por no haber sido capaces de haber acercado posiciones con Pedro Sánchez, exlíder del PSOE, en la anterior legislatura. "Hombre, si ahora lo comparas con que gobierne Rajoy... Pero no podíamos aceptar aquello, cuando nosotros tenemos prácticamente los mismos diputados...". Solo al final, y a regañadientes, reconoció que también se pasaron de frenada con exigencias como la del CNI.

Esta relación amor-odio que mantienen Podemos y sus confluencias con el PSOE atraviesa ahora uno de sus momentos más difíciles, con la amenaza de Pablo Iglesias a los presidentes de comunidades socialistas de que les quitarán su respaldo si se abstienen en la investidura de Rajoy. Un dardo envenenado para Ferreiro, que necesita el apoyo del PSOE para mantenerse en la alcaldía y que, ante la falta de manos derivada de su duro ajuste, pone como ejemplo de hacia dónde pueden ir las cosas la decisión de Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, de dar entrada en el Gobierno a los socialistas.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios