INVERSIONES EN CUARENTENA

Grandes fondos y agencias de 'rating' lanzan una 'cláusula antiPodemos' en España

La cláusula 'antiPodemos' simboliza el temor a una fragmentación política en España que haga ingobernable el país después de las próximas elecciones generales de diciembre

Foto: (E.V)
(E.V)

Los grandes fondos de inversión, entre los que se incluyen marcas célebres como ApolloCerberusFortressBlackstone y demás buscadores de gangas en la España de la crisis y la recesión, han decidido que es hora de ir poniendo a recaudo sus operaciones a corto plazo ante la deriva política que se barrunta en nuestro país. Algunos de los más afamados de dichos fondos buitre están incluyendo en sus contratos de inversión lo que dentro del mercado se conoce como la ‘cláusula antiPodemos’, una especie de ‘disclaimer’ o renuncia de responsabilidad que permita prevenir lo que luego puede ser mucho más complicado de curar.

Pasadas las elecciones catalanas y frenado, de momento, el tren secesionista, la preocupación creciente de los inversores internacionales se concentra ahora en torno al grupo político que encabeza Pablo Iglesias. La irrupción de Podemos se ha desvaído también con los resultados del pasado 27-S pero los más previsores y desconfiados gestores de carteras temen que, al igual que en Cataluña, los comicios del próximo mes de diciembre en España terminen provocando una fragmentación del arco parlamentario que complique la gobernabilidad del país y aparte a la economía nacional de la senda reformista de estos últimos años.

El partido morado simboliza mejor que ninguno otro el riesgo político con que los mercados se están tentando la ropa. La gran mayoría de los asesores financieros y bancos de negocios han paralizado las salidas a bolsa que estaban anunciadas para este último trimestre, y los datos recientes de colocaciones aceleradas hablan de una caída de más del 50% en relación al año pasado. En esta lamentable evolución influyen por supuesto factores de índole económica, como es la desaceleración de los países emergentes, con China a la cabeza, y las incertidumbres que pesan sobre la política monetaria, tanto en Estados Unidos como en Europa.

Moody's ha advertido en el Ibex que rebajará la calificación de solvencia del Reino de España si Podemos accede a posiciones de gobierno

Lo verdaderamente significativo en cualquier caso es el grado de desconfianza sobre la estabilidad de gobierno en España que se ha extendido como un reguero de pólvora pese al esfuerzo de los principales dirigentes de la política económica por calmar los ánimos de los inversores. Los esfuerzos del ministro Luis de Guindos y sus continuos ‘road shows’ por las principales plazas bursátiles solo han servido para mantener la llama de algunas inversiones en curso pero no han terminado de disuadir los enormes temores que alertan a la comunidad financiera internacional sobre el futuro inmediato del país.

Dicha psicosis se ha traducido en la demoledora ‘cláusula antiPodemos’ que nació como enunciado teórico para identificar un estado de ánimo pero que ha pasado a incluirse como condición suspensiva en los principales acuerdos de inversión. Los fondos internacionales no quieren perder las oportunidades que brinda España como tierra de promisión para hacer buenos negocios pero se curan en salud haciendo valer su poder de compra con todas las consecuencias. Para ello advierten en la letra pequeña de los contratos que se reservan el derecho de renuncia si Podemos entra a formar parte, directa o indirectamente, del futuro Gobierno de la nación.

La singular estimulación es interpretada en medios financieros como una garantía para la celebración de proyectos que, de otra forma, podrían quedar hibernados a la espera de las elecciones. Es verdad que las inversiones siguen vivas, pero no es menos cierto que los fondos oportunistas disponen ahora de una baza adicional que les faculta para dar marcha atrás a poco que el desenlace de los pactos políticos no satisfaga sus expectativas de rentabilidad a corto plazo. La ‘cláusula antiPodemos’ representa, en suma, una espada de Damocles que puede marcar un hito en el modo de hacer negocios en España si el resultado de las urnas no se traduce en un Ejecutivo sólido y estable.

La adopción de este tipo de cautelas es también moneda de uso corriente en las calificaciones que las principales agencias de 'rating' vienen realizando dentro de las grandes sociedades cotizadas. Es el caso concreto de Moody’s, que ha empezado a advertir a sus clientes del Ibex sobre el imponderable que supondría la consolidación de Podemos como fuerza política a nivel nacional. En este supuesto, es muy previsible que el Reino de España tenga que asumir una nueva degradación de solvencia que se trasladará de forma automática a todos los emisores en el mercado de deuda corporativa.

Las grandes multinacionales temen que la fragmentación política deje en España una situación ingobernable a partir de las elecciones de diciembre

Del mismo modo, y aunque no es una inquietud nueva, el problema también está siendo revisitado en los últimos días por las grandes multinacionales foráneas presentes en nuestro país. Según se aseguraba sin ambages desde una de ellas esta misma semana, si bien no existe un plan de contingencia elaborado al detalle, sí se trabaja sobre estrategias y eventuales escenarios una vez se celebren las elecciones generales en ciernes. Todo a petición de los 'capos' de la matriz, que, superado el envite catalán, intentan ponerse la venda ante la fragmentación y la inestabilidad política que pudiera salir de los comicios de diciembre.

De hecho, estas mismas fuentes aseguraban que el mayor temor, un Gobierno de coalición PSOE-Podemos, ha dejado paso tras las catalanas a un mapa en el que cobra fuerza que el timón de mando lo lleven los socialistas junto a Ciudadanos. En este sentido, el auge de la formación de Albert Rivera ha servido para aliviar algunas de las mayores preocupaciones del ámbito empresarial. Aunque nadie se atreve todavía a vender la piel del oso, primeros ejecutivos de compañías cotizadas no dudan en estos últimos días en apostar por un resultado en esa dirección. Toda una montaña rusa que sigue en marcha. Eso sí, fondos, agendas de 'rating' y multinacionales ya se han cuidado muy mucho de llevar bien ajustado el cinturón.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios