NO MÁS restricciones, ¿y ahora qué?

Adiós al cepo al dólar: "Se acabó cruzar la frontera para comprar un libro extranjero"

Los argentinos aplauden el fin de una medida que estrangulaba las importaciones y exportaciones, pero temen que ahora los precios se disparen y la moneda nacional pierda su ya escaso valor

Foto: Seguidores de Mauricio Macri antes de la ceremonia de investidura. (EFE)
Seguidores de Mauricio Macri antes de la ceremonia de investidura. (EFE)

Se acabó. Fin del cepo al dólar en Argentina. El recién estrenado Gobierno de Mauricio Macri ha cumplido su promesa de levantar las restricciones cambiarias, algo que no ha dejado indiferente a nadie tras cuatro años de control de la divisa. Agustina Barja, natural de Buenos Aires, aplaude esta medida. "Era muy necesario que levantaran por fin el cepo. Era una falta de libertad tremenda no poder cambiar divisas extranjeras para salir del país a cualquier lado". Eso sin contar con las importantes barreras que esto suponía para las importaciones y exportaciones: quedaron prácticamente paralizadas.

"Ahora vamos a poder comprar por internet... ahora vamos a poder sacar dinero para viajar a... ahora vamos a poder hacer transacciones con...". Son las esperanzas de muchos argentinos que escuchan su emisora de radio favorita estos días. "Los medios gastan horas y horas en plantear supuestos que dejan con más incertidumbre que certezas", relata Alfonso a este periódico desde el otro lado del charco. Pero no oculta su satisfacción por una medida que promete poner fin a las dificultades para importar cualquier producto de uso cotidiano.

Los expertos estiman una devaluación del peso argentino del 40% aproximadamente. (EFE)
Los expertos estiman una devaluación del peso argentino del 40% aproximadamente. (EFE)

"Para comprar un libro que no se imprima aquí, la única opción que te quedaba era pedirle a alguien que viaje al exterior que te haga el favor de traértelo. Mis vecinos cruzaban a Chile o Paraguay para comprar móviles o tablets; si podían, traían varios para revenderlos y cubrir costes". La 'corrupción aduanera' es típica en Argentina, pero eso se acabó. Ahora los amigos de Alfredo se frotan las manos sólo con pensar en comprar en eBay o Amazon sin restricciones. ¿Cuál es la otra cara de la monedanbsp;"Es evidente que el fin de las restricciones y la sensibilidad económica del momento va a derivar en una grave devaluación del peso argentino", explica este joven nacido en Concepción de Uruguay.

¿Qué es el cepo cambiario?

Estas restricciones se establecieron en noviembre de 2011 ante el repunte de la compra de dólares y otras divisas extranjeras por parte de familias y empresas. A partir de ese momento, todos los argentinos se vieron obligados a pedir autorización a la AFIP, organismo recaudador de impuestos, antes de realizar esta operación. La mayoría recibía un no por respuesta. En casos puntuales y debidamente justificados, "te dejaban sacar una cantidad determinada y tenías que hacer colas de varias horas en el banco", explica Agustina. El límite estaba en un máximo de 2.000 dólares mensuales, precisa Carlos Malamud, investigador principal de América Latina del Real Instituto Elcano.

El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner quería evitar así que el peso se devaluara bruscamente con respecto al dólar. Esto no frenó a los argentinos que intentaron obtener dólares por otros cauces ilegales: aquí entra en juego el conocido como dólar blue. Los ciudadanos se acostumbraron a cambiar pesos por dólares en el mercado negro para esquivar todos los obstáculos del cepo cambiario, a sabiendas de que salían perdiendo (por ejemplo, les pedían 13 pesos por un dólar frente a los siete que costaban oficialmente). "Los extranjeros se sentían realmente estafados cuando les vendían pesos en los bancos, porque sabían que en la calle se manejaban otros precios mucho más rentables para comprar", cuenta Agustina.

Los expertos calculan que la devaluación del peso argentino puede situarse en torno al 40%

La diferencia de valor entre el dólar real y el dólar blue era del 50%, aclara Malamud. Por eso más de uno acudía al exterior para comprar dólares y revenderlos en el mercado negro al precio no oficial. Salir fuera era rentable porque uno de los principales mecanismos de ahorro de los argentinos es esta divisa. ¿Qué pasará a partir de ahora? Este experto estima que la devaluación del peso argentino puede situarse en torno al 40%. Asegura que uno de los riesgos es "que todo el mundo se lance a comprar dólares, que esta divisa se convierta en moneda refugio", algo que de momento no ha ocurrido. Agustina asegura que en su país "nadie quiere hacer tratos con una moneda tan fluctuante que hoy no vale nada y mañana probablemente valga menos".

Distrito financiero de Buenos Aires. (Reuters)
Distrito financiero de Buenos Aires. (Reuters)

El fantasma de la inflación

Todo el mundo se pregunta qué va a ocurrir ahora con los sueldos y los precios. "El riesgo inflacionario está ahí", confirma Malamud. Pero la inflación no es una preocupación nueva, ni mucho menos. "Carecemos de estadísticas fiables. Las oficiales la sitúan en torno al 14% anual", pero los consultores independientes hablan del 25%, explica el investigador. Argentina es el segundo país con la inflación más alta de América Latina, solo por detrás de Venezuela. Agustina teme una subida de precios pero confía en que estos se estabilicen a la larga. 

Argentina es el segundo país con la inflación más alta de América Latina, solo por detrás de Venezuela

"Mi país está más que acostumbrado a la inflación. Ahora algunos se llevan las manos a la cabeza porque dicen que va a subir, pero creo que no se dan cuenta de que llevamos años teniéndola", sentencia. Alfredo sí teme que la situación sea mucho peor tras "la bomba que dejó el Gobierno" de Cristina Fernández de Kirchner. "El nuevo Gobierno está anunciando una lista de 'precios cuidados' que antes abarcaba una cantidad amplia de productos y ahora se reduce a unos setenta u ochenta, los de primera necesidad. El problema es que las decisiones las toman los mismos de siempre: los ejecutivos de las principales empresas de alimentos y bebidas, que intentan sacar provecho de la situación", opina este joven de Concepción del Uruguay.

Según Malamud, los precios estaban "bastante controlados hasta octubre-noviembre", pero los productores de alimentos ya esperaban esta medida y se adelantaron a los acontecimientos: subieron los precios antes de tiempo -en el último mes-, una situación que el Gobierno de Macri está intentando revertir. La opinión pública argentina está preocupada ante un posible brote inflacionario pero "lo ve como algo inevitable", concluye.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios