¿Tiene razones Bruselas para dudar de España? Los motivos para la desconfianza
  1. Economía
existen precedentes negativos en la última legislatura

¿Tiene razones Bruselas para dudar de España? Los motivos para la desconfianza

La CE ha censurado los presupuestos españoles de 2016, no se cree el déficit y pide más ajustes. El Gobierno lo niega con rotundidad. La hemeroteca reciente y ciertas estadísticas generan sospechas

Foto: De Guindos, Sáenz de Santamaría, Rajoy y Montoro. (EFE)
De Guindos, Sáenz de Santamaría, Rajoy y Montoro. (EFE)

El Gobierno de Mariano Rajoy y su equipo económico ha recibido esta semana un duro revés desde Europa para la credibilidad de sus cuentas. A pesar de la presión de De Guindos en Bruselas, la CE finalmente ha censurado los Presupuestos Generales del Estado presentados por España para 2016. El Gobierno comunitario desconfía del cumplimiento del déficit español y cree que, tras las elecciones, habrá que rehacer números e implementar más recortes.

El rejonazo que supone para los intereses electorales del Ejecutivo popular a dos meses de las elecciones ha provocado una airada reacción de los mandatarios españoles, que fían sus previsiones al crecimiento del PIB superior al 3,1%, una estimación en palabras del comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, “optimista”. El FMI también se ha sumado a las dudas.

Rajoy dice que cumplirá pero, ¿tiene motivos Bruselas para dudar de España? Lo cierto es que algunos episodios de la actual legislatura juegan en contra del Ejecutivo.

1. Traslado de facturas para cuadrar déficit

En el último trimestre de 2013, el Gobierno fue acusado de trasladar facturas de dicho periodo al primer tramo de 2014. Con un repunte del gasto y sin subida de impuestos, el déficit se redujo sospechosamente hasta cumplir con el objetivo marcado por la Comisión Europea. Tiempo después, el INE destapó el misterio: el gasto público se disparó en los tres primeros meses de 2014, algo incoherente con los datos de la Intervención General del Estado que reflejaba una contención de gasto entre enero y marzo del pasado ejercicio.

2. Valencia, a la griega, oculta déficit

Bruselas golpeó a España durante este verano de 2015, cuando finalmente mantuvo una multa por falsear el déficit valenciano. La Comisión Europea ratificó la sanción por un importe de 18,93 millones de euros por “la manipulación del déficit de la Comunidad Valenciana”. Bruselas llegó a la conclusión de que se había cometido una negligencia grave en las estadísticas de déficit y deuda pública por la ocultación de una parte del gasto sanitario entre 1988 y 2011. En este punto, el Ejecutivo reaccionó de nuevo con enfado y justificó que fue el propio Gobierno de España quien informó de la triquiñuela de una de sus autonomías.

La revisión de la Contabilidad Nacional que publica el Instituto Nacional de Estadística actualiza a la baja las cifras de PIB tanto de 2011, 2012 como de 2013

Con estos precedentes, ahora Rajoy, Guindos y Montoro aseguran que no serán necesarios ni más recortes ni más subida de impuestos, pero algunos ya han hecho números y creen que habrá que apretarse el cinturón en los dos próximos años por alrededor de 10.000 millones. El aval que esgrime el Ejecutivo para evitar ese escenario es un crecimiento del PIB superior al 3,1%.

3. Eurostat, contra el aparato estadístico español

La entidad homóloga del INE en Europa, Eurostat, publicó un demoledor informe recogido por 'Expansión' a finales de 2013 en el que criticaba las deficiencias significativas del sistema estadístico español, que atañe además de al INE al Banco de España a la Intervención General del Estado y a otros entes autonómicos y locales.

4. Las revisiones del PIB, a la baja

En la actualización de la Contabilidad Nacional que ha publicado en septiembre el Instituto Nacional de Estadística revisa a la baja las cifras de PIB tanto de 2011, 2012 como de 2013. Tal y como explican desde este organismo, con el paso del tiempo se van introduciendo más estadísticas recogidas y se puede precisar el PIB con mayor exactitud. El dato de 2014, el más reciente del que da cuenta el INE, queda exactamente igual después de ser sometido a un cambio metodológico exigido por Europa, pero las revisiones a la baja de los ejercicios precedentes lleva a los expertos a pensar que lo mismo sucederá con las cifras actuales.

5. Las sospechas contables de algunos expertos

Algunos analistas críticos con el actual Gobierno y que han mantenido relaciones puntuales con partidos de la izquierda cuestionan la estimación de crecimiento del PIB debido precisamente a la fuerte corrección a la baja que hace el propio organismo estadístico oficial en sus actualizaciones.

Para Alejandro Inurrieta, economista, profesor universitario y antiguo asesor del Ministerio de Economía, "existen cada vez más discrepancias entre las cifras económicas que publica el INE y algunos segmentos de la profesión de economistas y centros de estudios. En el caso del PIB, este analista ve excesiva suavización, divergencias entre las cifas del Ministerio de Economía y el Banco de España y una cierta magnificación en la estimación de consumo privado.

La designación de Gregorio Izquierdo como presidente del INE rompe la norma no escrita de elegir a alguien de renombre de la estadística y la econometría

En línea con las palabras de Inurrieta se sitúa el doctor en ciencias económicas y empresariales y catedrático en la Universidad de Sevilla Juan Torres López. Torres, asesor en el pasado de Podemos e Izquierda Unida, afirma que "las estimaciones que se realizan a veces no casan del todo bien con otro tipo de indicadores más desagregados o más concretos de producción industrial o de presupuestos familiares, lo que al final lleva a que se hagan revisiones a la baja".

Inurrieta añade que todo esto hace que "también en Bruselas duden de la veracidad del Programa de Estabilidad, ya que el cuadro macro que lo sustenta, basado en estimaciones a partir de la contabilidad del INE, es cada vez más susceptible de ser revisado". Por su parte, Rajoy se defiende diciendo que quien a veces se ha equivocado es la Comisión".

6. ¿Influencia del poder?

Tanto Alejandro Inurrieta como otros expertos creen que no es baladí el nombramiento del último presidente del INE, Gregorio Izquierdo Llanes. Con su designación “se rompe la tradición que existía en el INE de que la máxima autoridad del mismo fuera ocupada por alguien vinculado al ramo de la estadística o la econometría” señalaba el economista y estratega de varias entidades financieras Juan Laborda. A pesar de ello, desde el propio instituto estadístico desvinculan cualquier injerencia del poder político en su trabajo.

Tanto Laborda como Inurrieta señalan que Gregorio Izquierdo es una persona muy próxima a Juan Iranzo, con quien estuvo en el Insituto de Estudios Económicos y en la UNED y que a su vez goza de cercanía con el Partido Popular. Por su parte, Iranzo dimitió hace un año del Consejo Económico y Social, un alto órgano consultivo del Estado, tras verse implicado en el escándalo de las 'tarjetas black' de Caja Madrid. Tiempo después fue imputado por esta causa y abandonó otros puestos de alto mando en otras instituciones. El sitio que dejó Iranzo en el CES lo ocupó Manuel Lagares, uno de los expertos para la reforma fiscal que eligió el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, principal artífice de los presupuestos que ahora cuestiona Bruselas.

Eurostat Mariano Rajoy PIB Bruselas Gasto público Impuestos Cristóbal Montoro Instituto Nacional de Estadística (INE) Juan Iranzo Pierre Moscovici
El redactor recomienda