bombeo de crudo español

Producto Interior Crudo: 4.664 barriles al día de petróleo con pasaporte español

No es ningún secreto. España tiene poco petróleo. Pero tiene. Y lo produce. Eso sí, apenas desemboca en un autoabastecimiento del 0,4%. El resto hay que comprarlo fuera

España no es Arabia Saudí. Pero tiene petróleo. Poco, pero lo tiene. Y lo produce. También a una escala muy inferior a la de las grandes potencias petroleras, pero el caso es que hay crudo con pasaporte español. 

La Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores) utiliza un concepto similar al Producto Interior Bruto (PIB), pero en este caso aplicado al petróleo para aludir al bombeo de petróleo nacional: Producción Interior de Crudo (PIC). En un mapa, el PIC se dibuja con dos puntos principales. El mayor, situado en la costa de Tarragona, corresponde a la plataforma Casablanca, que cuenta con varios pozos activos, está operada por Repsol y proporcionó el 96% de la producción de 2015. En tierra firme, Ayoluengo, en Burgos, proporcionó otro 3%. Y en La Rioja, aunque Viura es fundamentalmente un yacimiento de gas natural, aportó el 1% restante.

En 2015, y según los datos registrados por Cores, los pozos españoles produjeron 232.244 toneladas de crudo. Así, en toneladas, parecen muchas, pero no son tantas. Primero, porque en 2013 y 2014 se superaron las 300.000 toneladas, con lo que la 'cosecha' del año pasado fue la más baja desde 2012 por el declino sufrido en varios pozos. Y segundo, porque ese volumen, traducido a barriles, apenas supone una fracción de lo que España necesita. En concreto, apenas suponen 1,7 millones de barriles. Es decir, no da ni para dos días, porque España consumió más de un millón de barriles al día durante el pasado ejercicio. 

En tierra firme, la mayor producción de petróleo de España está en Ayoluengo, en Burgos, y en el año 2015 proporcionó un 3% del total de lo extraído

Esa producción desembocó en una producción media de 4.664 barriles al día: 4.496 procedentes de Casablanca, 127 de Ayoluengo y 41 de Viura. En paralelo, las importaciones ascendieron a 1,3 millones de barriles al día. Es decir, el autoabastecimiento español se limita al 0,4%. El resto hay que importarlo. Y eso tiene un precio que, históricamente, ha generado un considerable agujero en la balanza comercial española. 

En 2015, ese boquete, manifestado en el déficit comercial derivado de la compra y la venta de crudo, fue de 18.000 millones de euros. Y fue bajo desde una perspectiva histórica, puesto que el descenso del petróleo abarató la factura. Durante el pasado ejercicio, las importaciones de crudo 'sólo' costaron 29.000 millones de euros, cuando en 2014 el desembolso alcanzó los 43.300 millones de euros. 

Las cifras, por tanto, no engañan. España es dependiente casi al 100% del petróleo exterior. Y la factura energética y la balanza comercial bien que lo notan.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios