DIMITE POR LAS DUDAS DE FINANCIACIÓN ILEGAL

Menos de 100.000 euros le cuestan el puesto al ministro más influyente de Japón

Han bastado las dudas generadas por un artículo publicado en la revista Shukan Bunshun, en el que se aseguraba que Amari y su equipo aceptaron dinero de una constructora violando la ley de financiación

Foto: El ministro de Economía de Japón, Akira Amari (Efe)
El ministro de Economía de Japón, Akira Amari (Efe)

Una semana. Ese es el tiempo que ha transcurrido desde que estalló el escándalo por supuestas irregularidades financieras cometidas por, nada menos, que el ministro de Economía de Japón, Akira Amari, y su dimisión.

Pero ni siquiera se trata de una trama de corrupción o de una imputación formal del hombre más influyente del Gobierno de Shinzo Abe, simplemente han bastado las dudas generadas por un artículo publicado en la revista Shukan Bunshun, en el que se aseguraba que Amari y su equipo aceptaron dinero de una compañía constructora no identificada de Chiba violando la ley de financiación de partidos por menos de 100.000 euros para que el mandatario haya pedido públicamente perdón asegurando que se siente "muy avergonzado".

Amari era el hombre fuerte de Abe desde su reelección en diciembre de 2012 y el cerebro del programa de expansión monetaria en Japón puesto en marcha en abril de 2013 para sacar al país de más de una década de deflación, el llamado 'Abenomics'. 

Al entonar el 'mea culpa' Amari ha explicado que cualquier dinero recibido ha sido una donación política pero qué se siente en la obligación de responsabilizarse de cualquier cosa que haya sucedido en el ministerio que está bajo su supervisión.

Japanese prime minister shinzo abe speaks at a new year's press conference
Japanese prime minister shinzo abe speaks at a new year's press conference

En el reportaje que apareció publicado el pasado jueves, la revista citaba fuentes de la empresa que daban a entender que Amari aceptó hasta en dos ocasiones sobres que contenían 500.000 yenes en efectivo y aseguró que se llevaron a cabo más pagos no registrados que sumarían miles de millones de yenes.

Con todo, la dimisión del que hasta ahora ha llevado las riendas económicas de Japón no podía llegar en peor momento. El país se encuentra en un momento especialmente delicado, en el que las exportaciones han caído más de lo esperado en diciembre y el Abenomics está siendo duramente cuestionado, en tanto que no está logrando su objetivo de sacar a la tercera mayor economía del mundo de la deflación.

De hecho, el pasado mes de noviembre Japón entraba por segunda vez en recesión desde que está vigente el programa, con una contracción del 0,2% de su Producto Interior Bruto.

Además, Abe se encuentra ya a las puertas de la campaña para las elecciones al Parlamento el próximo verano, con lo que la dimisión de su mano derecha por un supuesto caso de corrupción puede pasarle factura en las urnas. Más cuando se trata ya del cuarto ministro que dimite emtre acusaciones de irregularidades financieras, aunque ninguno tan importante como Amari.

 

 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios