ante la comisión de presupuestos del senado

Linde alerta del peligro de la crisis de los países emergentes para el PIB español

Linde ha afirmado que la economía mantendrá su trayectoria expansiva en la segunda mitad del año, y que el alza del PIB se situará ligeramente por encima del 3% y por debajo del 2,7% para 2016

Foto: Luis María Linde, gobernador del Banco de España (Efe)
Luis María Linde, gobernador del Banco de España (Efe)
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, cree que la incertidumbre exterior y la volatilidad de los mercados financieros han hecho aumentar los riesgos para el crecimiento de la economía española y para el cumplimiento del déficit público.

No obstante, durante su intervención en la Comisión de Presupuestos del Senado, Linde ha afirmado que la economía mantendrá su trayectoria expansiva en la segunda mitad del año, y que el alza del PIB se situará ligeramente por encima del 3% y por debajo del 2,7% para 2016.

Linde asegura que el aumento de la incertidumbre en el exterior proveniente del deterioro de economías emergentes, sobre todo de China, podrían afectar a la economía española y aunque señala que es "pronto para aquilatar el alcance y su posible impacto", advierte de que "han aumentado los riesgos a la baja", por lo que "acrecienta la importancia de mantener las políticas que han permitido la recuperación económica".

El gobernador del Banco de España señala que el mayor crecimiento en España provendrá del fuerte ritmo de expansión de la demanda nacional y de un aumento de la renta disponible de las familias, junto con la previsible mejora de las condiciones de acceso al crédito que potenciará el consumo.

En cuanto a la contribución de la demanda exterior neta al PIB será prácticamente neutral, tanto en 2015 como en 2016,

Linde también ha recordado una moderación en el ritmo de creación de empleo entre julio y agosto así como de los costes laborales, y ha añadido que de mantenerse la dinámica del último año y medio, el incremento de empleo podría situar la tasa de paro en torno al 20% en el cuarto trimestre de 2016.

Legado de la crisis

Por otro lado, el banquero ha advertido que el legado de la crisis ocho años después de su inicio, "es todavía muy gravoso" y afirma que el principal peligro es el resurgimiento de dudas sobre la continuidad en el equilibrio macroeconómico, fiscal y financiero.

En este sentido, Linde ha dicho que las dudas podrían deteriorar la confianza y un nuevo "endurecimento" de las condiciones de financiación, "algo muy relevante" en España, ya que es un país con permanente necesidad de financiación exterior.

"Es indudable que para evitar retrocesos en los logros alcanzados hay que perseverar en las políticas de consolidación fiscal y de mejora de competitividad, en las que se asienta el crecimiento económico y la creación de empleo", ha afirmado.

El gobernador del Banco de España ha dicho que las reformas emprendidas en España, junto con los avances en la unión económica y monetaria, así como la aplicación de políticas monetarias expansivas del BCE, han resultado esenciales para recuperar la confianza, pero ha alertado de los peligros que todavía acechan tras la crisis económica.

Cumplir con los objetivos de déficit

En cuanto a los objetivos de déficit para este año, Linde ha asegurado que hace falta que se aumenten los ingresos o que se contenga el gasto en lo que queda del año en mayor medida que en los primeros meses de este ejercicio.

Durante su intervanción ante la Comisión ha detallado que hasta mayo la Seguridad Social redujo su superávit en dos décimas de PIB, frente a la mejora de cinco exigida, y las comunidades disminuyeron su déficit en una décima de PIB, frente a la reducción de un punto porcentual prevista para todo el año.

Linde ha defendido que "el objetivo primordial" de la política presupuestaria es asegurar que la recuperación se sostenga en condiciones de estabilidad duradera, para lo cual es "ineludible" perseverar en la estrategia de consolidación fiscal.

En su opinión, los logros conseguidos en la consolidación fiscal son la base de la mejora de la credibilidad de la economía española, por lo que para continuar con esta senda se exige "continuar y finalizar" la corrección de los desequilibrios fiscales.

Ha destacado que en la reducción prevista para 2015 y 2016, que es de tres puntos de PIB acumulados para el conjunto de las administraciones, las comunidades autónomas deberán asumir "casi la mitad del esfuerzo".

No obstante, Linde ha recalcado que la mejora de la situación económica que contempla el Presupuesto, gracias a una mayor recaudación o la progresiva reducción de tipos de interés pagados por la deuda pública, favorece que "los esfuerzos" para alcanzar los objetivos de déficit público sean menos costosos.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios