el zika pone en jaque al país

"Cancelar los Juegos Olímpicos es lo mejor que le podría pasar a Brasil"

A falta de 65 días para que la antorcha olímpica encienda el pebetero de Río de Janeiro, todo son pulgas para un país que adolece de la peor crisis en 40 años

Foto: Río de Janeiro combate el Zika. (EFE)
Río de Janeiro combate el Zika. (EFE)

A falta de 65 días para que la antorcha olímpica encienda el pebetero de Río de Janeiro, todo son pulgas para un país que padece la peor crisis en 40 años. La puntilla ha sido la alarma social desatada por la epidemia del virus del Zika, que tiene precisamente en Brasil su epicentro. 

Tal es así que mientras deportistas como Pau Gasol han hecho públicas sus dudas sobre si acudir o no a los Juegos Olímpicos el próximo mes de agosto, un grupo de 150 expertos ha pedido en una carta abierta enviada a la Organización Mundial de la Salud (OMS) la suspensión de los mismos por el riesgo de pandemia.

Sin embargo, una medida de estas características ha sido descartada de lleno tanto por el Comité Olímpico Internacional como por las autoridades de Río de Janeiro. Y es que, amparándose en que las medidas sanitarias son seguras de cara a la cita, que la suspensión no impediría la propagación del virus y que el riesgo de epidemia es menor, ya que en ese tiempo es invierno en Brasil, reduciendo el número de mosquitos que son los portadores del virus, el encuentro deportivo sigue adelante, ya que es mucho lo que está en juego.

[Hay motivos reales para temer al Zika en los Juegos Olímpicos de Río]

En este sentido, los expertos que firmaron la misiva aducen que la prolongada relación entre la OMS y el COI supone un conflicto de intereses. “Prejuzgar que no habrá un montón de problemas antes de revisar la nueva evidencia [de los efectos del Zika] es extremadamente impropio por parte de la OMS, y sugiere que se necesitaría un cambio de liderazgo para restaurar la credibilidad de la organización", aseguran.

Se eleva el gasto en un 67%

No en vano, el esfuerzo llevado a cabo por Brasil para alojar unos JJOO es mayúsculo, teniendo en cuenta la profunda crisis económica, fiscal y política que atraviesa el país. Sin ir más lejos, este mismo martes, la OCDE ha anunciado que espera una contracción del 4,3% para este año, después de que el PIB cayera un 3,9% en 2015, mientras que el desempleo continúa incrementándose desde el 7%, la inflación roza el doble dígito y el real se devaluó un 48% frente al dólar el año pasado.

Vista aérea de las obras en la cancha de tenis del Parque Olimpico.
Vista aérea de las obras en la cancha de tenis del Parque Olimpico.

Por ese motivo, una cancelación, que sería histórica, no haría sino mermar todavía más la confianza de los inversores internacionales en la capacidad del país y privaría a las arcas del Estado de los ingresos procedentes del turismo -se espera que se alcancen los 500.000 visitantes durante los Juegos- que, aunque no cubren los gastos -solo Barcelona y Sídney han logrado rentabilizar la celebración de unas olimpiadas gracias a un modelo que se ha intentado replicar en ediciones posteriores-, sí alivian.

Y es que el cálculo del coste de organizar los Juegos hasta la fecha oscila entre los 12.000 y los 16.000 millones de dólares, lo que supone un 67% más del gasto presupuestado inicialmente. Además, las obras todavía llevan mucho retraso y para llegar a la cita se van a tener que duplicar los esfuerzos en los dos meses que restan, y por supuesto que no suceda como con el Mundial de fútbol, en que todavía había operarios rematando estadios en el momento de la inauguración.

Infraestructuras sin acabar

La mayor duda es la línea 4 de metro, crucial para descongestionar el tráfico en Río y que supone la columna vertebral del plan de transporte planeado para los Juegos. Además, aunque las obras de las instalaciones deportivas y la Villa Olímpica están al 98%, según el director de Proyectos de la Empresa Olímpica Municipal, Roberto Ainbinder, lo que supone 12 de las 15 instalaciones que había que construir, los problemas no han terminado.

Hombres trabajando en las obras de ampliación de la línea 4 del metro.
Hombres trabajando en las obras de ampliación de la línea 4 del metro.

La semana pasada, un tramo del carril bici que está construido sobre el mar y que forma parte del legado olímpico se vino abajo por el impacto de una ola gigante, lo que ha puesto en evidencia las negligencias de una de las constructoras que tiene adjudicadas varias de las instalaciones. Por este motivo, se ha puesto en marcha una revisión más estricta de las obras, lo que puede provocar todavía más retrasos, así como modificaciones en instalaciones ya terminadas.

Tal es la preocupación que las reuniones y la inspecciones llevadas a cabo por el Comité Olímpico Internacional de cara a esta edición han sido más periódicas que en citas anteriores. Precisamente, este miércoles comienza una mesa de trabajo en el COI que se prolongará hasta el viernes y que arrojará luz sobre la situación real del proyecto a día de hoy.

Sería mejor la cancelación

Mientras tanto, llegados a este punto, los expertos empiezan a creer que, desde un prisma económico, lo mejor que le podría pasar a Brasil es que el COI anulara los Juegos. Esto solo ha ocurrido en cuatro ocasiones anteriormente, y por causa de fuerza mayor. 

En 1908, cuando estaba prevista su celebración en Roma, se trasladaron a Londres por los problemas financieros producidos tras la erupción del Vesubio en 1906. En 1916, la Primera Guerra Mundial impidió que se realizaran los Juegos en Berlín. En 1938, Japón renunció a su derecho de organizar los Juegos de 1940 tras invadir el año anterior China, con lo que el COI los trasladó a Finlandia, que fue atacada en 1939 por la Unión Soviética, por lo que, finalmente, ni esos ni los de 1944 se celebraron por el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Las cancelaciones de viajes para acudir a los JJOO de Río de Janeiro, consultas sobre el virus del Zika y la toma de seguros de salud van en aumento

Y es que a día de hoy solo se han vendido la mitad de las entradas, mientras que las cancelaciones de viajes, consultas sobre el Zika y la toma de seguros de salud van en aumento, según los datos que ha ofrecido la publicación especializada 'Traveler' recientemente. Esto puede suponer que ni siquiera la baza de la generación de ingresos pueda compensar la celebración de los mismos en el clima de alarma que se ha generado, amén de la mala imagen que supondría para el país ser el foco de una pandemia mundial cuando, precisamente, uno de los alicientes de ser sede olímpica es la proyección internacional que tiene la ciudad.

Canalizar inversión a otras infraestructuras

En este sentido, Alex Fusté, analista jefe de Andbank, asegura que “la cancelación de los JJOO es lo mejor que le podría pasar ahora a Brasil”. No en vano, “queda muchísima obra por hacer y ese gasto que queda pendiente no se llevaría a cabo y podría canalizarse hacia bancos públicos como el BND o a otras infraestructuras de mayor retorno que un estadio”, afirma.

Sería el caso de la red ferroviaria, tan necesaria en el territorio teniendo en cuenta que Brasil es el país donde resulta más caro transportar el grano desde el lugar de origen a los puertos para su exportación, o de las propias instalaciones portuarias, que suponen un cuello de botella con camiones cargados esperando hasta tres semanas para embarcar. Y es que la inversión de capital per cápita es de las peores del mundo y, sobre PIB, la peor de Latinoamérica. Algo que no ayuda al país a salir de la crisis.

“Además, realmente el zika es una preocupación, con lo que el desplazamiento de turistas iba a ser menor en cualquier caso, por no hablar de la necesidad imperiosa de recuperar la confianza de la comunidad internacional”, concluye el experto.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios