PRETENDE UNA SOLUCIÓN DE CONSENSO CON EL PP

Instituciones europeas presionan al PSOE para rechazar a Podemos y evitar otra Grecia

El BCE ha tomado cartas en la situación postelectoral española, y está presionando al PSOE para que no busque formar un Gobierno de coalición con Podemos sino una solución pactada con el PP

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi, saluda al portavoz de Economía del PSOE en el Congreso, Valeriano Gómez. (EFE)
El presidente del BCE, Mario Draghi, saluda al portavoz de Economía del PSOE en el Congreso, Valeriano Gómez. (EFE)

Las autoridades comunitarias, especialmente el Banco Central Europeo, están muy preocupadas por la incertidumbre política en España tras las elecciones. Lo que más temen es un posible Gobierno de coalición del PSOE con Podemos más otros apoyos de izquierda, ya que consideran que supondría reeditar la situación de Grecia tras la victoria de Syriza. Por ello, se han puesto manos a la obra: según confirman distintas fuentes conocedoras de la situación, el BCE se ha puesto en contacto con el PSOE para tratar de persuadir a sus dirigentes de que descarten esta opción.

"El BCE no quiere encontrarse con otra Grecia después del lío que ha tenido este año con la negociación del rescate, el referéndum, etc. ", explica una de estas fuentes. "Hay mucho miedo a un partido que, al igual que Syriza, habla de dar marcha atrás a las reformas, de volver a incrementar el déficit o de impagar la deuda. En Fráncfort no quieren volver a ver la prima de riesgo española en 500 puntos básicos ni mucho menos tener que volver a rescatar a España después de la asistencia para salvar al sector financiero en 2012". Máxime cuando el tamaño de España es mucho mayor.

Según otra de las fuentes, la opción favorita del banco central que preside Mario Draghi es una 'gran coalición' de PP y PSOE, o, en su defecto, que los socialistas se abstengan y faciliten la investidura de Mariano Rajoy para que se pueda formar un Gobierno que continúe la senda de las reformas y la ortodoxia económica. Si estas posibilidades no se materializan, el BCE no ve con malos ojos la convocatoria de nuevas elecciones en las que se supone que el PP incrementaría notablemente su mayoría. Cualquier cosa antes que un ejecutivo respaldado por el partido de Pablo Iglesias.

El BCE, con Susana Díaz

La presidenta de la Junta, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta de la Junta, Susana Díaz. (EFE)

Estos contactos se han dirigido a miembros de la 'vieja guardia' del PSOE, con el fin de que jueguen el papel de 'hombres buenos' ante la dirección actual del partido con argumentos como el sentido de Estado, la responsabilidad y el europeísmo de los que hicieron gala los gobiernos socialistas en el pasado. En este sentido, tratarían de hacer ver a Pedro Sánchez que no puede embarcarse en un proyecto que cuestione los compromisos adquiridos con Bruselas, algunos de los cuales vienen desde la época de Zapatero. Fuentes oficiales del PSOE aseguran que no les constan estos contactos.

Esta preocupación del BCE coincide con la postura defendida en público por Susana Díaz de que el PP debe ser quien intente formar Gobierno al haber ganado las elecciones y que el PSOE debe mantenerse en la oposición. De hecho, la presidenta de la Junta de Andalucía dijo que su partido debe evitar el "aventurerismo" y el "oportunismo", en referencia a  esa eventual coalición de izquierdas que podría llevar a Pedro Sánchez a La Moncloa. 

Sánchez siembra la inquietud

Sin embargo, el propio Sánchez mantuvo ayer una postura mucho más preocupante para las instituciones comunitarias tras su encuentro con Mariano Rajoy: negó definitivamente una abstención que permita la investidura del actual presidente, aseguró que trabajará para que haya un Gobierno de "cambio progresista" e incluso respondió a Díaz que la gestión de las negociaciones con otros partidos le corresponde a él y a la dirección federal, no a ella.

Las fuentes consultadas aseguran que también existe honda preocupación por la actitud de Sánchez en otras instituciones europeas, básicamente la Comisión, así como en el Partido de los Socialistas Europeos (PES) y en las cancillerías de los grandes países de la UE. En todos los casos, el fantasma de Grecia está muy presente; hay que recordar que la negociación del tercer rescate de Grecia, incluyendo el famoso referéndum  del 5 de julio en el que venció el 'no', con la inestabilidad que provocó en los mercados. Inestabilidad que sería muchísimo mayor si en España llega a La Moncloa un Ejecutivo que incluya a Podemos.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios