sería el primer inmobiliario en liderar este 'lobby'

Juan José Brugera se perfila como nuevo presidente del Círculo de Economía

Con su nombramiento, sería el primer inmobiliario que llega al cargo y además sin ocupar ninguna de las tres vicepresidencias de la entidad, tal como es tradición

Foto: Luis de Guindos junto al presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, en una imagen de mayo de 2015. (EFE)
Luis de Guindos junto al presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, en una imagen de mayo de 2015. (EFE)

El presidente de Inmobiliaria Colonial, Juan José Brugera, se perfila como el candidato más probable para suceder al economista Antón Costas como presidente del Círculo de Economía, según han apuntado fuentes empresariales cercanas a este 'lobby' económico, uno de los más antiguos y también de los más influyentes de España y que funciona como un grupo de presión del empresariado y altos directivos de Cataluña, tanto en la política catalana como en la española.

Brugera es una novedad por varios factores: sería la primera vez que un empresario del sector inmobiliario llegase a este puesto. Los promotores tradicionales -Núñez y Navarro, La Llave de Oro, etc.- siempre han buscado otros organismos para influir en la sociedad: históricamente, la Cámara de Comercio de Barcelona, por ejemplo, ha sido una de estas instituciones. Además, Brugera no es vicepresidente del Círculo de Economía, cuando tradicionalmente para ser nombrado presidente hay que haber pasado antes por la vicepresidencia. Pero en el caso de Brugera no será así.

El nombre de Brugera ha surgido cuando se han iniciado los sondeos previos a los tres vicepresidentes actuales. De este grupo, el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, se ha autodescartado, tal y como lleva haciendo desde hace años, por considerar que un presidente de banco no debe tener tanta visibilidad. El caso del presidente de Agrolimen, Artur Carulla, es diferente. Él querría, pero en la institución hay consenso de que los problemas fiscales a los que se enfrentó su familia hacen poco conveniente que aparezca como la persona más preeminente.

El presidente de Inmobiliaria Colonial se perfila como el candidato más probable a suceder a Antón Costas en el Círculo de Economía, lo que supone novedades

El último vicepresidente y sobre el que hay acuerdo de que sería la persona ideal para algo así es Marc Puig, presidente del grupo de perfumes y moda Puig. Pero él también ha rechazado el ofrecimiento, al considerar que el momento de expansión que vive su compañía, entre las 10 más importantes del mundo en su segmento de actividad, le hace imposible compaginar sus tareas directivas -es presidente ejecutivo- con otros puestos de responsabilidad.

Aun así, algunos miembros del Círculo todavía siguen presionando a Marc Puig para que acepte, argumentando que, arropado con unos vicepresidentes de nivel, el cargo va prácticamente solo. Pero Puig sigue manifestando fuertes reticencias.

Los ojos sobre Brugera

Por ello, todos los ojos se han fijado en Juan José Brugera. Primero porque, junto con el consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas, ha sido capaz de darle la vuelta a la compañía como un calcetín. Y ahora es una de las inmobiliarias que pueden seguir haciendo adquisiciones en un entorno económico saneado. También porque Antón Costas, un académico, ya ha cumplido su función, capear el temporal en el momento álgido del independentismo, al que el Círculo de Economía se opone. El momento de bajón que está viviendo el 'procés' parece óptimo para que, de nuevo, un empresario de primera línea vuelva a estar a la cabeza de la institución.

Brugera aportaría novedades al Círculo de Economía. (EFE)
Brugera aportaría novedades al Círculo de Economía. (EFE)

También juega a favor de Brugera la recuperación del prestigio del sector inmobiliario, con el 'boom' de las socimis y el regreso de esta rama de actividad económica a una cierta normalidad.

Fuentes oficiales del Círculo de Economía no han querido comentar la cuestión, asegurando que todavía no es el momento. Sin embargo, otras fuentes consultadas han afirmado que tras las jornadas de Sitges que se celebrarán este año entre el 26 y el 28 de mayo, en otoño se reunirá el cónclave formado por los expresidentes y lo más probable es que se nombre candidato a Brugera, pese a no ser vicepresidente. Se ha recordado que en esta cuestión ya se hicieron excepciones, como cuando llegaron a la presidencia el presidente de Abertis, Salvador Alemany (2008), o el de Vueling, Josep Piqué (2011).

Candidatura única

En toda la historia del Círculo de Economía, la candidatura de la junta ha sido única, con lo que las elecciones son más simbólicas que otra cosa. Nunca han concurrido dos candidatos, pese a que sería fácil hacerlo.

Por tanto, las tensiones internas se producen en la elaboración de los miembros de la junta, que reflejan, entre otras cuestiones, el peso de sectores empresariales o de grupos concretos, como es el caso de La Caixa. Noviembre será el mes clave para el nombramiento de Brugera.

Caballos de batalla y tradiciones

El Círculo de Economía ha tenido diversos caballos de batalla: desde la bajada de los tipos de interés en la época en que era ministro Carlos Solchaga, hasta un mayor peso de Cataluña como sede de instituciones del Estado español. Del Círculo salió la idea, por ejemplo, de traer a Cataluña la sede de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones. Ahora, además de oponerse al proyecto independentista, son grandes defensores del eje ferroviario del Mediterráneo -una vía para mercancías que vaya desde Algeciras hasta la frontera francesa uniendo los puertos del levante español- o de un nuevo sistema de financiación autonómica más equitativo que el actual, pero que al mismo tiempo solvente el encaje de Cataluña en el resto de España.

Las tradiciones tiene un gran peso en el Círculo de Economía, en donde nunca ha habido dos candidatos para unas elecciones a la presidencia de la entidad

El Círculo tiene sus propias reglas internas y tradiciones. Así, por ejemplo, los directivos que presiden han de provenir de una formación jesuítica, en detrimento del Opus Dei, el otro caladero de enseñanza para altos cuadros empresariales catalanes, si bien ha habido excepciones como Josep Piqué. Hay una mayor cercanía, en clave española, a los socialistas que a los populares. Y se mantiene una distancia respetuosa con la Generalitat, de manera que CiU nunca pudo invadir este espacio de la sociedad civil, ni siquiera en sus épocas de mayor dominio social en Cataluña.

Pese a este conjunto de tradiciones, el Círculo de Economía refleja más bien una anomalía en Cataluña: como un grupo de directivos en donde era más importante la gestión que la propiedad, ya que muchos de ellos estaban vinculados al entorno de La Caixa, no se sentía suficientemente representado por la patronal, Fomento del Trabajo, visto por este colectivo como algo arcaico y poco vinculado a la realidad catalana. Más preocupados por el debate de ideas que por la negociación de convenios, el Círculo nunca renunció a su catalanidad pese a operar en un ámbito estatal y defender desde siempre tres ejes de pensamiento: la democracia -nació en el franquismo-, el europeísmo y la libertad de mercado.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios