Es noticia
Menú
El combate del déficit: Moscovici vs Montoro
  1. Economía
polémica por las cuentas públicas españolas

El combate del déficit: Moscovici vs Montoro

Nunca se había marchado. Pero sí había quedado en segundo plano. Ahora, sin embargo, el déficit recupera su protagonismo ante las dudas sobre la capacidad de España para reducirlo a lo previsto

¡Vuelve el déficit público! En realidad, nunca se ha ido, pero sí es cierto que había quedado relegado a un papel secundario. Ahora, sin embargo, recupera su protagonismo por la polémica generada entre Europa y España.

El comisario Europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ha sido el encargado de manifestar públicamente las dudas con respecto a la capacidad de las Administraciones Públicas españolas para cumplir el objetivo de déficit comprometido para este año, consistente en reducir el desajuste de las cuentas públicas hasta una cifra equivalente al 4,2% del Producto Interior Bruto (PIB). Es más, no solo se duda del déficit de 2015, sino que la sospecha se extiende a 2016, ejercicio en el que la meta es rebajar el déficit al 2,8%. En contraposición a estos recelos, el Gobierno español, con el titular de la cartera de Hacienda, Cristóbal Montoro, a la cabeza, está convencido de que no habrá problemas para alcanzar esas cifras.

Lo llamativo de esta polémica... es que las dudas no son nuevas. Llevan meses sobre la mesa. Por ejemplo, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) lleva advirtiendo de que el objetivo de déficit para 2015 es "muy exigente" desde octubre de 2015, un mensaje que luego ha reiterado en distintas ocasiones a lo largo de este año. Sus recelos proceden de la Seguridad Social, donde los ingresos están creciendo menos de lo previsto, y de las Comunidades Autónomas, que no logran domar sus desajustes fiscales.

Si durante la crisis la deuda pública ha crecido desde el 35% hasta casi el 100% del PIB español se debe a los altos déficits que ha registrado España

Entonces, ¿por qué surge ahora esa polémica? Porque Europa ha examinado ahora los Presupuestos de 2016 que el Gobierno le ha enviado. Al estudiarlos y valorarlos es cuando ha levantado la mano para advertir del riesgo de no alcanzar las metas de este año y el que viene.

Pero más allá de estas tensiones con Europa, lo relevante es qué representa ese déficit y qué hay detrás de él, que es de lo que se ocupa el vídeo que protagoniza esta información. Lo que representa ese déficit es que las Administraciones Públicas españolas gastan más de lo que ingresan, y conforme lo hacen, también crece la deuda pública que tienen que emitir para conseguir el dinero que le falta y que piden prestado a los inversores en los mercados. A cambio, claro está, esos inversores exigen una rentabilidad.

Si durante la crisis la deuda pública ha crecido desde el 35% hasta casi el 100% del PIB español se debe a los altos déficits que ha registrado España, que han llegado a superar el 10% del PIB. Es decir, la caída de los ingresos y la subida de los gastos han provocado agujeros anuales superiores a los 100.000 millones de euros. En paralelo, la factura que hay que pagar en intereses por toda esa deuda también se ha disparado: de los 15.000 millones de euros antes de la crisis hasta los 33.490 millones de euros presupuestados para 2016.

Ahora, España está en el camino de vuelta. Es decir, reduciendo el déficit para, de este modo, defender su solvencia y no tener que emitir tanta deuda. Para este año, los pronósticos contemplan que los gastos públicos se estabilizarán ya en torno a los 460.000 millones de euros y que los ingresos públicos crecerán hasta los 415.000 millones de euros. Si se cumplen ambos cálculos, Montoro habrá ganado el combate. De lo contrario, el 'triunfo' será de Moscovici.

¡Vuelve el déficit público! En realidad, nunca se ha ido, pero sí es cierto que había quedado relegado a un papel secundario. Ahora, sin embargo, recupera su protagonismo por la polémica generada entre Europa y España.

Déficit público Cristóbal Montoro
El redactor recomienda