reunión de la reserva federal

Sin prisas con los tipos: Yellen extrema la vigilancia de los mercados mundiales

Sin sorpresas desde Washington. El banco central de EEUU ha dejado los tipos en el 0,25-0,50% en un contexto marcado por la incertidumbre reinante en los mercados internacionales

Foto: La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen. (Reuters)
La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen. (Reuters)

No se esperaban cambios por parte de la Reserva Federal (Fed). Y no se han producido. Tras ejecutar en diciembre la primera subida de los tipos de interés desde 2006, el banco central de Estados Unidos ha despachado sin sorpresas la primera reunión de política monetaria de 2016 y ha mantenido el precio oficial del dinero en el 0,25-0,50%. 

Más allá de esta decisión, ampliamente descontada, lo relevante es que la entidad presidida por Janet Yellen tampoco ha manifestado mayores prisas por volver a elevar los tipos de interés. De hecho, con el mensaje enviado deja claro que no los moverá en la próxima cita, que tendrá lugar los días 15 y 16 de marzo. Por el momento, el mercado anticipa que, como pronto, el siguiente aumento de los tipos no tendrá lugar hasta septiembre.

Con el mensaje enviado, Yellen deja claro que no moverá los tipos de interés en la próxima cita de la FED, que tendrá lugar los días 15 y 16 de marzo

La institución ha reconocido en su comunicado que "las condiciones del mercado laboral han mejorado más en el último mes a pesar de que el crecimiento se frenó a final de año". La Fed, sin embargo, se muestra convencida de que, como la política monetaria "continúa siendo acomodaticia" y la subida de los tipos se hará de forma "gradual", su estrategia sigue favoreciendo "la mejoria del mercado laboral y el retorno de la inflación al 2%". 

Los precios son, precisamente, uno de los motivos de la cautela mostrada por el banco central estadounidense. La entidad admite que la inflación seguirá "baja a corto plazo, en parte por los mayores descensos en los precios de la energía", pero a medio plazo confía en que retorne al objetivo de subir a tasas del 2%, "una vez que los efectos transitorios de la energía y los precios de los productos importados se disipen y conforme el mercado laboral se fortalezca más".  

Edificio de la Reserva Federal. (Reuters)
Edificio de la Reserva Federal. (Reuters)

Junto a la inflación, la Fed también ha manifestado una mayor preocupación por la incertidumbre reinante en los mercados financieros en el comienzo de 2016. Por este motivo, ha reconocido que la entidad "está vigilando de cerca la evolución de la economía y las finanzas mundiales y está evaluando sus implicaciones sobre el mercado laboral y la inflación y sobre los riesgos que pueden afectar a las perspectivas económicas". 

Las preocupaciones manifestadas por la Fed, así como la alusión a la pérdida de empuje por parte de la economía a finales de 2015, han llevado las dudas a Wall Street. El Dow Jones ha cerrado con un descenso del 1,4%, hasta los 15.944 puntos. En el mercado de divisas, y ante la confirmación de que la Fed no se apresurará a la hora de subir los tipos, el euro se ha apreciado un 0,2% contra el dólar, hasta los 1,09 dólares. El oro, por su parte, ha escalado hasta los 1.125 dólares por onza al contado, con lo que se encuentra en zona de máximos de noviembre. 

Esa misma confirmación ha alimentado las compras de bonos, con el consiguiente descenso de los rendimientos, que bajan cuando el precio de los títulos sube. La rentabilidad de los bonos norteamericanos a 10 años ha caído hasta el 1,99%. A mediados de diciembre, justo antes de elevar los intereses, esa rentabilidad se situaba en el 2,26%.

Por unanimidad

La decisión de mantener los tipos en la reunión de enero ha sido adoptada por unanimidad. Es decir, ha estado apoyada por los 10 miembros que componen actualmente el Comité Federal del Mercado Abierto (CFMA), el órgano de la Fed que rige la política monetaria en EEUU. Este respaldo resulta importante porque, como cada enero, el CFMA estrenaba nueva formación en esta cita y varios de los recién llegados tienen un perfil más duro. O como se conoce en el argot de los bancos centrales, son más 'halcones'

Sin embargo, en su estreno han mostrado sus 'garras', Conscientes de la sensibilidad existente en los mercados financieros y de la inestabilidad con la que ha comenzado el año, todos los miembros del CFMA han optado por arropar la estrategia de Yellen de promover una subida "gradual" de los tipos. 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios