Cuidado con el euro: uno de los vientos a favor amenaza con soplar ya en contra
se aprecia cerca de un 6% en 2016

Cuidado con el euro: uno de los vientos a favor amenaza con soplar ya en contra

La divisa europea continúa elevando su presión sobre el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y sobre la economía europea con su progresivo goteo alcista

Del mercado de divisas solo hay una cosa segura: los pronósticos siempre se equivocarán. Al menos, eso es lo que suele alegarse en círculos financieros. El mercado de los mercados, el que más horas seguidas opera, el más líquido y el más global, es una auténtica caja de sorpresas. Y suele ser un especialista en registrar movimientos contrarios a los esperados. En 2016 está ofreciendo sobradas muestras de esta fama, y lo está haciendo con el cruce de cruces: el del dólar y el euro -ver vídeo que protagoniza esta información-

Las previsiones recogían, mayoritariamente, una secuencia alcista adicional del 'billete verde'. Se apoyaban en unas expectativas que, a finales de 2015, descontaban hasta cuatro subidas de los tipos de interés en Estados Unidos por parte de la Reserva Federal (Fed). Sobre esta base, incluso se comentaba la opción de que el euro se depreciara hasta la paridad contra el dólar, algo que no ocurre desde 2002. 

Poco más de cuatro meses después, la realidad es que el euro, lejos de bajar, está subiendo. Ya no se espera tanto de la Fed, que como mucho tendrá margen para elevar los tipos una o dos veces, y este cambio de expectativas deja su huella en el cuerpo a cuerpo entre el euro y el dólar.

La clave no está tanto en el euro como en el dólar; el 'billete verde' se está debilitando por el enfriamiento de la subida de los tipos de interés en Estados Unidos

Tras despedir el pasado ejercicio en los 1,086 dólares, esta semana ha tocado incluso los 1,16 dólares, algo que no ocurría desde agosto. Aunque luego se lo ha tomado con más calma y ha terminado la semana entre los 1,14 y los 1,15 dólares, ese impulso ya causó una considerable dosis de nerviosismo en la Eurozona porque prolonga el goteo alcista que viene protagonizando en 2016

La caída que el euro había venido registrando desde mayo de 2014, cuando rozó los 1,40 dólares, se había convertido en uno de los denominados vientos de cola que habían contribuido a la recuperación en la Eurozona y en países como España. Por eso, su fortaleza actual incomoda tanto; porque ese viento a favor amenaza con soplar en contra en caso de seguir apreciándose. 

Un euro más fuerte mete presión al presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, que contaba con una divisa más débil para fabricar inflación. Y también incomoda en el conjunto de la Eurozona porque puede frenar un crecimiento que en ningún caso será robusto. La Comisión Europea pronosticó este martes un crecimiento del 1,6% para el conjunto de la Eurozona en 2016. 

 

 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios