reunión de política monetaria

El BCE se reúne en medio de las críticas de Berlín y la banca hacia su política

Esta vez no será cuestión de hechos, sino de palabras. Y Mario Draghi empleará muchas de ellas para salir en defensa de la estrategia expansiva que está aplicando la institución

Foto: El presidente del BCE Mario Draghi, y el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble. (EFE)
El presidente del BCE Mario Draghi, y el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble. (EFE)

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) se reúne este jueves en su cuartel general de Fráncfort. Esta vez, no se espera que anuncie más medidas de estímulo. Está muy reciente la descarga que lanzó en marzo como para que vuelva a la acción. Pero cuando no es por un motivo, lo es por otro, y esta cita no está exenta de expectación. En esta ocasión, la atención se centrará en la defensa que el presidente de la entidad, Mario Draghi, formule ante las críticas que la institución está recibiendo por haber ido más lejos que nunca con su política monetaria y en las respuestas que adopte ante las amenazas que se intuyen, como el Brexit, o los recursos que aún le quedan, como situar los tipos de interés en negativo o dar dinero directamente a los europeos -'helicóptero monetario'-.

Las críticas sobre el BCE han provenido de dos focos principales. El primero, Berlín. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, no dudó en atribuir a Draghi "el 50% de la responsabilidad" en el ascenso del partido xenófobo y antieuropeo Alternativa para Alemania (AfD) en las elecciones regionales celebradas en marzo. Pese a la dureza de sus palabras, Schaeuble no está solo en sus críticas al banquero italiano, puesto que otros economistas y financieros germanos también han mostrado sus quejas porque interpretan que las políticas del BCE, con los tipos de interés al 0% y los de depósito al -0,40%, están expropiando a los ahorradores alemanes. 

Los tipos negativos y su impacto en la banca, el 'Brexit' o el 'helicóptero monetario' figurarán entre los temas a los que Draghi tendrá que enfrentarse

Una muestra de la dureza de las críticas se observa en que incluso Jens Weidmann, el presidente del Bundesbank -banco central alemán- y principal contrincante de Draghi en el Consejo de Gobierno, ha salido en defensa del BCE. Pese a las diferencias que ambos han mostrado en los últimos años, Weidmann le ha apoyado ante lo que considera que son injerencias que pueden comprometer la independencia del BCE

El segundo fuente de quejas ha tenido origen en la banca. Cada vez más voces del sector bancario europeo están mostrando abiertamente su malestar con los bajos tipos actuales y el consiguiente aplanamiento de la curva de rentabilidades, dos realidades que perjudican a un negocio bancario cuya base consiste en tomar prestado dinero a corto plazo, prestarlo a su vez a largo plazo y quedarse como beneficio con el mayor interés que cobra por lo segundo frente al que paga por lo primero. 

En el contexto actual, esa conversión de plazos apenas es rentable, de ahí que el sector critique al BCE e implore por una pronta normalización de los tipos de interés. Ayer, incluso, el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, calificó como "desconcertante" la actual política monetaria, porque "incita a asumir más riesgo de crédito en un momento en el que la regulación exige más capital". 

¿Hacia los tipos negativos?

Draghi se ocupará de estas cuestiones en la rueda de prensa que ofrecerá desde las 14.30 horas. "No esperamos nuevas iniciativas del BCE este jueves después de los importantes cambios del mes pasado", anticipan desde Pimco. Y añaden: "Draghi posiblemente se centrará en el panorama macroeconómico y monetario y en recordar que sigue en su caja de herramientas sigue teniendo la posibilidad de bajar más los tipos y potenciar las compras de activos. Esperamos que dé respuestas a cuestiones sobre el impacto de los tipos negativos en la rentabilidad de los bancos, el Brexit y el helicóptero monetario". 

En Bank of America Merrill Lynch tampoco esperan medidas del BCE en esta reunión. Lo que sí esperan es que Draghi mantenga un tono "blando" y que "defienda al BCE". "Posiblemente explicarán por qué las medidas de marzo suponen una sustancial medida expansiva y recordar a los mercados que el programa de expansión cuantitativa (QE) no se detendrá mientras el BCE esté incumpliendo su objetivo de inflación". 

Y por el momento lo sigue incumpliendo. La inflación de la Eurozona se encuentra en el 0%, cuando el objetivo de la entidad consiste en situarla por debajo, pero cerca, del 2% a medio plazo. Acumula ya dos años y medio por debajo del 1%. 

Al mismo tiempo, Draghi encontrará otro motivo para seguir en 'modo expansivo' en la fortaleza del euro. Pese a la batería de medidas lanzada el mes pasado, desde entonces el euro se ha apreciado de los 1,10 a los 1,13 dólares. Y en lo que va de año se ha fortalecido desde los 1,086 dólares. La subida del euro perjudica los planes del BCE porque incrementa las presiones deflacionistas y afecta a las exportaciones europeas. "Creemos que Draghi intentará tener un tono más 'dovish' con la intención de depreciar el euro respecto el dólar", apunta Albert Enguix, gestor de GVC Gaesco Gestión. 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios