Es noticia
Menú
Las nuevas previsiones del Gobierno: 50 dólares barril y 1,9% el bono a 10 años
  1. Economía
La gran incógnita sigue siendo el brexit

Las nuevas previsiones del Gobierno: 50 dólares barril y 1,9% el bono a 10 años

Las nuevas previsiones del Gobierno para 2017 parten de dos supuestos. El petróleo se situará en el entorno de 50 dólares y los tipos de interés a 10 años subirán hasta el 1,9%

Foto: El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos. (Reuters)
El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos. (Reuters)

Los supuestos básicos del escenario macroeconómico que enviará el Gobierno a Bruselas contienen novedades respecto del aprobado antes de agosto. En particular, en lo referente al contexto internacional. Por un lado, el Ministerio de Economía estima que el precio del petróleo se situará en 2017 (media anual) en el entorno de los 50 dólares barril, un 10% más que lo estimado hace dos meses. Por otro, la rentabilidad del bono español a 10 años escalará hasta el 1,9%. En ambos casos, por encima de los niveles de 2016: 43,4 dólares el barril de crudo y el 1,7% los tipos a largo. Los tipos a corto (Euribor a tres meses) se mantendrán en el -0,3%, lo que supone un alivio para las hipotecas. ¿La gran incógnita? El impacto del Brexit.

El nuevo escenario se incluye en el Plan Presupuestario que enviará el Gobierno en funciones a Bruselas en los próximos días, que prevé un crecimiento económico del 2,3%, tasa similar a la estimada por el consenso de los analistas.

El informe preceptivo de la Autoridad Fiscal Independiente (Airef) ha considerado “prudentes” las hipótesis del Gobierno respecto del rendimiento de los títulos de deuda pública, que se sitúan en línea con las expectativas del mercado en el segmento de corto, y por encima de las mismas en el largo plazo.

Aun así, la Airef recuerda que estas previsiones están sustancialmente por encima de los rendimientos implícitos en los mercados de futuros (1 y 1,1 puntos porcentuales para 2016 y 2017, respectivamente). Y su conclusión es que eso implica una ampliación de la prima de riesgo respecto de la referencia de 10 años alemana. Y que ahora se sitúa en el entorno de los 100 puntos básicos.

Es decir, esto significa que el Gobierno, a la hora de hacer sus cálculos presupuestarios, trabaja con la idea de que el BCE mantendrá los estímulos monetarios (compra de títulos por valor de 80.000 millones de euros mensuales) más allá de marzo de 2017, que es límite que se impuso el propio Banco Central Europeo. Algo que los mercados descuentan. La normalización monetaria, por lo tanto, será muy gradual pese a la previsible subida de los tipos de interés en EEUU.

Petróleo más caro

Igualmente, la hipótesis sobre precios del crudo se ha revisado al alza con respecto a la última actualización del Programa de Estabilidad aprobado por el Gobierno, en línea con la evolución del precio del barril de Brent, que ha crecido más de un 45% desde los mínimos de 28,1 dólares por barril alcanzados en febrero de 2016. En concreto, para el 2016 y 2017 las cifras del Plan Presupuestario suponen una subida hasta alcanzar niveles en el entorno de los 50 dólares barril, recuperando los niveles de 2015. El Gobierno, en este caso, se ajusta a lo que fijan los mercados de futuros a un año, que sitúan el barril de crudo (159 litros) en 53,53 dólares.

Respecto del tipo de cambio, las previsiones del Gobierno lo sitúan en 1,1 dólares por euro, lo que supone mantener los niveles actuales. Por lo tanto, eso sugiere que el endurecimiento de la política monetaria en EEUU, en pleno camino hacia la normalización, será también muy gradual. Las previsiones del Gobierno de abril, presentadas por el ministro De Guindos en el Congreso, situaban el tipo de cambio euro/dólar en 1,09.

El mayor interrogante para el año próximo seguirá siendo el impacto del Brexit. Hoy se da por hecho en todos los informes de los organismos multilaterales (FMI u OCDE) que la salida británica de la UE tendrá un impacto negativo sobre la confianza de los agentes económicos y sobre la volatilidad de los mercados, y, con ello, sobre el comercio mundial y los flujos de inversión.

En cuanto al empleo, el Gobierno estima que aumente una o dos décimas menos que el PIB real, que se traducirían en incremento de la productividad aparente del trabajo. Es decir, alrededor de 350.000 puestos de trabajos nuevos.

En consecuencia, la tasa de paro se prevé que descienda hasta el 17,8% el próximo año, una cifra algo menor que la de consenso de los servicios de estudios privados (18,3%), con respecto de las cuales presenta un sesgo grande, y que la proyectada por las instituciones internacionales, pero idéntica a la prevista por el Banco de España. Los modelos utilizados por la Airef lo corroboran.

La evolución de costes y precios prevista en el cuadro macroeconómico del Gobierno es también muy similar a la del consenso de las instituciones privadas, mostrando una aceleración hasta tasas positivas en torno al 1,2%, ligeramente inferiores a la previsión de inflación del Banco de España (1,5%).

En cuanto al déficit público, el ministro De Guindos ya ha reconocido durante la última reunión del Eurogrupo que se situará en 2017 por encima del 3,1% previsto, y que es el nivel exigido a España por sus socios para 2017. Ello supone que cuando haya un nuevo Gobierno se tendrán que tomar medidas para reconducir ese desequilibrio. Ese ajuste -que podría situarse en el entorno de los 5.000 millones de euros entre ingresos y gastos- podría alterar el cuadro macroeconómico. En particular, el consumo público.

Los supuestos básicos del escenario macroeconómico que enviará el Gobierno a Bruselas contienen novedades respecto del aprobado antes de agosto. En particular, en lo referente al contexto internacional. Por un lado, el Ministerio de Economía estima que el precio del petróleo se situará en 2017 (media anual) en el entorno de los 50 dólares barril, un 10% más que lo estimado hace dos meses. Por otro, la rentabilidad del bono español a 10 años escalará hasta el 1,9%. En ambos casos, por encima de los niveles de 2016: 43,4 dólares el barril de crudo y el 1,7% los tipos a largo. Los tipos a corto (Euribor a tres meses) se mantendrán en el -0,3%, lo que supone un alivio para las hipotecas. ¿La gran incógnita? El impacto del Brexit.

Banco Central Europeo (BCE) Petróleo Banco de España Rentabilidad Ministerio de Economía Prima de riesgo Euríbor Paro Eurogrupo PIB Tipos de interés Inflación
El redactor recomienda